Manuel Azaña, presidente de la República, se convirtió en protagonista involuntario del pasado debate de investidura. Fue citado, fuera de contexto o incluso de forma errónea, por Sánchez, Casado, Abascal y Arrimadas. Las opiniones del poliédrico Azaña de 1931 no tienen nada que ver con las de 1934, 1937 ó 1939. La situación de España cambió tanto en esos nueve años que resultaba imposible mantenerse firme en los mismos supuestos. Sus citas, dependiendo del momento, pueden servir para defender una cosa y la contraria, como ha quedado de manifiesto esta semana.

Noticias relacionadas

Azaña opinó sobre casi todo y dejó opiniones contundentes en sus Diarios, en sus discursos y hasta en su literatura (La velada de Benicarló). El recurso de los políticos actuales a sus siempre contundentes afirmaciones recuerda inevitablemente a una película que fue un taquillazo en la España de la transición. ¡Arriba Hazaña! cuenta la historia, alegórica, de los internos de un estricto colegio religioso al final de la dictadura, que se sublevan con este grito como lema. Los alumnos mezclan el “Arriba España”, saludo franquista, y el personaje emblemático de la rebelión democrática, aunque ni siquiera sepan escribir su nombre.

Dedicado a la clase política

Lo que nadie se atrevió en el Parlamento a citar son las opiniones de Azaña sobre la clase política. Fue muy crítico con los políticos y muy autocrítico consigo mismo. Así se refería a los dirigentes radicales de izquierda, aunque los epítetos puedan sonar como predestinadas a la clase política actual. Lo que Sánchez, Casado y Abascal ignoraban hace unos días es que Manuel Azaña, el presidente de la II República como Pedro Sánchez enfatizó, es que 80 años antes el líder republicano les había insultado anticipándose a la propia existencia de los tres.

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, durante su intervención en el debate de investidura.

● "Política tabernaria, incompetente, de amigachos, de codicia y botín, sin ninguna idea alta" / "Insufrible por su inepcia, injusticia, mezquindad o tontería". (Calificaciones en sus Diarios sobre la política en la República)

● "Obtusos", "loquinarios", "botarates", "gente impresionable, ligera, sentimental y de poca chaveta" / (Sobre los políticos radicales de izquierda en sus Diarios).

● "No me importa que un político no sepa hablar, lo que me preocupa es que no sepa de lo que habla". (Sin fuente)

● "La guerra está perdida; pero si por milagro la ganáramos, en el primer barco que saliera de España tendríamos que salir los republicanos, si nos dejaban". (Citado por Claudio Sánchez Albornoz, ministro de la República y presidente en el exilio, en una entrevista de 1976)

● "La posición de un hombre político se determina de esta manera: una tradición corregida por la razón". (Discurso en las Cortes el 27 de mayo de 1932)

Dedicado a Cataluña

La posición de Azaña sobre el llamado “problema catalán” es uno de los asuntos recurrentes de los políticos del presente. Ya en 2017, sirvió a Mariano Rajoy y a Pedro Sánchez para defender en las Cortes la unidad de España. Y, en el mismo pleno, le sirvió al portavoz de En Comù, Xavier Domènech, para defender lo contrario. Esta semana, Inés Arrimadas ha vuelto a citar al presidente de la República. La dirigente de Ciudadanos recordó su respuesta a la declaración de independencia de Companys: “Ha vivido no solamente en desobediencia, sino en franca rebelión e insubordinación”. Y la equiparó con la situación actual. Las siguientes citas muestran la evolución de Azaña con los años: Desde la encendida defensa del Estatuto en 1932 hasta hablar de la “rapacidad y cobardía” de los independentistas en 1937.

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, en su intervención en el Congreso este martes.

● "Antes comprendía el catalanismo. Ahora, además de comprenderlo, siento el catalanismo. Yo concibo, pues, a España con una Cataluña gobernada por las instituciones que quiera darse mediante la manifestación libre de su propia voluntad". (Discurso en las Cortes en mayo de 1932)

● "Si algún día dominara en Cataluña otra voluntad y resolviera ella remar sola en su navío, sería justo el permitirlo y nuestro deber consistiría en dejaros en paz, con el menor perjuicio posible para unos y otros, y desearos buena suerte". (Discurso en las Cortes en mayo de 1932).

● "Vendría a ser, sin duda, el pueblo catalán un personaje peregrinando por las rutas de la historia en busca de un Canaán que él solo se ha prometido a sí mismo y que nunca ha de encontrar". (Discurso en las Cortes en mayo de 1932).

● "Un instinto de rapacidad egoísta se ha sublevado, agarrando lo que tenía a mano (...) en el fondo, provincianismo fatuo, ignorancia, frivolidad de la mente española, sin excluir en algunos casos doblez, codicia, deslealtad, cobarde altanería delante del Estado inerme, inconsciencia, traición (...) Mientras dicen privadamente que las cuestiones catalanistas han pasado a segundo término, que ahora nadie piensa en exaltar el catalanismo, la Generalidad asalta servicios y secuestra funciones del Estado, encaminándose a una separación de hecho". (La velada de Benicarló, obra escrita en 1937 y publicada en 1939)

● "Llamo la atención del gobierno sobre los amigos oficiosos [En referencia a el País Vasco y Cataluña] que hacen gestiones diplomáticas en París y Londres, sembrando el desconcierto y rebajando la autoridad del gobierno. Hacen daño. Necesidad de terminar con eso. Desautorizarlo". (Anotación del 17 de noviembre de 1938 en sus Diarios)

Poco después de que Azaña se indignara por la usurpación de funciones del Estado por parte de País Vasco y Cataluña, el socialista Juan Negrín, presidente del consejo de Ministros, fue todavía más duro sobre los políticos catalanes y vascos:

● "Yo no he sido nunca lo que llaman españolista ni patriotero. Pero ante estas cosas, me indigno. Si esas gentes van a descuartizar a España, prefiero a Franco. Con Franco ya nos entenderíamos nosotros, o nuestros hijos, o quien fuere, pero estos hombres son inaguantables. Acabarán por dar la razón a Franco". (Palabras de Juan Negrín, recogidas por Manuel Azaña en sus Diarios)

Dedicado al patriotismo

El patriotismo fue precisamente el asunto elegido por Sánchez para citar a Azaña esta semana. El aún candidato a presidente acudió al discurso más parafraseado: Paz, piedad y perdón, pronunciado en Barcelona el 18 de julio de 1938. Eligió esta cita lírica: “Todos somos hijos del mismo sol y tributarios del mismo arroyo”. Y añadió otra de un discurso de 1932 sobre la apropiación del patriotismo. Esto es lo que pensaba Azaña:

Azaña en una de las cenas en los sótanos del Ministerio de Hacienda. Cedida

● "Cuando los españoles puedan emplear en cosa mejor este extraordinario caudal de energías (...) sustituirán la gloria siniestra y dolorosa de la guerra. Y entonces se comprobará, una vez más, lo que nunca debió ser desconocido por los que lo desconocieron: que todos somos hijos del mismo sol y tributarios del mismo río" (Último discurso de Azaña en suelo español, en 1938, conocido como el de las tres pes: "Paz, piedad y perdón")

● "Nadie tiene el derecho de monopolizar el patriotismo, y que nadie tiene el derecho, en una polémica, de decir que su solución es la mejor porque es la más patriótica; se necesita que, además de patriótica, sea acertada". (Discurso en las Cortes el 27 de mayo de 1932.)

● "El patriotismo no es un código de doctrina; el patriotismo es una disposición del ánimo que nos impulsa, como quien cumple un deber, a sacrificarnos en aras del bien común; pero ningún problema político tiene escrita su solución en el código del patriotismo. Delante de un problema político, grave o no grave, pueden ofrecerse dos o más soluciones, y el patriotismo podrá impulsar, y acuciar, y poner en tensión nuestra capacidad para saber cuál es la solución más acertada; pero una lo será; las demás, no; y aún puede ocurrir que todas sean erróneas". (Discurso en las Cortes el 27 de mayo de 1932)

Dedicado a la guerra

El estallido de la guerra provoca en Azaña una sensación de fracaso y una decepción del pueblo español y sus dirigentes, sensaciones que se van acentuando hasta la fase final de la contienda, cuando pedía "ahorrar más sacrificios". Creía que la guerra no era de unos contra otros, sino una guerra contra España entera, "incluso contra los propios fascistas".

Pablo Casado, interpelando a Pedro Sánchez desde la tribuna de oradores del Congreso.

Dedicado a la República y España

Abascal y Casado aludieron en el debate a otra cita, pero con versiones distintas y desncontextualizadas, sobre la posición de Azaña sobre España y la República. El presidente siempre ponía a España por encima de la República y, con frecuencia, se mostró crítico con el nuevo régimen.

Santiago Abascal, sostiene el libro 'Largo Caballero', durante su intervención en la Cámara Baja.

● "Os permito, tolero, admito, que no os importe la República, pero no que no os importe España. (…) ¡Qué no os importe la independencia de España! ¡Que podáis creer que es lícito seguir siendo neutrales cuando España está invadida y en peligro de que pase al dominio de un país extranjero! Eso no puede ser". (Declaración del 18 de julio de 1936, nada más conocer la sublevación militar).

● "No quiero ser presidente de una República de asesinos". (Tras las matanzas en la Cárcel Modelo de Madrid en agosto de 1936, según la citada entrevista de Claudio Sánchez Albornoz)

●”Garcés [trasunto de Azaña]- Admito, admiro y agradezco el alzamiento popular en defensa de la República. Pero usted no ignora que dentro de él han ocurrido abusos monstruosos. La crueldad, la venganza, hijas del miedo y de la cobardía, me avergüenzan.
Marón.- Mayores atrocidades cometen los rebeldes.
Garcés.- Lo sabemos. Nadie monopoliza la barbarie ni el desmán. Pero esto no es una compensación. Ellos son la negación de la ley; nosotros somos el Gobierno, la legitimidad, la República. Una conducta noble, sin otro rigor que el de la justicia, habría robustecido la autoridad de nuestra causa. (Díálogo de La velada de Benicarló, obra escrita en 1937)

● ·El Museo del Prado es lo más importante para España, más que la Monarquía y la República juntas". (Cita atribuida a Azaña en la película La hora de los Valientes de Antonio Mercero, 1998).

Dedicado a la religión

Cuando lleguen los anunciados debates sobre la enseñanza concertada y la eutanasia, es más que probable que los políticos vuelvan a recurrir a la más sobada cita de Azaña: "España ha dejado de ser católica”. Azaña siempre ha sido utilizado a favor y en contra de la religión. Incluso la propaganda franquista hizo circular el rumor de que el presidente de la República había pedido en su lecho de muerte que un sacerdote le diera la extremaunción. Esto es lo que pensaba sobre la Iglesia en los años 30.

Manuel Azaña y Juan Negrín, escoltados por Diego Martínez Barrio y Julio Álvarez del Vayo (con gafas), en Barcelona en 1938. BNE

● "Lo que da el ser religioso de un país, de un pueblo y de una sociedad no es la suma numérica de creencias o de creyentes, sino el esfuerzo creador de su mente, el rumbo que sigue su cultura". (Discurso en la Cortes constituyentes el 13 de octubre de 1931).

● "La premisa de este problema, hoy político, la formulo yo de esta manera: España ha dejado de ser católica; el problema político consiguiente es organizar el Estado en forma tal que quede adecuado a esta fase nueva e histórica el pueblo español". (Discurso en la Cortes constituyentes el 13 de octubre de 1931).

● "El auténtico problema religioso no puede exceder de los límites de la conciencia personal, porque es en la conciencia personal donde se formula y se responde la pregunta sobre el misterio de nuestro destino. Este es un problema político, de constitución del Estado, y es ahora precisamente cuando este problema pierde hasta las semejas de religión, de religiosidad". (Discurso en la Cortes constituyentes el 13 de octubre de 1931).

● "Nuestro Estado, a diferencia del Estado antiguo, que tomaba sobre sí la curatela de las conciencias y daba medios de impulsar a las almas, incluso contra su voluntad, por el camino de su salvación, excluye toda preocupación ultraterrena y todo cuidado de la fidelidad, y quita a la Iglesia aquel famoso brazo secular que tantos y tan grandes servicios le prestó". (Discurso en la Cortes constituyentes el 13 de octubre de 1931).

● "Todos los conventos de España no valen la vida de un republicano. Si sale la Guardia Civil, yo dimito". (Frase atribuida a Azaña por Miguel Maura, ministro de Gobernación en 1931).

Dedicado a los españoles

El presidente de la República se mostró muy crítico con el carácter del pueblo español, cainita y poco culto. Los ciudadanos del siglo XXI tienen poco que ver con los de hace casi una centuria. Sin embargo, esbozó algunas características que siguen achacándose hoy al español

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene desde la tribuna de oradores.

● “Si los españoles habláramos sólo y exclusivamente de lo que sabemos, se produciría un gran silencio que nos permitiría pensar”. (Sin fuente)

● “En España la mejor manera de guardar un secreto es escribir un libro.” (Sin fuente)

Dedicado a las generaciones futuras

El discurso de las tres des es probablemente el más citado de Azaña. Sin embargo, se suele olvidar el final, donde espera que la Guerra Civil sirva de lección a los españoles, tan dados a utilizar la contienda como arma arrojadiza.


● "Cuando la antorcha pase a otras manos, a otros hombres, a otras generaciones, que se acordarán, si alguna vez sienten que les hierve la sangre iracunda y otra vez el genio español vuelve a enfurecerse con la intolerancia y con el odio y con el apetito de destrucción, que piensen en los muertos y que escuchen su lección (…) Nos envían, con los destellos de su luz, tranquila y remota como la de una estrella, el mensaje de la patria eterna que dice a todos sus hijos: Paz, Piedad y Perdón". (Final del Discurso Paz, piedad y perdón, 1938)

Al leer las citas de Azaña conviene tener en cuenta, además de su contexto histórico, el mal carácter del presidente. El mismo se lo reconoció a Sánchez Albornoz. Le refirió que una vez una mujer pública le había mordido y "se había asustado por lo amargo de su sangre". Y Sánchez Albornoz concluye: “Era agrio todo él”.

El recurso de las prostitutas debía de ser frecuente en aquella España. También en la última sesión de investidura, Santiago Abascal hizo una referencia un tanto vaga al asunto citando las memorias de Francisco Largo Caballero. El líder de Vox equiparaba a Sánchez con los a los ex presidentes socialistas durante la Guerra Civil, Largo Caballero y Juan Negrín, que, según él, se gastaban en prostitutas el dinero del Banco de España entregado a Rusia.

Nadie reparó el pasado viernes en que se cumplían 140 años del nacimiento Azaña. Habrá que esperar, para conmemorar al influyente presidente, al próximo 3 de noviembre, 80 de su muerte en Montauban o, casi mejor, al próximo debate parlamentario.