La Semana Santa se aproxima. Y, con ella, los millones de desplazamientos por carreteras que se darán en toda España. Es buen momento, en consecuencia, de poner a punto su vehículo. Aceite, luces, frenos...y, cómo no: sus neumáticos. De ahí que la Guardia Civil haya difundido un truco para que no le vendan unas ruedas antiguas en lugar de unas nuevas.

Noticias relacionadas

"¿Vas a cambiar neumáticos? Que no te cuelen unos viejos", reza el inicio de uno de sus tuits explicativos en la cuenta oficial de la Benemérita. Después explica que las ruedas, como las personas, disponen de su número de identificación que nos puede dar muchas pistas sobre el neumático. Y, lo más importante, el año de su fabricación.

El truco para que no te estafen es fijarse en los cuatro dígitos que vienen en cada uno de los neumáticos que quiere adquirir. Así puede evitar que el estafador le dé gato por liebre. Los dos primeros números de este código, en consecuencia, le revelan la semana del año en la que fue fabricado la llanta. Los dos dígitos restantes informan del año en el fue fabricado ese neumático.

Por ejemplo, el código 2208 de un neumático cualquiera se traduce en que esa llanta fue fabricada en la semana 22 del año 2008. Así que si usted quiere comprar unos nuevos ha de fijarse que los últimos números de este identificador de ruedas acabe en 19 ó 20. Esto significa que han sido fabricados entre el año pasado y este.

Más de 1,6 mm y correcta presión

No sólo es necesario comprobar la matrícula cuando compre ruedas para su coche. Previamente, es importante saber si realmente las necesita o no. La normativa de la DGT explica que el dibujo de sus neumáticos no puede ser inferior a los 1,6 milímetros. También es importante a la hora de viajar en que se fije sobre la correcta presión de sus ruedas, ya que puede ser causante de accidentes de tráfico o de un desgaste sin uniformidad de los neumáticos.

Si el cambio es necesario, la Guardia Civil recomienda a los conductores que nunca compren un neumático con más de diez años de antigüedad aunque no hayan sido usados. Tampoco se aconseja que use unas llantas propias con más de cinco años de antigüedad a pesar de que no tengan desgaste. Por ello, han lanzado a través de las redes sociales este valioso truco para que no estafen al consumidor.