La Policía Nacional ha identificado a 19 menores de entre ocho y 16 años que habían publicado vídeos de contenido sexual en diferentes plataformas de internet. Las imágenes habían sido grabadas con smartphones y colgadas en la Red sin el conocimiento de que podrían acabar en manos de pedófilos ya que este material es altamente demandado en comunidades pedófilas.

Noticias relacionadas

La Policía Nacional tiene entre sus objetivos primordiales la detección precoz de este tipo de material para evitar su circulación en redes pedófilas donde la difusión de estos
contenidos puede perpetuarse en el tiempo.

Además, la colaboración ciudadana a través del mail denuncias.pornografia.infantil@policia.es es muy importante para conseguir erradicarlo de la Red y evitar víctimas potenciales de grooming.

La investigación, de más de año y medio de duración, comenzó al detectar la
difusión de contenidos pornográficos protagonizados por menores en diferentes plataformas de internet.

Con las primeras pesquisas se pudo averiguar que gran parte de estas imágenes eran creadas por ellos mismos, sin la colaboración de ningún adulto en el proceso de grabación y publicación.

Este tipo de material es denominado por los especialistas como material
sexual infantil autogenerado y es altamente demandado en las redes
pedófilas de todo el mundo por su carácter inédito.

Se trata de material audiovisual creado por los propios menores, en algunos casos por imitación. Desde hace diez años, la Policía Nacional trabaja conjuntamente con otros países gracias a la Base de Datos Internacional de Explotación Sexual Infantil de INTERPOL (ICSE), una herramienta de investigación diseñada para coordinar la colaboración internacional de los especialistas en esta área delictiva. En ese tiempo se han detectado 350 víctimas y 99 abusadores y agresores sexuales.

Avanzada la investigación, los agentes consiguieron identificar a 19 menores -
cinco niñas y 14 niños de edades comprendidas entre los 8 y los 16 años- por todo el territorio nacional. Asimismo, en el marco de esta investigación fue arrestado en Castellón un pedófilo de 57 años.

En un principio se pensó que se trataba de una víctima menor de edad que había compartido un vídeo de alto contenido sexual grabado por él mismo. Sin embargo, en investigaciones posteriores se comprobó que quien lo había distribuido en una plataforma de reproducción de vídeos de Internet no había participado en su producción y en realidad se trataba de un adulto.