Confirmado. Los cuatro huesos hallados por un joven en junio de 2019 en la finca de La Romana, donde aparecieron los cadáveres de las niñas de Alcàsser, pertenecen a una de ellas. Concretamente, a Miriam García. Los restos óseos han sido analizados en Barcelona y la investigación ha concluido que son de la menor, tras cotejar con el ADN de su padre, Fernando García. 

Noticias relacionadas

La revelación se produce cuando el próximo viernes 13 de noviembre se cumplirán nada menos que 28 años desde la desaparición de Miriam García, Desirée Hernández y Toñi Gómez. El suceso conmocionó a toda España y fue retransmitido prácticamente en directo por la mayoría de las televisiones del país. Una reciente serie de 'Netflix' recuerda el hecho para aquellos más jóvenes que no lo vivieron y ha propiciado un nuevo interés por el suceso. Entre los interesados, se encuentra el joven que realizó el hallazgo tras decidir pasearse por la zona. 

Según ha adelantado el diario 'Las Provincias', el informe del Instituto Nacional de Toxicología que ha llevado a cabo el análisis del ADN ha sido remitido al Juzgado de Instrucción número 6 de Alzira. Ahí todavía queda una pieza separada para seguir con la investigación. El asesinato de las tres menores se atribuye a Antonio Anglés, todavía en búsqueda y captura por las autoridades, aunque hay varias teorías que defienden que ya ha fallecido. 

La ficha de localización de Antonio Anglés.

Esta revelación completa una parte del rompecabezas. El informe forense de 1993 ya señaló que a una de las niñas le "faltan parte de los dedos índice, corazón, anular y meñique". Ahora se sabe que son los restos hallados por un joven el pasado 24 de junio de 2019 que se encontraba dando un paseo por la zona. 

La Guardia Civil ha lamentado, de todas formas, que el hallazgo no cambia en nada la investigación y no trae ninguna pista nueva para resolver de manera definitiva y poder cerrar el caso. El padre de la niña, sin embargo, cree que alguien se ha llevado los huesos y que ha vuelto a la finca para dejarlos ahí, aunque no hay ninguna evidencia al respecto.