Almería

De la camiseta con la cara de Gabriel a una americana. Ana Julia Quezada, la autora confesa del asesinato del pequeño Gabriel Cruz, ha llegado este lunes a la Audiencia Provincial de Almería con una imagen más dulcificada que la que ofreció el año pasado, mientras tenían lugar las batidas para encontrar al niño de ocho años.

Este lunes arranca en el juzgado de Almería la causa contra ella. Visiblemente más delgada que cuando aparecía en televisión, Ana Julia ha optado por ofrecer una imagen muy distinta a la que se había visto hasta entonces, seguramente aconsejada por su abogado. La mujer se ha alisado el pelo, ya no tiene los rizos que llevaba antes, y ha acudido vestida con una blusa blanca y una americana. Con ello da una imagen de formalidad, como si no llevara más de 500 días en prisión, y nada que ver con aquellos días cuando se la veía en ropa deportiva buscar al Gabriel que ella misma había matado.

Su entrada en los juzgados se ha producido minutos antes de las 9:00 de la mañana de este lunes. Lo ha hecho por un lateral, en un furgón de la Policía Nacional y ha pasado relativamente desapercibida. La expectación de periodistas y público que quiere asistir al juicio se ha concentrado a las puertas de la Audiencia Provincial, por lo que solo algunos medios han podido ver su entrada.

Así, la autora confesa se ha logrado ahorrar un mal trago. Nadie la ha increpado, no ha habido gritos y ha entrado rápido, con un ambiente indiferente, sin siquiera taparse la cara. Ana Julia será la primera en declarar en el juicio y está estimado que su intervención comience en torno a las 11:30 de la mañana.

Antes de ello hay que esperar a que se conforme el jurado popular, que será formado por nueve personas y dos suplentes. El juicio, uno de los más esperados del año debido a lo mediático del caso, durará durante dos semanas. La condena a la que se tendrá que enfrentar oscilará entre los tres años de prisión que pide la defensa y la prisión permanente revisable que pide la acusación. Todo dependerá del grado de premeditación que el jurado considere que tuvo en el momento en el que acabó con la vida del joven Gabriel Cruz, el pasado 27 de febrero de 2018.

Carlos Barba EFE