Desde su llegada a las ciudades, el patinete eléctrico se ha convertido en uno de los medios de transporte más utilizados. Pero también en uno de los más conflictivos. Según un reciente estudio de la Fundación Línea Directa, el 72% de la población española considera que son "un riesgo para la seguridad vial". Por ello, más allá de la normativa en la que trabaja la Dirección de Tráfico para regular el uso del patinete, podría estar contemplando la idea de exigir a sus usuarios un carnet de conducir.

Noticias relacionadas

El objetivo sería en cualquier caso evitar accidentes de tráfico, tanto los provocados por conductores de patinete como los sufridos por ellos. Tal y como reflejan los datos de la Fiscalía de Seguridad Vial, en 2018 hubo 273 accidentes con Vehículos de Movilidad Personal, con 5 víctimas mortales.

A día de hoy, no existe una legislación que abarque a todo el territorio, aunque cada vez son más los municipios que desarrollan sus propias regulaciones para el uso y disfrute del patinete. Sobre todo, encaminadas a regular su velocidad máxima (a 25 km/h) y prohibiendo que circulen por las aceras. Este sería el camino en el que trabaja la DGT para ampliar la norma a todo el territorio.

Sin embargo, todo parece indicar que la pretensión de Pere Navarro, Director General de la DGT, sería implementar un carnet de conducir para patinetes, en el que también se incluirían bicicletas y otros vehículos de movilidad personal (VPM). En él, incorporarían "todas las prohibiciones inherentes a la conducción de un vehículo".

Las bicicletas, por su parte, están involucradas en el 7,5 % de los accidentes de tráfico en España (7.673 en total), según los últimos datos ofrecidos de la Dirección General de Tráfico. De entre todas las víctimas, 58 ciclistas perdieron la vida en el año 2018. 

El ejemplo de Israel

¿Cómo sería este carnet, en el caso de que se acabase implantando? Por el momento, nadie se ha pronunciado, pero la DGT sí tiene un modelo en el que fijarse. El pasado 27 de mayo, la revista de la DGT Tráfico y Seguridad Vial publicó un artículo titulado "Carné para conducir bicis y patinetes eléctricos". En él, recopilaron las características del carnet que ya existe en Israel, denominado A3.

Desde enero de 2019, los jóvenes israelíes pueden obtener este permiso a partir de los 15 años y medio. La prueba para obtener este carnet consta de un solo examen teórico de 30 preguntas, "sobre leyes de tráfico, seguridad vial de estos vehículos eléctricos y derechos de los peatones".

Adicionalmente, también se recogieron algunas de las obligaciones a las que los conductores de patinetes eléctricos están sujetos en Israel (como la de llevar casco y chaleco reflectante durante las horas de menos luz) y las sanciones a las que se enfrentan en caso de incumplimiento (260 dólares por no usar casco o perder la licencia si rebasa la velocidad máxima permitida).

Además se penalizan infracciones como llevar pasajero, conducir ebrio, usar el teléfono móvil o atravesar un semáforo en rojo.