Desde el jueves, a las 18.00 horas, una sensación de alarma se fue contagiando entre todos los sanitarios aragoneses. Sobre todo entre los que trabajan (y han trabajado durante los meses más duros de la pandemia) en los dos hospitales más importantes de la capital, el Hospital Miguel Servet y el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa

Noticias relacionadas

A esa hora, ante el avance de los contagios en Aragón aún habiendo establecido el retroceso a una fase 2 "flexibilizada" el pasado lunes, la consejera de Sanidad, Sira Ripollés, apelaba a la responsabilidad de los zaragozanos y les pedía que no saliesen de la ciudad ni de la zona de influencia (los municipios más cercanos) ante el importante incremento de contagios de Covid-19. Con respecto al miércoles, se había producido un incremento de 272 casos. Una tendencia, no obstante, que venía repitiéndose a lo largo de los últimos días. 

"No se trata de un confinamiento, sino de un llamamiento a la responsabilidad de la ciudadanía ante el importante incremento de casos detectado en la capital desde este jueves", señalaba la titular de Sanidad aragonesa. En este anuncio, Ripollés señalaba, además, que tanto en las entradas como en las salidas a la comarca central de Aragón, donde se ubica Zaragoza, se establecerán "refuerzos informativos" para explicar a los ciudadanos la necesidad de que no salgan de la comarca y de que no entren en dicha zona. 

En ese instante, la sorpresa, el miedo y la rabia se apoderaban de quienes ahora se encuentran haciendo frente al virus en los hospitales zaragozanos. Sorpresa, según apuntan fuentes sanitarias, porque tanto las plantas habilitadas para enfermos Covid como las UCIs no están llenas. De hecho, según estas mismas fuentes, en el Hospital Lozano Blesa no hay ningún ingresado en Cuidados Intensivos. Y porque, entre tanto, nadie ha avisado a los sanitarios de ningún tipo de plan con el que actuar en las próximas semanas, si la situación empeora. 

"Vuelta a empezar"

"Se tiene mucho miedo de que empiecen a multiplicarse los ingresos y esto se convierta en Madrid, al principio", sostiene una sanitaria. Una situación que, a corto plazo, podría darse, según apuntan algunos enfermeros que tanto la semana pasada como esta han estado trabajando en el área de Urgencias del Hospital Miguel Servet. "Empieza a haber el doble de contagios de lo normal. La semana pasada fue alucinante todos los pacientes que dieron positivo y tenían síntomas", aseguran. 

En este centro hospitalario se están "empezando a abrir de nuevo algunas plantas Covid y se están organizando otras por si hacen falta", señalan. Decisiones que preocupan especialmente a los sanitarios porque "apenas se les brinda información" y "ni siquiera saben todavía si podrán disfrutar de las vacaciones ya firmadas". 

Y es que la situación de personal en este hospital es agonizante. "No nos han dado días de verano por falta de enfermeras y enfermeros para contratar; todo después de todo el año que hemos pasado trabajando más de la cuenta. Así que podrían cancelar hasta las vacaciones porque no hay personal para contratar en plantas Covid", denuncian los sanitarios. 

El incremento de la actividad en Urgencias también se ha dejado notar en el Clínico zaragozano. "Están llenas, pero claro, no todo son casos de Covid-19, donde se ha notado más ha sido en los centros de salud", sostiene otro sanitario a este diario. 

Jóvenes y asintomáticos

Entre tanta incertidumbre, la consejera de Sanidad aragonesa hizo una llamada a la calma. Sira Ripollés aseguro que la mayoría de los casos registrados en la región eran de personas jóvenes y la mayoría asintomáticos. "La situación en los hospitales está muy controlada y tranquila. La mitad de las camas están libres, tanto en planta como en UCI, debido a que los contagios de esta oleada son más jóvenes y muchos de ellos (entre el 50 y 70 por ciento de los detectados, según los días) asintomáticos".

La Dirección General de Salud Pública confirmó 272 nuevos casos de coronavirus en Aragón con respecto al miércoles, 115 de ellos asintomáticos, de los que 175 corresponden a la provincia de Zaragoza (166 a la capital), 90 a la de Huesca (4 a la capital) y 7 a la de Teruel.