Existe alrededor de la virginidad femenina numerosísima desinformación que se va arrastrando desde hace siglos, otorgándole a esa condición, errónea e injustamente, el hecho de ser una cualidad positiva. Las mujeres que no se han conservado intactas y puras hasta el matrimonio han perdido durante siglos su valor social, provocado la deshonra familiar y han sido objeto de repudio y escarnio.

Noticias relacionadas

Dejando de lado viejos moralismos y absurdas creencias, encontramos que, a pesar de todo lo que hemos evolucionado y en plena Era de la información, todavía hay muchísimas personas que desconocen en qué consiste el concepto de virginidad tanto cultural como anatómicamente.

Uno de los mitos más recurrentes es el que señala que perder el virgo es doloroso y produce un abundante sangrado debido a la rotura del himen, un tejido membranoso considerado como el símbolo de la virginidad femenina. Pero en realidad no se trata de una barrera que impide el paso, tal y como muchas personas creen.

Se encuentra alrededor del orificio de entrada de la vagina y, con unos adecuados preliminares, se extiende gracias a su elasticidad, pudiendo convertir ese primer acto sexual en algo totalmente indoloro y, además, muy placentero.

Las prisas y la inexperiencia suelen ser las principales culpables cuando se produce sangrado al realizarse sin preparación ni lubricación alguna –lo que vulgarmente conocemos como ‘ir a saco’-. Esto provoca que, para la mayoría de las mujeres que han mantenido un primer encuentro sexual de este tipo, quede como un mal recuerdo.

A pesar de que la rotura del himen esté considerada como la pérdida de la pureza y virginidad y se haya asociado principalmente al hecho de haber mantenido una relación carnal con penetración, infinidad son las causas que pueden ocasionar que ese fino tejido membranoso se rompa o dé de sí: practicando deporte, durante una exploración ginecológica…

Pero, como dice el refrán, hecha la ley, hecha la trampa, y muchas han sido las mujeres, a lo largo de la Historia, que antes de contraer matrimonio y conocedoras de que su himen no se encontraba intacto, decidían acudir a un cirujano para que a través de una pequeña pero delicada y precisa operación se lo reconstruyera.

Esta intervención es conocida como ‘himenoplastia’ y al tratarse de volver a convertir a la paciente nuevamente en virgen, se le comenzó a llamar ‘virguería’, dando origen a un término ampliamente utilizado con el tiempo para hacer referencia a aquel trabajo bien hecho, de exquisita delicadeza.

Desflorar’ es otro de los anticuados términos asociados a la virginidad, en este caso a la pérdida de ésta. Su uso se remonta a hace decenas de siglos. Nuestros antepasados estaban convencidos de que la pureza de cualquier persona era como una flor y de ahí a asociar juventud con pureza y denominarlo comúnmente como estar en la flor de la vida.

El bulo del gran desvirgador

También cabe destacar que en estos tiempos en los que la información fluye a raudales a través de las redes sociales, muchos son quienes aprovechan para lanzar bulos y mitos alrededor de cualquier asunto con el fin de que sean ampliamente difundidos, causando desinformación entre muchos de los usuarios de internet.

Como ejemplo podemos señalar una publicación que acabó convirtiéndose en viral y que ha sido compartida por miles de internautas. Habla sobre la curiosa profesión de ‘desvirgador oficial’ en la isla de Guam (Océano Pacífico Occidental, situada en un archipiélago próximo a Filipinas).

Consistiría en un personaje que se dedicaba a recorrer la isla para ir desflorando a todas las vírgenes en edad casadera. Según la tradición, debían contraer matrimonio libres de su virgo o podrían ser repudiadas por el esposo en la noche de bodas.

Evidentemente se trata de una leyenda urbana. Pero otras informaciones son, desgraciadamente, más cercanas a la realidad: Eric Aniva, el "hombre hiena de Malawi", fue condenado en 2016 por ejercer de trabajador sexual ocultando que era seropositivo.

Sus víctimas eran mujeres adultas -se refirieron a un ritual llamado 'limpieza de viudas'- pero también fue acusado de abusar de más de 100 niñas en otra práctica, 'sacudir el polvo' de la niñez. Fue absuelto porque ninguna testificó.