Una mujer murió este pasado viernes al ser arrojada por su hijo desde el balcón del piso familiar en un céntrico barrio de Pamplona (Navarra). Alicia Zubiri Elizalde tenía 72 años. Tanto ella como su familia eran conocidas en este barrio de la ciudad. Durante muchos años gestionó junto a su marido la autoescuela Mariezcurrena, que se encuentra a pocos metros del portal en el que tuvieron lugar los hechos.

Noticias relacionadas

Su hijo, Sergio García Zubiri, tenía 46 años, y todo apunta a que el joven sufrió un brote psicótico. Se encuentra bajo custodia policial en el Complejo Hospitalario de Navarra, concretamente en la unidad de Psiquiatría, según fuentes de la Policía Municipal de Pamplona.

La autoescuela gestionada por Alicia y su marido era una de las más antiguas de Pamplona. Fue una de las primeras que se fundaron en la ciudad, concretamente, según se indica en su página web, en el año 1972. "Desde el inicio nos hemos dedicado a la enseñanza de la conducción, siendo el objetivo primordial conseguir la satisfacción de cada uno de nuestros alumnos".

El negocio comenzó su andadura a principios de los 70 en la zona del Segundo Ensanche, en la calle Bergamín. Doce años después, a mediados de los años 80, se trasladaron a la zona de Iturrama. Se convirtieron en la primera autoescuela del barrio. Y a día de hoy quizás sea la más importante y una de las más demandadas. Por 

Hay decenas de negocios similares en la zona. Es el lugar habitual en el que se instalan los universitarios que llegan a estudiar a Pamplona, y por eso aquí este tipo de empresas crecieron como la espuma en los años posteriores a que ellos se instalasen allí primero. Durante el curso escolar, los alumnos acuden a esta y otras autoescuelas a prepararse para obtener el carné de conducir. Alicia fue, sin duda, pionera en la ciudad. 

Era una empresa familiar. La gestionó durante toda su vida junto a su marido Jesús. Alicia estaba ya jubilada. Su marido falleció años atrás. Tenían un hijo -el detenido- y dos hijas, una de las cuales continuó gestionando el negocio una vez que sus padres se retiraron a descansar tras una vida entera dedicada al sector. La joven continuó la estirpe familiar y es ya ahora la principal profesora de la academia. En la que los alumnos confían por completo.

Los hechos

Agentes de la Policía Nacional frente al inmueble donde ocurrieron los hechos. Jesús Diges Efe

La tragedia ocurrió en la tarde de este viernes, en torno a las cinco menos cuarto de la tarde. El barrio de Iturrama es una de las áreas más importantes de la ciudad, donde establecen su residencia la mayor parte de los universitarios que estudian en Pamplona. Y la calle Fuente del Hierro es una de sus principales arterias. Desde la alameda se podían escuchar los gritos de una discusión procedente del cuarto piso del inmueble, del número 25 de la calle. 

Era Alicia. La mujer pedía auxilio y socorro e imploraba desde la ventana que alguien llamase a la Policía. A ninguno de los testigos le dio tiempo a reaccionar. A los pocos minutos, Sergio empujaba a su madre barandilla abajo, arrojándola al vacío. La mujer falleció en el acto. 

Ambos vivían en aquel piso, que no era otro que el domicilio familiar donde Alicia le había criado tanto a él como a sus otras dos hijas. Cuando llegaron los agentes de la Policía Municipal de Pamplona y los agentes de la Policía Nacional detuvieron al hombre en el acto tras el parricidio. 

Nadie pudo salvarla del impacto de la caída. Ni siquiera la ambulancia que pronto alcanzó las inmediaciones del lugar de los hechos. Alicia había fallecido al instante tras la caída. 

El joven será puesto este domingo a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de Pamplona.