Nacho Vidal liderando un rito del sapo.

Nacho Vidal liderando un rito del sapo.

Reportajes

Los vídeos del actor porno Nacho Vidal con ‘clientes’ en éxtasis al fumar el veneno del sapo bufo

Los rituales han sido localizados por la Guardia Civil y están incluidos en el informe sobre la muerte del fotógrafo José Manuel Abad.

7 junio, 2020 02:46

Noticias relacionadas

El actor más importante en la historia del porno español -Nacho Vidal- era capaz de llevar al éxtasis sexual a sus compañeras de reparto y parece que fuera de los platós también era el supuesto hilo conductor para alcanzar otro tipo de éxtasis: el espiritual y místico mediante el consumo del veneno del sapo bufo albarius. En el informe de la Policía Judicial de Xátiva sobre el presunto homicidio imprudente del fotógrafo José Luis Abad, ocurrido en la casa del intérprete de cine ‘X’, los investigadores revelan que han encontrado vídeos donde Ignacio Jordá González presuntamente dirige cinco rituales chamánicos con el mencionado anfibio mexicano de por medio.

Tal descubrimiento lo narran de manera prolija los guardias civiles en el citado documento que ha desvelado en exclusiva EL ESPAÑOL. “Esta instrucción ha realizado un rastreo en las redes sociales y plataformas de internet, todas ellas públicas, tratando de obtener información sobre el ritual del sapo bufo albarius y la vinculación que pudiera tener Ignacio Jordá González con esta práctica”, tal y como exponen los guardias civiles en el informe entregado al Juzgado de Instrucción número 2 de Xátiva.

Los investigadores aportan archivos gráficos de otros ritos chamánicos supuestamente oficiados por Nacho Vidal que han localizado en internet mientras investigaban las circunstancias que rodearon a la muerte del fotógrafo José Luis Abad, el 28 de julio de 2019, en la casa de campo que el actor porno tiene en el pueblo valenciano de Enguera. El deceso se desencadenó tras fumar el veneno del sapo bufo bajo la presunta supervisión directa del actor porno, que estuvo auxiliado por un empleado suyo, mientras su prima segunda grababa el viaje místico del retratista que tuvo un luctuoso final.

Nacho Vidal oficiando el rito del sapo

La Policía Judicial localizó vídeos en Youtube que “hacen una descripción aséptica del rol que ocupa repetidamente don Ignacio Jordá, siempre como la persona que dirige las ceremonias realizando entre otros, la aplicación directa de la sustancia, concordante con el hecho investigado que da inicio a la presente instrucción, siendo además los eventos aproximadamente cinco (pudiendo existir más), que transcurren según la información en fechas distintas, lugares distintos y además por el mensaje transmitido y el canal de transmisión utilizado, es obvio que en su conjunto se configuraría, sino como una profesión (no estaría reconocida como tal), lo cierto es que al menos si afianza la posición de relevancia de Ignacio Jordá sobre los demás (investigados), claramente como el profesional (...)”.

Medicina sagrada sapo de sonora

Tecleando en Youtube el mismo criterio de búsqueda, 'medicina sagrada del sapo de sonora- Nacho Vidal', los investigadores encontraron varios archivos con imágenes donde el intérprete de cine para adultos es la persona que supuestamente oficia diversos rituales chamánicos. Precisamente, la investigación sobre la muerte del fotógrafo José Luis Abad en la casa de la estrella de cine ‘X’ pretende aclarar si el deceso se produjo en el marco de uno de estos rituales. De ahí, que la Guardia Civil para demostrar esa hipótesis incluya en el informe capturas de fotogramas de los vídeos.

En la primera secuencia, el actor porno aparece de pie, junto a una joven, a la que primero coge por los hombros y acerca hacia él para situarse ambos cara a cara. Después, los dos cierran los ojos, y finalmente, Nacho Vidal prende una pipa y se la acerca a la chica. “Vamos, vamos, vamos...”, le indica el intérprete a la joven en la trascripción que la Guardia Civil realiza de esas imágenes. Posteriormente, en otro fotograma, la chica aparece tendida en el suelo, se presupone que en pleno viaje místico, tras inhalar supuestamente el potente alucinógeno que mana del veneno del sapo bufo albarius y que popularmente se conoce como la molécula de Dios. Al lado de la joven está en todo momento Nacho, que aparece sentado junto a un cuenco tibetano.

Tal secuencia se repite con un chico en otro vídeo. Entre los archivos aportados por la Guardia Civil al juzgado para demostrar “la existencia de una actividad profesional remunerada” por parte supuestamente de Nacho Vidal se incluye una captura con testimonios de las personas que se han sometido al sapo de sonora: “Este es Fran, el joven del cual habla Nacho Vidal quien después de probar el sapo, dejó su adicción a la marihuana”.

“Mi cuerpo no tenía límite”

Uno de los archivos audiovisuales incluidos en las diligencias de la Policía Judicial de Xátiva recoge el testimonio del propio Nacho Vidal narrando su experiencia con la ‘molécula de Dios’. De hecho, la grabación comienza con este rótulo: “El sapo que le quitó las adicciones al actor porno Nacho Vidal”. El vídeo prosigue con un primer plano donde el intérprete se sincera: “El sapo apareció en mi vida en un momento muy complicado en el que yo tenía todo tipo de adicciones y tenía un amigo que se había desenganchado de fumar cocaína y le dije que necesitaba ayuda, me llevó a un lugar con una persona que me dio el sapo. Yo no sabía lo que era, me sacaron una pipa, le di una calada, miré al sol, abrí los brazos y sentí que mi cuerpo no tenía límite, salía una luz de mi cuerpo (...)”.

Al borde del minuto cuatro Nacho Vidal aparece en escena suministrando “la medicina” a otro hombre: “Es un amigo mío, es un maestro taoísta, que va a tomar la medicina y él va a permitir que estéis en la ceremonia para ver qué es esto”.

Una actividad que publicitan

Todo este material gráfico, unido a la existencia de un vídeo sobre el fotógrafo José Luis Abad consumiendo sapo bufo en la casa de campo del actor porno, lleva a la Policía Judicial a asegurar en su informe que el deceso del retratista en la citada residencia no se produjo durante una reunión de amigos, sino que la víctima mortal presuntamente pagó por inhalar el veneno del anfibio. Tal afirmación la reflejan con claridad en los folios 53 y 54 donde formulan el análisis de la escenografía que rodea a la grabación realizada aquel domingo 28 de julio de 2019, en la que José Luis Abad se desploma tras inhalar el potente alucinógeno que le acerca Nacho Vidal en una pipeta de cristal.

“Además todo ello en el ámbito de un evento pactado y remunerado, en el que se encuentran los dos elementos fundamentales, cliente y profesional, creyente y chamán, por tanto configurándose como una actividad profesional, a la que además dotan de medios digitales de difusión masiva con fines propagandísticos que transmiten un mensaje ciertamente atractivo y seductor aprovechando la relevancia pública de uno de los investigados (don Ignacio Jordá González) y el resultado favorable de sus propias experiencias, por tanto toda una logística que de manera intencionada trata de captar clientes (a la vista del episodio investigado y del conjunto de la instrucción) y que fruto de este escenario y participación de la persona que sirve de enlace (la prima del actor) se celebra el ritual”.

El iPhone del fallecido tenía seis vídeos

Entre las diligencias que obran en poder del Juzgado de Instrucción número 2 de Xátiva hay otro informe elaborado por la Policía Judicial que es de tipo técnico y que se centra en el iPhone del fotógrafo fallecido y un pen drive que entregó la hermana de José Luis Abad al Instituto Armado. El contenido de tales dispositivos reabrió la investigación sobre el deceso del retratista y EL ESPAÑOL también ha tenido acceso a este segundo documento que pone de manifiesto que en el teléfono del difunto hay seis vídeos realizados el día que murió en la casa de campo del actor porno Nacho Vidal.

Las tres primeras grabaciones de ese fatídico domingo 28 de julio de 2019 se hicieron antes de realizar el vídeo de 22 minutos y 29 segundos donde José Luis Abad supuestamente participó en un ritual del sapo bufo que le costó la vida. Tales archivos son de menor duración, pero no por ello menos relevantes para la causa a tenor de las consideraciones que formula la Policía Judicial de Xátiva después de visualizar cada uno de los archivos.

Todos los vídeos están hechos en el patio que hay entre la casa de campo del actor de cine ‘X’ y una especie de cobertizo. Allí han colocado un pareo de playa, un cuenco tibetano, unas campanillas y un pandero. En las imágenes aparece José Luis Abad situándose de pie sobre el pareo, sin camiseta, vistiendo tan solo un pantalón corto, mientras que Nacho Vidal se coloca justo a su lado.

“Se trata de unas imágenes, tipo vídeo, en las que de modo ininterrumpido y durante su duración (28 segundos) aparece la persona que posteriormente resultará fallecida, don José Luis Abad Rubio, como creyente o devoto místico ante lo que parece ser un rito ancestral, pues resulta obvio como la escena se configura como una especie de altar o tabernáculo con todo tipo de utensilios, en el que se profesa una especie de creencia espiritual en todo momento dirigida por el que sin duda resulta ser don Ignacio Jordá González, en todo momento ejerciendo como chamán, sanador, hechicero, guía espiritual o como quiera que se desee identificar su participación activa”.

Segundo vídeo: rezos de culto

A un metro de distancia se sitúa el empleado encargado del mantenimiento de la casa del intérprete y que supuestamente le auxiliará durante todo el ritual. Por su parte, la prima segunda del actor porno es la encargada de documentar la experiencia empleando el propio teléfono iPhone de José Luis Abad. En el segundo vídeo, de un minuto y tres segundos, se mantiene la misma escenografía y los investigadores insisten en que Nacho Vidal “continúa con el mismo rol de guía de la ceremonia, con un participación activa y directa, realizando en este tramo de la grabación una serie de oraciones o rogativas de culto a la vez que abraza al finalmente fallecido”.

Tercer vídeo: las instrucciones

En el tercer vídeo de 29 segundos se mantienen los papeles. “Ignacio Jordá González continúa con el mismo rol de guía de la ceremonia con un participación activa y directa, en esta secuencia de vídeo, parece que susurra una serie de instrucciones a José Luis, a la vez que sujeta en sus manos una pipa de cristal y un encendedor”.

A las 10.38 horas de aquel caluroso domingo 28 de julio, el galardonado fotógrafo someterá a su cuerpo por segunda vez al veneno del sapo bufo. La primera vez que lo probó corría el mes de diciembre y ahora repetirá colocón en esta casa de campo situada en la Partida del Santo en Enguera. José Luis está entusiasmado porque esa experiencia la realizará con la estrella del porno a la que ansiaba conocer.

Cuarto vídeo: el viaje mortal

La amiga del retratista y familiar del intérprete de cine para adultos coge el iPhone de José Luis Abad para inmortalizar durante 22 minutos y 29 segundos un viaje místico que se acabó tornando mortal. Durante los primeros 23 segundos el fotógrafo inhala el veneno de las escamas del sapo bufo mientras Nacho Vidal sujeta una pipeta dándole indicaciones para que no deje de fumar, tal y como transcriben los guardias civiles: “Así, así, así, más, más, más, muy bien, muy bien, más, más, más, muy bien guerrero, más, más, más, para dentro, para dentro, no lo tires fuera, no lo tires fuera, para dentro, para dentro estás tirando fuera, para dentro guerrero, adentro, bien”.

El siguiente fotograma que recoge este informe que analiza el contenido audiovisual del móvil de la víctima habla por sí solo: “En segundo lugar podemos ver cómo don Ignacio Jordá González retira la pipeta de cristal de la boca de don José Luis Abad Rubio y de forma inmediata este empieza a tambalearse hasta que se desploma en el suelo”. El documento técnico prosigue alternando imágenes con explicaciones sobre los síntomas que empieza a padecer el retratista: convulsiones, su pecho se entumece, su rostro adquiere un tono azulado, sus brazos empiezan a anquilosarse...

El supuesto ritual chamánico prosigue entre momentos en los que realizan maniobras respiratorias, le lanzan agua al fotógrafo, le soplan en la nariz, le tocan una campanilla y un pandero para ver si reacciona. Durante veinte minutos postergaron la decisión de llamar al 112. “Esta instrucción entiende que los investigados tomaron un número importante de decisiones que resultaron determinantes, equivocadas y desembocaron en el fatal desenlace”.

A las 11.04 horas telefonean al 112 reclamando una ambulancia mientras Nacho Vidal no para de realizarle la reanimación cardiopulmonar (RCP) a José Luis Abad. “Venga, levanta, levanta, venga, respira, respira, respira por favor”, tal y como transcriben los investigadores en el análisis de un sexto vídeo de 34 segundos que se hizo minutos antes de que llegase el personal de emergencias a la casa de campo para certificar la muerte del retratista.

“Una verdad a medias”

Para los investigadores los vídeos del iPhone del difunto han sido cruciales para reabrir el caso porque al comparar esas imágenes con las fotos realizadas por los guardias civiles durante la inspección ocular del lugar donde se encontraba el cadáver, se percataron de que la escenografía fue modificada antes de la llegada de la ambulancia y la Policía Local de Enguera. No había ni rastro del pareo de playa, del cuenco tibetano, del pandero... Esos cambios, según la Policía Judicial, no fueron al azar y presuntamente tiran por tierra el relato que el actor, su prima y el empleado ofrecieron el 28 de julio.

Pipa de cristal

Pipa de cristal

“Testimonio que como veremos se trata de una verdad a medias y malintencionada, la cual han tratado de distorsionar convirtiendo al fallecido José Luis Abad Rubio en el culpable de todo lo ocurrido, pues han tratado de impedir de manera intencionada y premeditada, en este caso alterando la escena de los hechos, que se descubriera la posible relación contractual entre el fallecido y don Ignacio Jordá González, resultado de la cual ha sobrevenido su muerte”.

El viaje a Marrakech

La supuesta relación contractual que precedió al consumo del veneno del anfibio ha sido corroborada ante la Guardia Civil por un amigo íntimo del fallecido. Este hombre explicó a los investigadores que la prima segunda del actor porno presuntamente le ofreció al fotógrafo José Luis Abad probar la ‘molécula de Dios’ en 2018, durante un viaje de trabajo a Marrakech, en el que ambos coincidieron.

“Ella le sugirió, o más bien le fue informando, sobre una ceremonia conocida como del sapo bufo y que un familiar suyo, concretamente Nacho Vidal, era chamán de este tipo de ritos espirituales y que le podría organizar uno”, según recoge textualmente su declaración a la que tenido acceso este diario.

- Pregunta del Equipo de la Policía Judicial de Xátiva: ¿José Luis conocía en qué consistía, los detalles y el fin de la ceremonia?
- Respuesta del amigo del fallecido: Lo único que sabía es que había que inhalar humo de las escamas de un sapo que el chamán o maestro de ceremonias preparaba. Sobre el fin, él decía que iba a renacer. Es cierto que en esa época, José Luis se encontraba muy zen, muy susceptible a la espiritualidad y se le veía muy expuesto a creer o más bien a ser engañado con este tipo de cosas.

- Pregunta del Equipo de la Policía Judicial de Xátiva: ¿Sabría concretar cada uno de los pasos que tuvo que dar José Luis para llegar a celebrar la ceremonia?
- Respuesta del amigo del fallecido: Sí. A mí personalmente me comentó que Nacho Vidal era la persona que conseguía esta sustancia, en la propia casa de Nacho Vidal se iba a celebrar y que además le tuvo que pagar 150 euros. Con las propias palabras de José Luis: ‘150 euros y haciéndome un precio por la prima’. Incluso le dieron instrucciones para que se preparara para el rito: debía presentarse en ayunas para el momento de la ceremonia y el día de antes comer sano.

- Pregunta del Equipo de la Policía Judicial de Xátiva: ¿Podría concretar la relación de José Luis con Nacho Vidal?
- Respuesta del amigo del fallecido: No había ninguna relación, ni tampoco se conocían, única y exclusivamente la relación ha sido como el responsable de un rito con una sustancia por la que pagó 150 euros, que más que sanarlo espiritualmente lo que ha hecho es matarlo. Lo que si existía es una relación con la prima a la cual conocía de hace mucho tiempo y a través de ella se organizó todo.

- Pregunta del Equipo de la Policía Judicial de Xátiva: ¿Podría detallar cómo la prima le comunicó la muerte de José Luis?
- Respuesta del amigo del fallecido: Me llamó por teléfono el día de los hechos, serían aproximadamente las once de la mañana y me dijo que a José Luis le había dado un paro cardiaco y que el SAMU estaba tratando de reanimarlo. Me dijo que habían quedado para pasar el día, dar un paseo, hacer unas fotos y le había dado un ataque al corazón y no habían podido reanimarlo. Tras colgar y ser consciente de que José Luis había fallecido, la llamé de nuevo (a la prima del actor porno) y le insistí para que me dijera la verdad, porque yo era conocedor de que el motivo de ir a la casa de Nacho Vidal era celebrar el rito del sapo bufo. Es en ese momento cuando me cuenta otra versión y me confirma que ha fallecido durante la ceremonia.