Cada día, más de 600.000 menores se desplazan en transporte escolar para acudir al colegio y nueve de cada diez lo usan a lo largo del curso para realizar excursiones o actividades deportivas. Unos 17.000 vehículos de este tipo en España realizan 247 millones de desplazamientos de media al año. Estos datos hacen que la Dirección General de Tráfico (DGT) ponga el foco en el tipo de transporte que trae y lleva a uno de los colectivos más vulnerables de la sociedad: los menores. Tráfico inició este lunes una campaña para comprobar que, tanto los vehículos como los conductores que se dedican a este tipo de transporte, cumplen todos los requisitos necesarios para realizar dichos desplazamientos.

Noticias relacionadas

Durante una semana, los agentes de la Guardia Civil, intensificarán las inspecciones sobre los autobuses escolares, comprobando que las autorizaciones y documentos que deben tener dichos vehículos sean los correctos para la prestación del servicio.

Asimismo, los agentes verificarán que las condiciones técnicas y elementos de seguridad del vehículo son los que exige la normativa, así como los requisitos especiales que debe cumplir el propio conductor, como son el permiso de conducción o los tiempos de conducción y descanso.

Como es habitual en este tipo de campañas, también se ha invitado a los municipios a sumarse a la misma, de modo que la vigilancia de este tipo de transporte sea tanto en vías urbanas como en las vías interurbanas.

Muy seguros

Según el informe Transporte Escolar: ¿Viajan seguros nuestros hijos?, realizado por la Fundación Línea Directa, los vehículos destinados a este tipo de transporte tienen 11 veces menos siniestralidad que el coche privado y seis veces menos que el autobús público.

La seguridad es la máxima prioridad en este tipo de transporte y las cifras de siniestralidad anuales reflejan que este es un sector seguro, especialmente, si se toma como criterio de comparación el número de fallecidos por viajero–kilómetro recorrido.

Datos del transporte escolar en España

Año

Accidentes con víctimas

Fallecidos

Heridos hospitalizados

Heridos no hospitalizados

2015

22

0

1

9

2016

36

0

1

16

2017

25

0

0

11

2018

30

0

1

11

2019

37

0

1

29

La velocidad inadecuada y las distracciones son las principales causas de los accidentes en los que están implicados este tipo de vehículos, por lo que se controlará especialmente que se circula a la velocidad permitida y que no se hace uso del teléfono móvil u otros aparatos que supongan distracción. También se realizarán controles de alcohol y otras drogas entre los conductores, adoptando todo el protocolo sanitario.

Desde 2013, todos los autobuses nuevos de la Unión Europea deben contar con un sistema de frenado de emergencia que se active automáticamente cuando detecta la posibilidad de una colisión.

Asimismo, el 90% de los accidentes que se producen durante el transporte escolar tienen lugar en el momento de subir o bajar del vehículo o justo en los instantes inmediatos. En muchos casos se trata de atropellos causados por una distracción del menor, del conductor del transporte escolar o de los padres. Para evitar este tipo de accidente se recomienda a los padres respetar las paradas, ir con tiempo suficiente y no esperar a los niños al otro lado de la calzada.

Debido a la importancia que tiene el cinturón de seguridad en caso de accidente, se prestará especial atención al uso de estos en aquellos autobuses escolares que los lleven instalados. Actualmente, más del 60% de este tipo de vehículos ya lo tienen incorporado.

La DGT recuerda que, además del bus escolar hay otros medios de transporte en los que los alumnos se desplazan para ir al colegio: coche privado, transporte público, bicicleta o simplemente andando.

Actualmente hay más de 100 municipios de 35 provincias y aproximadamente 300 centros escolares que están trabajando o que ya cuentan con caminos escolares seguros.

Estos nuevos modos de desplazamiento para acudir al colegio tienen cabida en la Proposición No de Ley, que diferentes organizaciones han presentado al Gobierno en el que se le insta a impulsar y facilitar a través de un trabajo conjunto y coordinado, que las administraciones públicas competentes adopten 10 medidas para la conversión de los entornos escolares en áreas de protección de la salud de la infancia.