Callum Crickson, un joven británico, ha acusado a los camareros de Stereo, una de las discotecas más conocidas de Magaluf (Mallorca), de darle una paliza después de que a un amigo suyo se le cayera accidentalmente una copa de cristal al suelo.

Noticias relacionadas

En sus redes sociales, el británico se ha despachado a gusto con el tratamiento dado por del conocido local: “Magaluf no muestra sus verdaderos colores (…) He sido atacado por tres camareros que me han hecho varios cortes profundos y me han roto la nariz. Todo se debe a que se me cayó un vaso y se rompió. Traté de alejarme y recibí un golpe por detrás, me patearon mientras estaba en el suelo y me hicieron cortes en el brazo”, denuncia en un post en una publicación de Facebook.

Todo esto le ha llevado a Callum a pasar unas vacaciones desagradables en Palma de Mallorca: ha tenido que ir al hospital todos los días. Su madre ha denunciado que la situación y la paliza han llevado al joven a sufrir un gran “estrés emocional”. Además, ha explicado que no es algo nuevo para él, que lo sucedido en Magaluf le retrotrae a sus peores recuerdos: “Cuando tenía 15 años ya fue atacado con un cuchillo y no le gustan los problemas”, ha explicado, según cuenta Última Hora.

El responsable del local, tras recibir la queja, ha reconocido que eso ocurrió dentro de su local, que ya ha despedido a los tres camareros que le propinaron la paliza al joven británico y ha pedido disculpas.