La nueva normativa de la Dirección General de Tráfico comenzará aplicarse a partir del próximo 11 de mayo. La misma conlleva importantes cambios: se rebajan los límites de velocidad en la ciudad y se impondrán sanciones más duras a los conductores. Pere Navarro, director general de la DGT, Alfonso Gil, presidente de la Comisión de Movilidad de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), y Carlos Daniel Casares, secretario general de la FEMP, han ofrecido una rueda de prensa explicativa sobre los importantes cambios que se avecinan y presentar la nueva Guía de Tráfico, que conviene consultar para que no te multen con hasta 600 euros.

Noticias relacionadas

El Consejo de Ministros aprobó en noviembre reducir el límite genérico de velocidad dentro de los municipios de España de 50 a 30 kilómetros por hora, en las calles de un solo carril o de un único carril por sentido de circulación, que son la mayoría en las ciudades españolas. Era el último paso para dar luz verde al nuevo Reglamento de Circulación, en el que la Dirección General de Tráfico lleva trabajando dos años.

Cabe recordar que las sanciones por saltarse los límites de velocidad van por tramos. Las infracciones podrán ser catalogadas de graves y muy graves, dependiendo del exceso. Las multas irán desde los 100 euros hasta los 600 euros. 

Infracciones de velocidad.

A partir de ahora habrá tres límites genéricos de velocidad en las vías urbanas: 20 kilómetros por hora para las calles de plataforma única de calzada y acera; 30 kilómetros por hora para las de un único carril por sentido de circulación y 50 kilómetros para las de dos o más carriles por sentido.

En este último caso, habrá una excepción. La velocidad máxima permitida será de 40 kilómetros por hora para los vehículos con mercancías peligrosas en estas vías y para las travesías.

Otra excepción: los carriles bus o reservados para taxis y/u otros usuarios no cuentan en estas limitaciones genéricas. Mantendrán las establecidas hasta el momento.

Las travesías mantendrán también su límite genérico de 50 kilómetros por hora. No obstante, los Ayuntamientos pueden rebajar esta velocidad.

Asimismo, en las autovías y autopistas dentro de poblado, el límite se mantendrá en 80 kilómetros por hora.

Cabe recordar que a partir de la aplicación de este reglamento se suprime la posibilidad de rebasar en 20 kilómetros por hora el límite para poder adelantar a otros vehículos en carreteras convencionales. Se trata de una práctica sólo permitida actualmente en España, que ya no tenía cabida en la Unión Europea. 

Diapositiva explicativa que ha ofrecido el Gobierno sobre los nuevos límites de velocidad.

La reforma del Reglamento General de Circulación no es unilateral. Ciudades como Madrid, Barcelona, Bilbao, Zaragoza, Málaga y Valencia, así como asociaciones de víctimas de accidentes y colectivos de usuarios, solicitaron al Ministerio del Interior la bajada del límite de velocidad de 50 a 30 kilómetros por hora en zonas urbanas.

Movilidad 

Daniel Casares, secretario general de la Federación Española de Municipios y Provincias, empezó el acto de presentación de la Guía de Tráfico. "La reducción del límite de velocidad es el mejor instrumento para mejorar la seguridad, pero además se hace una ciudad más sostenible. Se promueve el transporte público y métodos activos de desplazamiento para contribuir a tener. Esto contribuye a humanizar las ciudades", expuso.

Pere Navarro le tomó el testigo. Tras los agradecimientos. Ejemplificó qué ocurrirá a partir de ahora con el tráfico en la ciudad y argumentó por qué se están dando estos pasos en temas de movilidad.

"Lo hicimos porque nos lo habían pedido los Ayuntamientos. Es un ejemplo de la complicidad entre administraciones que ayuda a abrir puertas y conseguir objetivos. El segundo motivo es que tenemos estudios que dicen que a los 50km por hora fallecen el 90% de los accidentados. A 30 km/h sólo muere el 10%. Este argumento es contundente. Además, la distancia de frenado es la mitad, lo que da una idea de las ventajas. Y el ruido, según un estudio, se reduce a la mitad. Lo del ruido es un tema delicado", expuso Pere Navarro.

El límite de velocidad fijado para vías urbanas de un un carril por sentido es de 30km/h.

La explicación continuó reseñando que "en la ciudad hay cada vez más actores: peatón, ciclista, motorista, el del patinete, el del coche, el transportista... Con esta interacción es imposible garantizar la seguridad a más de 30 kilómetros por hora". 

Según los datos aportados, la III Conferencia de seguridad vial de Naciones Unidas expuso que el 82% de los fallecidos son vulnerables. Esto son peatones, ciclistas o motoristas. "En coche y con cinturón es muy difícil que haya fallecidos en la ciudad", dijo Pere Navarro.

La movilidad pretende caminar en este sentido tras la crisis del Covid-19. "Es un proyecto sugestivo el plantearse quitar señales y obstáculos de la vía pública. A lo mejor algún día podemos hasta quitar un semáforo si conseguimos pacificar. Lo que quiero decir es que no es una medida aislada, sino un proyecto a largo plazo", destacó el director de la DGT.

Ejemplos

Pere Navarro expuso alguno de los casos que les han llegado como dudas en estos últimos seis meses. Todos ellos vienen en la guía que está expuesta en las webs de la DGT y la FEMP desde el momento de su presentación.

Se han analizado 32 casos específicos. El primer ejemplo es fácil. Si hay dos carriles, aunque uno sea de 30, un ciclocarril, no habrá modificaciones. Uno quedará a 50 kilómetros por hora y el otro a 30.

Por contra, si hay carril bus y otro normal, que eran ambos de 50 kilómetros por hora, la movilidad queda reducida a 30 kilómetros por hora.

Si hay un carril bici de doble sentido y al lado un carril de único sentido, la velocidad se verá reducida a 30 kilómetros por hora. Es decir, se aplicará la normativa. 

"A veces tengo la impresión de que la noticia no es que hagamos esto, sino que hayamos tardado tanto en hacerlo", decía Pere Navarro durante su presentación.

Antes, un carril bus con un ciclocarril al lado permitía ir a los autobuses a 50 kilómetros por hora. A partir de ahora, la limitación será de 30 kilómetros por hora en los dos carriles.

"Estamos racionalizando la ciudad", afirmaba Pere Navarro antes de exponer los casos de travesía. "Es una carretera que cruza la ciudad. Sigue siendo a 50 kilómetros por hora, aunque el Ayuntamiento puede rebajarlo", comentaba el director de Tráfico.

Su exposición finalizaba poniendo como mayor argumento de este cambio la motivación de la VI semana mundial de la Naciones Unidas para seguridad vial. En la misma se aboga por limitar la ciudad a 30 kilómetros por hora bajo el lema #Love30.

Sanciones más duras

La aplicación de esta nueva reglamentación también conlleva medidas más duras.

Literalmente, "llevar en el coche" dispositivos de detección de radares se considerará una "infracción grave" que se sancionará con 500 euros y la detracción de tres puntos de carné. Da igual que no se esté usando, ya que se entiende que podrías utilizarlo en cualquier momento.

Interior también endurecerá el uso del móvil en el coche. La sanción pasará a costar 6 puntos del carné si le pillan sujetando el móvil.

Asimismo, el conductor podrá perder hasta 4 puntos en el permiso de conducir si cualquier usuario del vehículo no lleva el cinturón abrochado y perfectamente ajustado. Hasta ahora, esto no se podía penalizar, al entenderse que quien conduce no puede vigilar al resto de pasajeros durante todo el trayecto.