Mindfulness, para ser exactos. La 'conciencia plena' o 'atención plena' es un tipo de meditación del que no hay una definición exacta. Es algo así como dedicar plena atención a los actos que cometemos. Se utiliza en determinados ámbitos laborales para combatir el estrés y la ansiedad, aunque sin estar demostrada su efectividad. Para muchos, se trata de una pseudoterapia.

Noticias relacionadas

Por ello, sorprende lo que ha desvelado este miércoles la Cadena SER: desde el año 2016, el Gobierno ha destinado 167.000 euros en cursos de mindfunless para sus funcionarios.

El portal de transparencia ha publicado 43 contratos de 11 ministerios diferentes, adjudicados entre abril de 2016 y junio de 2019. Estos cursos se impartían tanto de forma presencial como vía online. El coste de algunos alcanzaba los 14.990 euros.

Incluso en Sanidad

Más llamativa aun es la contratación que realizó el propio Ministerio de Sanidad el pasado mes de junio: un taller de mindfunless a cambio de 800 euros.

Este ministerio, encargado de combatir las falsas terapias, presentó a finales de marzo junto con el Ministerio de Ciencia una campaña que llevaba por eslogan #coNprueba. Tenía como objetivo concienciar a la ciudadanía de la necesidad de recurrir solo a terapias con evidencias de mejoras contrastadas para la salud.

En esa misma campaña listaron 73 pseudociencias, entre las que no figuraba el mindfunless (tampoco se recoge entre las técnicas eficaces), pero sí aparecía la meditación, técnica de la que deriva la atención o consciencia plena.

La reconocida revista científica Nature publicó en febrero de 2018 un estudio en el que sus responsables cuestionaban su eficacia y aseguraban que sus efectos tendrían los mismos beneficios que ver documentales en televisión.

Cuestionados por estas partidas, el Ministerio de Hacienda ha explicado a través de un portavoz que estos cursos suponen una proporción mínima del gasto general en formación para funcionarios, "unas décimas", y que se enmarcan dentro de la prevención en riesgos laborales.

El de Sanidad, por su parte, ha anunciado mediante el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria que ha dado orden para que no se vuelvan a realizar.