Murcia

Los que conocen en las distancias cortas a Francisco Marcos Bañuls saben que una de las cosas de las que siempre alardea el CEO del Grupo Marcos es de sus orígenes oriolanos y ese sentimiento se ha convertido en algo tangible justo en el momento en el que más lo necesitaban sus paisanos tras sufrir los estragos de la DANA (depresión aislada en niveles altos). La ciudad de Orihuela fue una de las más devastadas por las lluvias torrenciales de la DANA que el pasado septiembre sacudieron el levante español y el empresario de la automoción se convirtió en uno de los grandes damnificados porque el agua engulló 1.200 vehículos de su propiedad que estaban estacionados en una campa. En medio de esta desgracia empresarial de proporciones bíblicas, Bañuls no se olvidó de sus raíces, miró el panorama desolador que había a su alrededor y puso en marcha la mayor campaña solidaria que ha realizado el Grupo Marcos en sus cincuenta años de historia: compró electrodomésticos de primera necesidad para 102 familias, juegos educativos y material escolar para dos colegios y regaló una furgoneta a la Asociación de Personas con Diversidad Funcional (Adis) de la Vega Baja.

Noticias relacionadas

Francisco Marcos Bañuls denominó este proyecto solidario como ‘Grupo Marcos Comprometidos’ y movilizó a un equipo de empleados, entre los que se encontraban su secretaria personal, Mariola Ortuño, y la directora de Marketing, Paloma Carbajosa, a los que encomendó la tarea de ponerse en contacto con los distintos alcaldes pedáneos del término municipal de Orihuela. El objetivo era coordinar la confección de un listado de damnificados por las lluvias con pocos recursos económicos. En la relación de beneficiarios se incluyó a muchas personas mayores que no podían creer que no existiese una influencia divina en la conducta de este empresario que comenzó a rascarse el bolsillo sin pestañear después de haber perdido la friolera de 28 millones de euros en vehículos. De manera que algunos vecinos del lugar rebautizaron esta iniciativa de una forma más campechana: “El ‘milagrico’ de Paco”.

En la iglesia comulgan con esta idea. La mejor prueba de ello se vivió el pasado domingo en la Ermita de la Fuensanta, en la pedanía oriolana de la Media Legua, donde se aprovechó la homilía que se celebraba en recuerdo de Antonio Marcos, el abuelo del CEO del Grupo Marcos, para agradecerle públicamente su gesto altruista de donar electrodomésticos al centro social de este núcleo rural y a varios vecinos perjudicados por la DANA. Las muestras de agradecimiento al magnate de la automoción se repetirán próximamente en El Escorratel, tal y como avanza su alcaldesa pedánea, Elisa Chumillas: “Paco ha hecho un ‘milagrico’ y por eso en la Romería del Sagrado Corazón de Jesús que se celebrará en el mes de junio le entregaremos una placa porque no hay palabras para darle las gracias”.

Elisa sabe perfectamente de lo que habla porque las lluvias del 12 de septiembre dejaron incomunicados a los vecinos de El Escorratel y la alcaldesa pedánea se pasó dos días subida en un tractor ayudando a llevarles comida a sus casas. “La empresa de Paco había perdido muchísimo con la DANA porque se le inundaron los coches y que de repente te llamen para decirte que van a colaborar ayudando a los vecinos es algo que te emociona”, recuerda la alcaldesa pedánea sobre la llamada que recibió del Grupo Marcos para que les facilitase una relación de familias arruinadas por la DANA. Los empleados del holding empresarial de la automoción descolgaron una y otra vez el teléfono para confeccionar el listado de personas a las que aportarían su granito de arena para recuperar la normalidad en sus viviendas regalándoles frigoríficos, lavadoras, lavavajillas, hornos, tostadoras, microondas, encimeras…

"Había gente que tenía que ir cada día al supermercado a comprar porque no tenían ni donde guardar la comida y para mucha gente mayor ha sido un milagro que Paco les regalase electrodomésticos de primera necesidad”. Una de las beneficiarias de esta iniciativa solidaria fue Carmen Sáez que presenció con impotencia cómo la furia del agua se llevó por delante hasta la última de sus pertenencias: “Lo perdí todo porque en mi casa el agua alcanzó un metro de altura”. Esta mujer, de 66 años, su marido, José, de 69 años, y su hijo, Pepe, de 48 años, tuvieron que refugiarse en la primera planta de su vivienda para protegerse de la gota fría. “No podíamos ni cerrar la puerta de entrada a la casa por la fuerza con la que se metía el agua que bajaba por la carretera de Callosa de Segura”, precisa Carmen mostrándose traumatizada al rememorar la difícil situación que vivió. En cuanto cesó la lluvia comenzó la tragedia para esta familia que solo cuenta con una pensión mensual de 700 euros, más la ayuda por la dependencia de su hijo, enfermo crónico, que desde hace más de dos décadas está obligado a acudir a diálisis. “Se habían roto hasta nuestros dos coches”.

Carmen estaba hundida cuando recibió una inquietante llamada de Elisa Chumillas, la alcaldesa pedánea de El Escorratel. “Me dijo que el 20 de septiembre iba a recibir una visita en mi casa”. Ese día se plantaron en su vivienda empleados del Grupo Marcos para entregarle un frigorífico, una lavadora y un horno. Un pequeño gesto que fue un mundo para ella en el infierno de lodo en el que se había convertido su casa. “No sabía que me iban a regalar los electrodomésticos; para mí fue como un milagro recibir esa ayuda y me emocioné mucho porque en ese momento no tenía nada”. Esta mujer no exagera en su apreciación porque su reacción al recibir los enseres, llevándose las manos a la cabeza y rompiendo a llorar mientras se abrazaba a la pedánea, quedó reflejada en una de las cinco microhistorias filmadas en el proyecto ‘Grupo Marcos Comprometidos’.

Adis quería un donativo y recibió una furgoneta

El holding de automoción volcó esos vídeos en Youtube para dejar constancia gráfica de que Francisco Marcos Bañuls ayudó a sus paisanos de Orihuela perjudicados por la DANA, cumpliendo con el anuncio que realizó en una entrevista concedida a EL ESPAÑOL justo una semana después de que las lluvias convirtiesen en siniestro 1.200 de sus turismos, furgonetas, todoterreno... El reparto solidario se prolongó durante los meses de septiembre y octubre hasta llegar a 102 familias. Todas ellas residían en pedanías oriolanas donde la crecida del río Segura causó graves daños y en algunos casos no tenían contratada una póliza que respondiera a las pérdidas de objetos personales que habían sufrido en sus casas. El proyecto del Grupo Marcos también ayudó a los alumnos de Educación Infantil de los colegios Villar Palasí y Fernando de Loaces de Orihuela, a los que entregó juegos de contenido didáctico y material escolar porque varias aulas de estos centros se vieron dañadas por el agua.

Mariola Ortuño, secretaria personal del CEO del Grupo Marcos, y la directora de Marketing, Paloma Carbajosa, entregando juegos educativos y material escolar a un colegio de Orihuela cuyas aulas se vieron afectadas por la DANA.

El operativo solidario se iba a dar por finiquitado en noviembre, pero la compañía recibió un correo electrónico de la Asociación de Personas con Diversidad Funcional (ADIS) de la Vega Baja en el que le solicitaban un donativo para comprar una furgoneta. En el mail, Adis detallaba que necesitaban recaudar 24.000 euros para reemplazar el vehículo que empleaban los participantes en su programa de empleo porque quedó anegado en Bigastro por culpa de las lluvias torrenciales del 12-S. “La furgoneta nos la había cedido el Ayuntamiento de Orihuela y no podíamos reclamar nada al Consorcio de Compensación de Seguros”, recuerda a este diario Lourdes Pérez, presidenta de Adis.

“Tras la DANA solo contábamos con dos vehículos, de nueve plazas cada uno, para desplazar a 33 alumnos, y eso nos obligó durante dos meses a modificar los horarios de recogida de los participantes en nuestros cinco programas formativos provocando una situación un poco caótica para las familias”. De hecho, la carencia de esa furgoneta obligó a algunos usuarios a levantarse a las cinco de la madrugada porque esta asociación tiene que recoger a personas con diversidad funcional a lo largo de varias poblaciones de la Vega Baja alicantina: San Miguel de Salinas, Redován, Cox, Rafal

Este colectivo no recibió ningún donativo económico del Grupo Marcos porque directamente les convocaron en las oficinas centrales que la empresa tiene en Orihuela, el 15 de noviembre, para entregarles las llaves de una Peugeot Boxer para el Centro Especial de Empleo que Adis tiene en Benejúzar. “Nos llamó Paco Marcos y nos llevamos una sorpresa porque pensábamos que nos iba a dar algo de dinero, pero nos regaló una furgoneta y nos ahorramos 24.000 euros”, se emociona al narrarlo Lourdes Pérez porque ese vehículo les permite cubrir los desplazamientos de los usuarios a sus puestos de trabajo en diferentes puntos de la Vega Baja.

El niño que jugaba con ‘El Jabonero’

A Francisco Marcos Bañuls estar al frente del segundo holding de automoción que más vende en la provincia alicantina, con 1.200 empleados bajo sus órdenes en concesionarios y talleres de Alicante y Murcia, no le ha hecho olvidar los orígenes de aquel niño que antaño correteaba y jugaba con su abuelo, Antonio Marcos, en la pedanía oriolana de la Media Legua. “A mi abuelo le conocían cariñosamente como El Jabonero”, recuerda con nostalgia el empresario, de 48 años. La Media Legua fue uno de los núcleos rurales a los que envió ayuda tras la DANA y este domingo el magnate del mundo del motor se desplazó al pueblo de su abuelo para asistir en la Ermita de la Fuensanta a una misa en su recuerdo, antes de compartir con los vecinos algo tan sencillo como un desayuno en el centro social. “Las tostadas las prepararon con el tostador que doné para estas instalaciones, junto a un microondas”.

Estado en el que quedaron los 1.200 vehículos de la campa de Orihuela que quedó anegada por las lluvias torrenciales de la DANA en septiembre.

En el término municipal de Orihuela se corrió la voz del proyecto 'Grupo Marcos Comprometidos’ y Bañuls cuenta con humor a este diario que recibió peticiones de todo tipo: “Alguna persona me pidió que le regalase un coche”. No estaba la situación para eso porque las lluvias torrenciales inundaron la campa de su compañía y acabaron varados a la deriva sobre un mar de lodo 1.200 vehículos nuevos, de ocasión y de cortesía. Francisco Marcos Bañuls admite que aún no han terminado los trámites con el Consorcio de Seguros: “Tenemos algún problema, pero entra dentro de la normalidad en la tramitación de un siniestro de esta categoría”. Dos meses y medio después del terrible temporal la compañía todavía no ha terminado de retirar los coches destrozados y se ha visto obligada a alquilar una nave para suplir los usos de la campa anegada. “A ver si para Navidad lo tenemos todo arreglado, pasamos página y retomamos la normalidad”, subraya con optimismo el CEO que está al frente de un conglomerado de 46 concesionarios distribuidos entre Alicante y Murcia que comercializan ocho marcas de automoción.

-El Grupo Marcos sufrió el mayor varapalo que la DANA causó al sector de la automoción en toda la Comunidad Valenciana tras perder vehículos valorados en el mercado entre 24 y 28 millones de euros. ¿En medio de una situación empresarial tan complicada qué le empujó a promover un proyecto solidario?

-En la vida hay momentos para todo y este era uno para ayudar. He hecho lo que me dictaba el corazón. Decidimos entrar directamente al corazón del problema poniéndonos en contacto con los alcaldes pedáneos y nos mandaron un listado de más de cien vecinos de El Escorratel, la Media Legua, Molins… Nuestra prioridad y nuestro foco de atención fueron las personas mayores, con pensiones pequeñas, y familias con pocos recursos económicos. También hablamos con las directoras de dos colegios para conocer sus necesidades de material.

-¿Cuánto dinero se ha gastado ayudando a los damnificados por la DANA?

-A veces hemos colaborado con otras causas solidarias, pero es la primera vez que hacemos un proyecto de esta magnitud y espero que sea la última. No hay que alardear de lo que uno hace bien. Esto lo he hecho de forma desinteresada sin buscar el beneficio en la imagen empresarial del Grupo Marcos. Lo mío solo ha sido una gota en medio del océano porque lo que hace falta ahora es que lleguen las ayudas que han prometido las distintas administraciones a los afectados y que se arreglen las infraestructuras para que en esto no se vuelva a repetir.

Bañuls no quiere ofrecer cifras económicas, pero apunta a EL ESPAÑOL que todo el dinero invertido en esta iniciativa ha beneficiado al comercio local: “Decidimos hacer todas las compras en Orihuela”. En enero de 2020 el Grupo Marcos celebrará su cincuenta aniversario tras superar la situación más complicada de su historia desde que esta empresa fue fundada en la ciudad oriolana, por Francisco Marcos Ferrer, y comenzó a comercializar camiones, tractores y coches de la casa Ebro. “Vamos a diseñar un logotipo especial para el aniversario y organizar diversos actos, entre ellos algunos para involucrar al personal de la empresa para que interiorice la importancia de estar trabajando en una compañía con medio siglo de historia”. Esta efeméride no ha pasado desapercibida para la Cámara de Comercio de Orihuela que este jueves entregó al Grupo Marcos el premio a la Empresa Global.

-Usted no aparece en ninguno de los vídeos de las microhistorias en las que personal de su compañía entrega electrodomésticos a los vecinos. ¿Por qué motivo?

-No fui porque soy una persona de lágrima fácil y me daba mucha pena ver la situación de las casas de esas familias. Solo he actuado conforme me ha dictado el corazón, yo no quería tener ningún protagonismo en todo esto.