Está en coma inducido. La niña de 4 años que ingresó en la UCI del Hospital Miguel Servet de Zaragoza a causa de una paliza recibida en su propia casa, permanece en cuidados intensivos desde el pasado sábado 27 de abril. Su evolución es lenta y las lesiones que le habían provocado los golpes indican que la niña podría sufrir secuelas irreversibles, según ha podido saber EL ESPAÑOL de fuentes próximas a la clínica. 

Noticias relacionadas

Más de 15 días en cuidados intensivos es lo que está pagando la niña S.Y.L por llorar. Así lo confirmó el agresor y la madre de la cría. Ambos están presos en el penal aragonés de Zuera. Él por ser el autor material de la paliza que la mandó a la UCI. Ella, Elena Yebra, por consentir este tipo de agresiones. Constantin Mircea, el causante de las lesiones, confesó ser el autor de los golpes que casi matan a la niña. A pesar de eso, tanto él como la madre de la niña sostuvieron como primera versión que S., de 4 años de edad, se había caído por las escaleras. 

Le pegó por llorar

Los investigadores vieron incompatibilidades entre esa versión y las lesiones registradas. Finalmente, Constantin acabó confesando la verdad: al parecer, era medianoche y la niña estaba llorando. Los llantos de la cría no le dejaban dormir, por lo que se levantó y la emprendió a patadas contra la cría. Fue, creen los investigadores, una patada, la que le provocó el más grave de los traumatismos craneoencefálicos que sufre la pequeña. Él, de 30 años y nacionalidad rumana, novio de Elena y residente de forma esporádica en la calle José Zamoray (lugar en el que sucedieron los hechos) hizo constar en su declaración que “”ese día se me fue la mano”.

Cabe recordar que Elena Yebra, la madre de la niña maltratada, ya tiene antecedentes negativos en materia del cuidado de sus hijos. Es madre de otros dos varones mayores cuya custodia le fue retirada hace 9 años. La pequeña S. era la única de sus hijas que permanecía a su cuidado. Incomprensiblemente, desde Servicios Sociales del Gobierno de Aragón no vieron peligro en este caso y no le retiraron también la custodia de la niña pequeña. El sábado 27, día del ingreso de la niña en el hospital, los facultativos detectaron heridas en el tórax anteriores a la paliza de ese día, lo que da a entender que los malos tratos eran constantes.

Serios daños cerebrales

S. Y.L. ingresó en el Hospital Materno Infantil Miguel Servet de Zaragoza el sábado por la noche, inconsciente y en estado muy grave. Había sufrido una golpiza que le había provocado serios daños cerebrales. Las primeras informaciones no eran optimistas y hablaban de que la niña estaba abocada en pocas horas a la muerte cerebral, a causa de la violencia de los impactos recibidos. Sin embargo, el equipo médico del hospital realizó una gran labor y consiguió salvar la vida de la niña. S. evoluciona de forma favorable, pero muy lentamente. El equipo médico desconoce, a día de hoy, cuáles van a ser la secuelas de la pequeña, pero están bastante seguros de que le van a quedar consecuencias permanentes.

Por otra parte, EL HERALDO ha publicado que Elena, la madre de la niña, había solicitado al juez la libertad provisional y poder ejercer de acusación particular contra Constantin, su pareja y autor material de la paliza. La juez ha denegado ambas. El abogado de la encausada, Isidro Villanova, recurrió el auto de prisión para intentar que la titular del Juzgado de Instrucción 2 la dejara en libertad. Sin embargo, Soledad Alejandre entiende que la gravedad de las lesiones y el hecho de que la mujer tratara de hacer creer al principio a los investigadores que su hija había sufrido un accidente aconsejan mantenerla por ahora entre rejas, cuenta el rotativo aragonés.

Mientras, las muestras de solidaridad con la pequeña se siguen sucediendo. Desde diversos puntos de España están contactando con el hospital aragonés para conocer cuál es el sistema para enviar regalos a la niña. También han propuesto ir a visitarla profesionales del entretenimiento infantil, pero el estado de la cría, que permanece en coma inducido, hace inviable esta opción por el momento. Ahora, la prioridad pasa porque la pequeña S. se recupere. No se sabe si será en una semana, en un mes o en tres, pero los médicos son optimistas y creen que la niña “acabará saliendo de esta”. Lo que desconocen es en qué estado.