Beatriz Zimmerman, madre de Anna y Olivia, las dos niñas desaparecidas desde hace una semana en Tenerife junto a su padre, Tomás Gimeno, ha difundido en redes sociales un vídeo de las pequeñas junto a un mensaje en el que pide su máxima difusión internacional.

Noticias relacionadas

La mujer cree que tanto el padre como ellas podrían estar en algún punto de Sudamérica debido a los contactos que Gimeno tiene allí, según la progenitora de las dos menores. Beatriz Zimmerman ha pedido máxima difusión de las imágenes. 

Antes de que se le perdiera el rastro a las crías, de uno y seis años, el padre habló por teléfono con la madre, de la que está separado, y le dijo que nunca más las volvería a ver, ni a él tampoco.

Tomás zarpó por última vez desde la Marina de Tenerife, en el puerto de Santa Cruz, en la medianoche del martes al miércoles. Fue visto solo, sin la compañía de las niñas, cargando varias maletas y bolsos en su embarcación, una lancha de unos seis metros de eslora. Ésta fue localizada horas más tarde a la deriva y sin nadie a bordo frente al puertito de Güímar.

Los restos de sangre hallados por la Guardia Civil en la embarcación del padre de Anna y Olivia pertenecen a su progenitor. La investigación discurre por diversas vías y se barajan varias hipótesis, entre ellas, que una o varias personas ayudaran a Tomás Antonio Gimeno a llevar adelante un plan preconcebido, apuntan fuentes consultadas por la agencia EFE.

El rastreo por mar y aire se ha ido extendiendo con el paso de los días hacia el suroeste de Tenerife y también en zonas más alejadas de la costa, siguiendo el curso de las corrientes.

En paralelo, la Guardia Civil continúa con varias pesquisas en tierra, como un segundo registro en la vivienda del padre de las menores, que tuvo lugar este lunes. En él participaron agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil

El pasado sábado, Beatriz, madre de las menores, lanzó un mensaje de esperanza en el que deseaba que todo el mundo tuviera “una emoción fuerte de que aparezcan y que den las gracias por adelantado, sintiendo de corazón que ya están con su madre”.

“Mi mensaje es que manden mucha luz y amor a las niñas, que estoy segura que están bien. Que no miren las noticias alimentando la mala energía, que todo el mundo piense que las niñas son una bonita luz, que están protegidas y que en cuanto menos lo esperemos estarán jugando y corriendo felices”.