La Guardia Civil ha encontrado este martes dos cadáveres en Cartaya. Uno de ellos, es el de Samuel Vizcaya, vecino de Huelva, del barrio de la Orden, un joven de 25 años desaparecido el domingo a las 22:00 horas, cuando lo vio la familia por última vez. “Entonces le perdimos la pista y el lunes por la mañana nos avisaron de que había aparecido su coche quemado”, contaba entonces Pepe, familiar suyo, a EL ESPAÑOL. 

Noticias relacionadas

El lunes por la noche, la Policía Nacional le confirmó a la familia que uno de los dos cadáveres encontrados en Cartaya, en el Camino de las Avezanas, era el de Samuel. “Pero no nos han dicho mucho más. Sabemos que lo han encontrado junto a otra persona, pero no sabemos ni las causas ni por qué ha podido ocurrir”, prosigue Pepe en conversación con este diario. 

Samuel, 27 años.

Samuel era, según sus familiares, “una persona completamente normal”. Estaba casado y tenía una hija de dos años. “No tenía problemas con nadie, que nosotros supiéramos y era un buen chico”, explican. Por eso, en la familia les sorprendió su desaparición. Y mucho más que el lunes por la mañana la Policía Nacional les avisara que su coche había sido encontrado calcinado al lado del cementerio de la localidad. 

Su cuerpo, sin embargo, no se encontraba allí. Ha sido hallado este martes y, aunque la investigación acaba de empezar, la principal hipótesis que mantienen los investigadores es que las muertes podrían estar relacionadas con un ajuste de cuentas por temas de narcotráfico. Por ese mismo motivo, además, han detenido a dos personas, cuyas identidades no han trascendido, por la presunta relación con los dos fallecidos. 

El cuerpo de Samuel, que trabajaba en el campo recolectando arándanos, fue hallado con signos de violencia, por lo que todo hace indicar a que alguien lo buscó para matarlo. No fue un accidente, un despiste o un percance circunstancial. Su asesinato estaba planeado a priori y se consumó entre las 22:00 horas del domingo y el lunes por la mañana, cuando encontraron su coche calcinado. 

Lo que se desconoce es la identidad del segundo cuerpo encontrado. Se sabe que su familia denunció su desaparición el domingo –al menos, informalmente– y que ha sido encontrado al lado del de Samuel. Ambos, por tanto, se conocían. Y, presuntamente, también a los posibles autores del crimen. Se prevé que se practique la autopsia en las próximas horas y se esclarezcan los posibles motivos de la muerte de estos dos onubenses.