El desamor, las deudas y el miedo a fallar a su propio hijo hicieron que Jessy Paola Moreno Cruz se tirarse al vacío por un puente de 100 metros en Colombia. Y lo hizo con su hizo junto a su pequeño, May Ceballos. Según ha informado La Repúblicala mujer decidió despedirse con una trágica carta:

"No tengo esperanza, he sido vencida y humillada. El hombre que dijo amarme me dejo sola, sola. Me dejaron sin nada, todo lo que trabaje, todo lo que viví, todo lo que ame, todo lo que dí, se me arrebató en un instante, mi error fue confiar en las personas equivocadas.

¡Qué equivocada estaba cuando pensé que esa era mi solución! Qué equivocada estaba en ese momento que recibí “ayuda”. Pensé que las cosas mejorarían. ¡Qué equivocada estaba cuando decidí darle una oportunidad más al amor! Que error más grande cubrir un error con otro y eso.

Me llevó a perderlo todo. Fallé en todo aspecto posible y le fallé al ser que más amo en la vida. No tengo como sostener su estudio, no tengo como darle un plato caliente de comida. Lo puse en peligro. Cuánto lamento fallarte hijo, no tolero la idea que alguien pueda lastimarte por mi culpa, prefiero irnos lejos y olvidarnos de este mundo. Respirar se hace cada vez más difícil, amenazas, deudas, desamor, no puedo más.

Me dirán cobarde, pero solo Dios sabe la angustia y el terror que me da pensar que alguien te pueda hacer daño por mi culpa ¡¿Si tan solo alguien me ayudara?! ¿Quién me puede prestar dinero? ¿Un hogar tal vez? .

No hay nadie... El mundo es peligroso y yo no puedo protegerte.

No tengo esperanza, vencida, humillada y destruida. Sin fuerzas. Todos mis días son grises. Mi corazón palpita angustiado. Lloro de frustración e impotencia. Soy una fracasada.

Esta vez no te fallaré hijo mío, nadie podrá hacernos daño nunca más.

Jessy Paola Moreno Cruz, y su hijo, May Ceballos.

Los hechos ocurrieron el pasado jueves cuando la mujer de 32 años se suicidó desde un puente en la ciudad colombiana de Ibangué. "Mamá no me tires", el pequeño May le suplicaba a su madre que no tomase aquella decisión. Pero fue en vano. También intentaron convencerla a no hacerlo los policías, bomberos y transeúntes que presenciaron el hecho. 

Tras el salto, un vídeo de Youtube muestra cómo los funcionarios se consuelan entre ellos por no haber podido evitar la tragedia. Los testigos también lloran y gritan tras el suicidio.  

El alcalde de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo, comentó a los medios locales que la mujer estaba soltera y que estaba desesperada al haber contraído deudas con un crédito "gota a gota". Las viviendas de los estratos más bajos del país utilizan este tipo de créditos porque su economía es muy baja, pero las elevadas tasas de interés suponen un obstáculo en la vida del deudor. 

El desesperado llanto de los policías que no pudieron salvar a la arruinada que se suicidó con su hijo