Jozef Dudek, de dos años, murió en 2017 después de que una cajonera Malm -fabricada por Ikea- cayera sobre él. Ahora, el gigante sueco tendrá que indemnizar con 46 millones de dólares -poco más de 41 millones de euros- a su familia. Se trata del cuarto menor que fallece por este modelo de mobiliario, que la empresa sueca ha retirado ya del mercado. Los cajones del mueble, de unos 32 kilos de peso, cayeron sobre el pequeño Jozef, que murió asfixiado. Tristemente, se ha convertido en el protagonista del mayor acuerdo de muerte infantil por negligencia de la historia de Estados Unidos. 

Noticias relacionadas

"Si bien ningún acuerdo puede alterar los trágicos eventos que nos han traído hasta aquí, por el bien de la familia y de todos los involucrados agradecemos haber llegado a una solución", ha explicado una portavoz de Ikea. "Seguimos comprometidos con seguir trabajando en este importante problema de seguridad en el hogar", ha apostillado. En un comunicado, los padres del niño -Joleen y Craig Dudeek- han afirmado que se encuentran "devastados" por la pérdida de su hijo. Tampoco dan crédito de lo sucedido: "descubrimos demasiado tarde que la cómoda era inestable". Además, la familia destinará uno de los 46 millones de euros de indemnización a la protección de los niños frente a productos peligrosos en el hogar. 

El modelo Malm desapareció de Estados Unidos en el 2017, después de la muerte de tres niños y de varias advertencias a los padres. Todos ellos debían anclar el mueble a la pared debido a su poca estabilidad. "Nunca pensamos que un niño de tan solo dos años pudiera hacer que la cómoda volcara", han explicado los padres a la BBC. Camden Ellis, de dos años; Curren Collas, de dos también, y Ted McGee, de 23 meses, fallecieron después de que se les volcara encima la cómoda Malm. En diciembre del año pasado, la compañía aceptó pagar unos 50 millones de dólares a los familiares de los niños fallecidos. 

"Estamos contando nuestra historia porque no queremos que esto le pase a otra familia", han explicado los padres a través de un comunicado. Tras el accidente, el gigante sueco sacó del mercado millones de cómodas Malm en Estados Unidos por cuestiones de seguridad. Fue la mayor retirada que realizó la empresa en toda su historia. 

A través de la plataforma GoFundMe, la familia ha recaudado más de 11.000 dólares para que se haga justicia en la muerte de Baby Jozef. "Su risa contagiosa, su dulce cara y su espíritu aventurero nos trajo mucha alegría a nuestras vidas", apuntan en la plataforma sus familiares. "El 24 de mayo del 2017 perdimos a nuestro bebé en un trágico accidente; no hay palabras para describir el dolor que sentimos como padres", han aclarado.