La Dirección General de Tráfico (DGT) quiere modificar la normativa actual para fijar un periodo máximo para la baja temporal de los vehículos, ya que se han observado prácticas ilegales en algunos desguaces «irregulares», como la venta de los coches o de sus piezas en lugar de descontaminarlos y darlos de baja definitivamente.

Noticias relacionadas

Según informó Tráfico, desde hace un tiempo se ha observado un aumento de las bajas temporales de vehículos presentadas ante las jefaturas provinciales de Tráfico, al pasar de 60.982 tramitadas en 2014 a 132.459 durante el año pasado.

La baja temporal es un procedimiento administrativo que permite al ciudadano comunicar a la DGT la intención de retirar temporalmente su vehículo de la circulación.

Por ejemplo, cuando alguien se va a vivir fuera una temporada, quiere conservar el coche pero no pagar los gastos que conlleva, como el seguro o el impuesto de circulación, y comunica a la DGT su baja temporal, que no tiene límite.

Para dar de baja definitiva al coche cuando el propietario ya quiere desprenderse de él, lo habitual es recurrir a los desguaces autorizados, que son los que finalmente deben tramitar la baja definitiva.

Desguace irregular

Como explica la subdirectora adjunta de Vehículos de la DGT, Susana Gómez, muchos usuarios lo entregan, sin saberlo, a un «desguace irregular», que solicitan la baja temporal, no realizan el descontaminado pertinente y evaden la obligación de tramitar su baja permanente. De aquí nace el término utilizado popularmente de 'coches zombis'. De este modo, proceden a la venta ilegal del coche o de alguna de sus piezas.

Por todo ello, la DGT ha comenzado a enviar cartas a los titulares de los vehículos que han solicitado la baja temporal de este para informales de la situación administrativa en la que se encuentra su coche.

Esta iniciativa irá acompañada de la modificación reglamentaria que Tráfico pretende impulsar para establecer un límite temporal de dichas bajas y evitar el inadecuado uso que se está haciendo de ellas.

España no es el único lugar en el que esta práctica es habitual, ya que en otros países de la Unión Europea también se lleva a cabo. Por este motivo, la Comisión Europea publicó un informe en el que señala la necesidad de adoptar medidas sobre estos procedimientos administrativos y la mejora de la información que existe al respecto.

Además, desde el año 2000, el Parlamento Europeo y el Consejo establecieron la obligatoriedad de que todos los Estados llevasen a cabo un tratamiento medioambiental de los vehículos al final de su vida útil.

Una medida que fue implementada en el año 2004 en España, cuyo certificado se remitía al titular del vehículo junto al documento de baja definitiva del mismo.