Una expedición encabezada por Elvira, la madre del preso de ETA Patxi Ruiz, que llegó a ser hospitalizado tras iniciar una huelga de hambre, y un médico de confianza del reo se han desplazado desde el País Vasco a la Región de Murcia para visitar al recluso. El Gobierno, que esta semana ha vuelto a prorrogar el estado de alarma, tiene prohibidos los desplazamientos entre provincias tanto en la Fase 0 como en la 1. Sin embargo, la ‘ama’ del etarra y este facultativo se han personado en el Centro Penitenciario Murcia II, situado en Campos del Río. Sólo se permitió la entrada del galeno, que pudo acceder al expediente médico de Ruiz. La madre, en cambio, tuvo que quedarse fuera, aunque sí pudo ver a su hijo en el hospital.

Noticias relacionadas

Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior, tiene constancia de este viaje, según confirman a EL ESPAÑOL fuentes oficiales de la propia institución. Sin embargo, ni la madre ni el médico de Patxi Ruiz han sido multados por las fuerzas policiales al mando del ministro Fernando Grande-Marlaska.

Esas mismas fuentes de Instituciones Penitenciarias aclaran que, en el caso de Patxi Ruiz, Interior no le ha concedido a su familia un salvoconducto para poder viajar, como sí ha ocurrido con la madre y el cuñado del etarra Íñigo Gutiérrez Carrillo, quienes este sábado se desplazaron desde el País Vasco hasta la cárcel valenciana de Picassent. Dicho permiso de visitas se le concedió a Gutiérrez Carrillo por "razones humanitarias", ya que su padre ha fallecido recientemente.

“Los familiares de Patxi no tienen salvoconducto: si se han desplazado de una comunidad a otra lo han hecho por su cuenta y riesgo”, insisten desde Instituciones Penitenciarias.

Desde la Delegación del Gobierno en Murcia subrayan que no tienen información sobre el viaje de la madre y un médico del preso de ETA. “Igual le han hecho un certificado desde su tierra de origen, pero tampoco consta”, apostilla un portavoz de la Delegación.

Patio interior de la prisión de Campos del Río, en Murcia. EE

Patxi Ruiz se encuentra en huelga de hambre desde el domingo 10 de mayo para reclamar al Gobierno su traslado al País Vasco. Esta protesta de hambre y sed, una práctica de la vieja escuela de ETA como ya hizo Iñaki de Juana Chaos, está provocando protestas violentas en el País Vasco y en Navarra. Durante la noche de este pasado sábado hubo una nueva concentración en Pamplona a favor de Patxi Ruiz, que obligó a la intervención por parte de efectivos policiales.

También ha generado ataques vandálicos contra políticos y sedes de partidos vascos y navarros. El más grave lo sufrió la candidata a lehendekari y secretaria general del PSOE en Euskadi, Idoia Mendia. Un grupo de radicales lanzaron en su domicilio pintura roja y pasquines con insultos.

El recluso Patxi Ruiz ingresó este jueves 21, a las 23 horas, en el Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia obligado por un auto judicial. El médico de la cárcel de Campos del Río recomendaba que fuese evaluado en un centro hospitalario debido a que el recluso había perdido entre tres y cuatro kilos de peso.

EL ESPAÑOL ha confirmado que Elvira, la madre de Patxi Ruiz, llegó a tierras murcianas este pasado viernes y que logró ver a su hijo de manera presencial en la habitación de La Arrixaca donde estaba ingresado.

Horas después, la noche de ese viernes, el recluso etarra recibió el alta hospitalaria y regresó a la cárcel de Campos del Río, donde cumple treinta años de condena por el asesinato de Tomás Caballero, el que fuera portavoz de Unión del Pueblo Navarro (UPN) en el Ayuntamiento de Pamplona.

Tomás Caballero, asesinado por Patxi Ruiz, fue portavoz de Unión del Pueblo Navarro (UPN) en el Ayuntamiento de Pamplona. EFE

Este pasado sábado, según han confirmado a este diario varios funcionarios del Centro Penitenciario Murcia II, la madre del preso y su médico de confianza se presentaron en el penal para tratar de verlo de nuevo. Les denegaron la visita porque el recluso se encuentra cumpliendo la cuarentena obligatoria de dos semanas que establece el protocolo sanitario aplicado en la penitenciaría.

Desde Instituciones Penitencarias confirman que lo único que se permitió a la expedición fue que el facultativo de confianza del etarra se entrevistase con el médico de la cárcel. Las mencionadas fuentes remarcan que ambos facultativos se entrevistaron en oficinas: "No dentro de la prisión".

Según diversos funcionarios y Amnistía Ta Askatasuna, el facultativo extrapenitenciario tuvo acceso a los informes médicos del etarra, sin embargo, en Instituciones Penitenciarias niegan ese extremo: "Eso es rotundamente falso".

“La directriz de Madrid es que tengamos manga ancha con los etarras”, subrayan varios funcionarios de Campos del Río consultados por este diario. “Cuando un preso pide que lo evalúe un médico ajeno al centro penitenciario, lo habitual es que salga a una consulta externa. No recuerdo ningún caso de que un facultativo haya entrado en la prisión”, puntualiza una de las fuentes.

El sábado 16 de mayo, Patxi Ruiz ya recibió la visita de dos amigos personales que se desplazaron desde el País Vasco a Murcia. Ambos también incumplieron las prohibiciones de movilidad del estado de alarma.

Desde Instituciones Penitenciarias subrayan que las comunicaciones a través de locutorio, con mampara de por medio, están autorizadas desde que el 11 el mayo Murcia entró en la Fase 1. Desde entonces, se han producido 250 visitas en los centros penitenciarios de Sangonera la Verde (Murcia I) y Campos del Río (Murcia II). Una portavoz añade que no pueden controlar los desplazamientos: “Nosotros no podemos fiscalizar los viajes que se realizan porque eso no entra dentro de nuestras competencias”.

Empieza a tomar líquidos

De momento, Patxi Ruiz, de 46 años, sigue en huelga de hambre, pero ha dejado de rechazar la ingesta de líquidos. Así lo ha anunciado movimiento Amnistía Ta Askatasuna (ATA) a través de un comunicado de prensa: “El hecho de que Patxi haya dejado la huelga de sed alarga el plazo, pero mantiene la huelga de hambre con los perjuicios que ya le ha causado la de sed”.

El etarra Patxi Ruiz se ha convertido en el nuevo referente de la izquierda abertzale que rechaza la manera en la que se desmanteló ETA. En la nota de ATA avanzan que, mientras este recluso siga sin probar bocado, se seguirán convocando actos de apoyo en el norte de España: “Nos toca seguir presionando. Aprovechemos los días ganados antes de que sea demasiado tarde. Hacemos un llamamiento a esa Euskal Herria combativa para que siga junto a Patxi”.

ATA mantiene convocadas protestas diarias en doce localidades. También ha avanzado que, desde este sábado, otro preso de ETA en la cárcel de Campos del Río, Mikel San Sebastián, ha iniciado una huelga de hambre de cinco días en solidaridad con Patxi Ruiz. Este movimiento se está extendiendo a otras cárceles españolas como las de Saioa, Castellón y Almería, donde los etarras están realizando ayunos intermitentes y rechazando las bandejas de comida.