La pandemia del Covid-19 sigue alterando la vida de los estudiantes. Ya no sólo en las aulas, a las que únicamente han podido acudir unos pocos alumnos en España durante esta desescalada. También, habrá un cambio profundo en el modo de vivir de los universitarios, ya que los colegios mayores y las residencias están readaptándose a causa de la emergencia sanitaria: habitaciones individuales, protocolos de actuación por si un colegial o residente tiene síntomas de coronavirus, horarios para comer o lavar la ropa… todo. La pandemia, en consecuencia, marca un antes y un después en el día a día de estos centros.

Noticias relacionadas

De hecho, reconvertir los cuartos dobles en unipersonales por el Covid-19 le ha costado a los colegios mayores de la Universidad Complutense de Madrid, por ejemplo, un 15% de sus colegiales, ya que en el año 2019/2020 se ofertaron 754 plazas entre todos y, para el curso 2020/2021, la cifra sólo llegará a los 641 alumnos. Así, la tendencia de los colegios mayores, en general, será la de individualizar las habitaciones por protección sanitaria. Sin embargo, Juan Muñoz, presidente del Consejo de Colegios Mayores Universitarios de España, no cierra la puerta a que pervivan las habitaciones dobles “si la distancia entre mesas y camas es superior a dos metros y así lo decide cada dirección”, según ha explicado a EL ESPAÑOL.

Pese a que la pensión completa sigue cubriendo todos los servicios (limpieza, Wi-Fi, recepción 24 horas…), sigue habiendo incertidumbre sobre si los centros tienen que reducir el número de plazas que ofertan a los estudiantes. Todo estará determinado, como ha indicado Muñoz, por la dirección de cada colegio mayor y por los metros cuadrados que tengan sus habitaciones. En todo caso, la distancia de seguridad entre los alumnos se deberá respetar a rajatabla. Así que los 641 alumnos que empiecen a vivir en los colegios mayores de la Complutense, por ejemplo, deben ser conscientes de la situación actual, por lo que deberán llevar mascarilla en el caso de que no se pudiese garantizar dos metros entre una persona y otra.

Mamparas instaladas en el vestíbulo del colegio mayor Pedro Cerbuna, en Zaragoza. CEDIDA

El precio que deberán pagar, al menos en los colegios mayores de la Universidad Complutense, no variará y oscilará entre 901 y 966 euros mensuales. De hecho, Juan Muñoz, también director del colegio mayor madrileño Chaminade, asegura que, en general, “los colegios mantendrán sus precios y, de hecho, se van a reforzar las becas a estudiantes de aquellas familias que las soliciten por la crisis económica”.

“Los colegios mayores somos entidades sin ánimo de lucro y lo demuestra que no se ha cobrado la cuota de los meses de abril, mayo y junio. Y si se ha hecho, se devolverá”, continúa Muñoz en referencia al 85% de los centros que han permanecido abiertos durante la crisis, incluso con el 25% de ocupación que tienen en la actualidad -algunos rondan sólo el 5%-.

Aforos limitados

Otras universidades madrileñas, como la Carlos III de Madrid, han publicado determinados protocolos, que se aplican actualmente, para los estudiantes que se alojen en sus colegios mayores. Por ejemplo, las residencias de la Carlos III han cerrado todas las zonas comunes excepto la biblioteca, que en esta fase 1, tiene un aforo del 30% y las visitas a los centros están totalmente prohibidas.

Un máquina de ozono en el colegio mayor Jesús María, en Granada. CEDIDA

Y, de cara al próximo año académico, la entrada de los residentes se hará de manera escalonada y con previo aviso para evitar aglomeraciones de personas. Los horarios para comedores serán por turnos por los mismos motivos. Y habrá aforo limitado en la lavandería y el gimnasio, entre otros. Otros espacios, como los salones de actos de colegios mayores y residencias de universidades, tendrán un aforo del 50%.

Pero la realidad es que estas medidas se pueden extrapolar a todos los colegios mayores y residencias universitarias de toda España. En Aragón, por ejemplo, las habitaciones dobles desaparecerán para cumplir con la distancia de seguridad y los turnos de comida también serán tendencia.

“Seguramente, debemos ampliar los horarios del turno de comida y tendremos que ser más estrictos con el tipo de libertades que existían”, explica a este periódico Enrique García, director del colegio mayor zaragozano Pedro Cerbuna. Juan Muñoz, por su parte, aclara que habrá colegios en los que quizá se mantengan las habitaciones dobles “si la distancia entre mesas y camas es superior a dos metros”.

Medidas para el 2020/2021

Así, el Consejo de Colegios Mayores Universitarios de España, una asociación que reúne hasta 125 centros de 13 comunidades autónomas, solicitó al Ministerio de Universidades y al Ministerio de Sanidad un protocolo para que los colegios actuasen con “pautas comunes” el próximo año académico. Su respuesta: “que contactáramos con nuestra empresa de prevención de riesgos laborales para elaborar la guía”, explica el presidente del citado consejo.

De ahí que la entidad, en colaboración con la empresa Quirón Prevención, haya elaborado una guía orientativa sobre cómo será el año 2020/2021 en los colegios mayores. Entre las nuevas medidas más destacadas del protocolo está el uso de mascarillas si no se puede garantizar la distancia de seguridad, la revisión diaria de los dispensadores de geles hidroalcohólicos, así como tres desinfecciones cada día de los aseos que usen los estudiantes.

Marcadores de distancia en el suelo y un dispensador de gel hidroalcohólico en el comedor del colegio mayor El Penyafort de Montserrat, en Barcelona. CEDIDA

En los comedores lo que primará será el modelo de buffet no atendido y es recomendable que sólo haya cuatro estudiantes por cada 10 metros cuadrados en los espacios habilitados para las comidas. Y, como en muchos restaurantes, servilleteros, palilleros o vinagreras pasarán a la historia por ser un posible foco de contagio al pasar por muchas manos.

Algunos colegios mayores, como el Marqués de la Ensenada de Madrid, han dado un paso más en la adaptación de sus centros. En este caso, el centro ha instalado cámaras termográficas de B+Safe para “detectar de manera automática posibles infecciones” y actuar de manera rápida para evitar posibles nuevos contagios del Sars CoV-2.

“Consideramos que la tecnología es imprescindible como elemento de prevención ante situaciones excepcionales de emergencia sanitaria como las que estamos viviendo. Y tarde o temprano todos tendremos que apoyarnos en ella para combatir el Covid-19 o cualquier otra enfermedad contagiosa. Tenemos que aprender de esta crisis”, aclara Gonzalo Escalonilla, director de la Real Asociación de Hidalgos de España, la institución encargada del citado colegio mayor madrileño.

Las nuevas inscripciones

Los procesos de admisión en colegios mayores y residencias universitarias, en general, están abiertos para realizar las solicitudes. ¿Y cómo les ha afectado la pandemia?

Un estudiante saliendo del colegio mayor La Estila, en Santiago de Compostela. CEDIDA

“En cuanto a inscripciones, hay colegios mayores que han registrado un considerable aumento, manifestándonos cierto 'colapso' a la hora de realizar las entrevistas de acceso. En este último supuesto nos movemos entre unos porcentajes que dan una media de un 30%. Otros tienen menos solicitudes, siendo la media de este último supuesto un 40,6%”, apuntan desde el Consejo de Colegios Mayores Universitarios de España.

Esta institución también explica a este periódico que los colegios mayores “que no han registrado un aumento, se mantienen, pero en ningún caso son menores a abril y mayo del 2019”.

Información sobre el coronavirus: