El negocio de las operaciones de reconstrucción de himen están aumentando cada vez más. Suelen consistir en cirugías realizadas a mujeres que se ven forzadas por sus familias para probar o demostrar su pureza en la noche de bodas. 

Noticias relacionadas

El proceso dura menos de una hora y se realiza siempre con anestesia local. Consiste en reconstruir una capa de piel en la entrada de la vagina. Luego se rompe cuando la mujer vuelve a tener sexo. El motivo es crear la ilusión de un himen incorrupto, la marca tradicional de la virginidad. 

Sin embargo, este posible negocio no hace más que llamar la atención sobre los problemas éticos en torno a esta práctica en familias y entornos musulmanes. Y muchos especialistas temen que haya clínicas que quieran sacar beneficio de jóvenes musulmanas a las que sus familias les exigen preservar o recuperar esa pureza para el momento del matrimonio. 

Están apareciendo, incluso, kits que se venden por internet para hacerlo en casa, con una especie de medicamento con el que realizar esta operación de forma dudosamente casera. Ya hay quien advierte contra este fraude, y del peligro de esta práctica en las jóvenes de procedencia de países de Oriente Próximo, donde la mayoría son obligadas a casarse. 

Expertos médicos empiezan ya a alertar sobre el vacío que existe en la regulación en este ámbito con médicos que ofrecen esta cirugía, y también sobre la proliferación en el mundo virtual de paquetes que contienen sangre falsa y píldoras que pueden insertarse en el área vaginal antes del acto sexual.

Uno de los casos de las mujeres que se ven obligadas a adoptar esta alternativa lo publica el diario británico The Times. Se trata de una joven marroquí de 26 años, estudiante en el Reino Unido. Se vio obligada a realizarse la cirugía después de haber recibido amenazas de muerte de su padre cuando beste descubrió que tenía un novio en secreto. 

Cuando regresó a casa, esta joven fue sometida a una práctica degradante conocida como test de virginidad, con el fin de comprobar el estado de su himen. El pasado mes de febrero, en 2019, la policía del sudeste de Inglaterra se vio involucrada en otro caso de una joven extranjera de 17 años que requirió información sobre el proceso. Les dijo que necesitaba "sangrar si se casaba". 

Este diario da cifras también sobre el precio de esta cirugía. Para ello narran el caso de otra joven estudiante de Londres que ahorró 1.500 libras días después de cumplir los 18. La adolescente, procedente de una familia de Arabia Saudí, fue forzada a casarse con un hombre mucho mayor que ella en un matrimonio forzoso de conveniencia. 

Como era de esperar, su suegra, tenía la expectativa de que sangrase en las sábanas en la primera noche de bodas.  La joven se sometió a la himenoplastia en una clínica de Londres, usando el dinero ahorrado para cubrir el coste. No tuvo elección. Ese es el precio aproximado de una operación. 

Qué es la himenoplastia

La himenoplastia es una cirugía reconstructiva íntima que permite a la mujer recuperar un himen intacto. Para la mayoría de nosotras hoy en día, el himen puede parecer insignificante, no obstante existen varios casos en los que juega un papel importante; especialmente en un contexto socio-cultural y religioso donde la mujer debe de llegar virgen al matrimonio

El regreso a esta condición virginal a través de la cirugía se está convirtiendo en un filón a seguir para muchos especialistas. Se trata de algo que está ocurriendo en otros países.

Esta técnica suele aplicarse en intervenciones que normalmente tienen que ver con causas culturales o religiosas. La mayoría de las mujeres que acuden a esta técnica suelen ser jóvenes musulmanas. La virginidad es un concepto importante en el Islam. 

Se trata de un negocio que, ya explotado en distintos países, todavía no parece que se haya potenciado en España. La creciente población inmigrante que profesan la religión musulmana serían un exponencial nicho de mercado. En otros países como Inglaterra, en el que el porcentaje de población originaria de países musulmanes es ciertamente elevada, este tipo de clínicas están proliferando y muchos médicos del Reino Unido están sacando un enorme beneficio.

Qué es la himenoplastia

La cirugía de reconstrucción del himen se llama himenoplastia. Es así como se conoce en la jerga médica. Se tarda alrededor de media hora en completar.

Se trata del tejido incompleto que cubre la apertura vaginal externa. Forma parte de la vulva, o genitales exteriores, y es similar en estructura a la vagina. Los efectos de las relaciones sexuales y el parto en el himen son variados.

Por lo general, quienes trato estos casos se enfrentan al dilema de que no quieren que las mujeres se sometan a procedimientos innecesarios, ni tampoco que continúen existiendo ciertos mitos y conductas de odio hacia las mujeres. 

Según un estudio de la Sociedad Holandesa de Obstetricia y Ginecología sobre las mujeres que buscan la reconstrucción del himen, el 12 por ciento de las encuestadas dijo que tenían miedo a los crímenes de honor y el 6 por ciento intentó suicidarse porque no eran vírgenes. También es importante señalar que una de cada tres mujeres no perdió su virginidad consensualmente, sino por violación o coerción. Se trataría, por tanto, de una operación para casos muy extremos.

Esta misma medida, la de reconstruirse el himen, es la que tomó la actriz y cantante Leticia Sabater precisamente el año pasado. Por unos 6.000 euros, Sabater se realizó esa operación: “En Miami es una operación que se hace muy a menudo. Como tenía que hacerme el tema de agrandarme un poquitín el 'chichi', me lo he hecho todo de golpe.A mis 48 años ya he decidido que no voy a ser madre. Como no voy a tener cargas económicas de este tipo, me dije a mí misma que había llegado el momento de darme un capricho", llegó a asegurar. 

Sin duda, se trata de un área en el que el negocio todavía está por explorar. Y en el que queda mucha concienciación que hacer. Y en la que es preciso extremar la precaución a la hora de encontrar estas técnicas por internet.