La Policía Nacional ha puesto en alerta a todos los efectivos en el aeropuerto de Palma y los puertos de Mallorca para arrestar y tomar declaración al hijo de 16 años de Gloria Francisca Zavala, a punto de cumplir 54 años, la mujer hallada muerta este miércoles en el interior de un arcón en el garaje de una vivienda del Arenal, envuelta en plásticos y con cinta americana. La principal hipótesis es que podría haber asesinado a su madre y que estaría intentando salir de la isla para no ser detenido.

Noticias relacionadas

No es el único sospechoso. Su novia, también desaparecida -según han denunciado sus propios padres-, también está siendo buscada para declarar. Al parecer, según los vecinos, no se llevaba muy bien con Gloria. Ambos podrían estar juntos. Dentro de la isla... O fuera. 

En concreto, los agentes también contemplan la posibilidad de que el chico -quizás con su novia- cogiera un avión entre el lunes y el martes con destino a Menorca o Ibiza. Han pedido al aeropuerto y las aerolíneas que les dejen registrar uno a uno todos los vuelos –y, sobre todo, quiénes eran sus pasajeros–, durante los dos días previos al descubrimiento de la tragedia.  

Gloria Zavala, encontrada muerta envuelta en plásticos.

Aunque la autopsia todavía no ha permitido llegar a ninguna conclusión sobre la muerte de la ecuatoriana, los agentes no están del todo seguros de que haya sido el menor el asesino de Gloria Francisca Zavala. Los investigadores también buscan a la novia del hijo, que, al parecer, tenía muy mala relación con su suegra. 

Muerte con muchas incógnitas

El cadáver fue encontrado por un inquilino que subalquilaba una habitación donde vivían la mujer y su hijo. Él, al llegar a la vivienda el martes por la noche, empezó a oler un hedor que procedía del garaje. Entró y encontró dentro del arcón el cuerpo de la mujer. 

El hijo, aunque no se encontraba allí, había sido el que había denunciando la desaparición de Gloria Francisca. Acudió junto a su madrina, que explicó que la mujer, a pesar de que siempre había sido puntual y muy responsable con su trabajo, llevaba desde el lunes sin acudir. Y el menor, siguiendo las declaraciones, explicó que su madre salió de casa el domingo para ir a la casa del Molinar, la de “un tal Luis”, y que no regresó nunca más. 

Es la última vez que se vio al hijo de Gloria. Declaró y desapareció sin dejar rastro. Desde entonces, nadie lo ha visto mientras se intensifica la búsqueda. Ahora, los agentes lo buscan para esclarecer qué ocurrió y cuál pudo ser su coartada para dejar a su madre envuelta en dos bolsas de plástico atadas con cinta americana negra. El cadáver no tenía señales de violencia y se investiga si pudo ser asfixiada. El candado del garaje donde fue encontrada se encontraba puesto, por lo que alguien habría echado el cierre y habría huido.