Casi indetectable a ras de suelo, el Pegasus ya tiene a su primera gran víctima. Un conductor de 33 años ha sido interceptado en Valencia circulando a 223 kilómetros por hora. Iba drogado y conduciendo de forma peligrosa.

Noticias relacionadas

Ocurrió el pasado 30 de junio alrededor de las 13.40 horas en el kilómetro 599 de la AP-7, sentido Barcelona. A la altura de Gandía. Tras ser detectado por la cámara del Pegasus, los agentes siguieron al vehículo de lujo desde las alturas y pusieron al corriente de inmediato a la Guardia Civil, quien procedió a su detención.

Al detener al vehículo, le sometieron al control de drogas y de alcoholemia, dando positivo en estupefacientes. Y a pesar del enorme despliegue que ha realizado la DGT para prevenir accidentes en su Operación Salida de verano, parece que hay algunos que nose han enterado. Por ello, han difundido el vídeo captado por el helicóptero Pegasus.

"Guardias civiles de la Agrupación de Tráfico detienen en Gandía Valencia al conductor de un vehículo de alta gama detectado por el Pegasus cuando circulaba a más de 220 km/h bajo los efectos de las drogas", explicaba la benemérita a través de sus redes sociales.

12 Pegasus en España

Desde el pasado viernes, 12 Pegasus vigilan de forma intensiva las carreteras españolas, y lo seguirán haciendo hasta que concluya la campaña de verano el próximo 1 de septiembre. Vuela a 300 metros de altura y su cámara es capaz de leer matrículas y recoger velocidades a un kilómetro de distancia. Es casi indetectable desde el asiento de un coche. Por ello, se ha convertido en la herramienta más temida por los conductores temerarios.