Diana López Pinel, madre de la fallecida Diana Quer, se reunió con los padres de El Chicle, el asesino de su hija. Fue por petición propia. Ella fue la que decidió acudir a casa de ellos para hablar de lo ocurrido y eximirles: “No tenéis ninguna culpa”, les habría dicho. Durante la conversación, también se fundieron en un abrazo. No era la primera vez que había contacto telefónico entre ambas familias, según revela Espejo Público.

Noticias relacionadas

Los padres de El Chicle, que en un primer momento no asumieron lo hecho por su hijo –llegaron a decir que “todo era mentira”–, habrían reconocido ahora que es “un salvaje” y un “cobarde” porque guardó silencio durante 500 días. Lo tienen asumido y viven conmocionados y horrorizados al ser señalados como los padres del asesino.


Diana Quer, que desapareció sin dejar rastro el 22 de agosto de 2016 mientras regresaba a la casa de verano de su madre de las fiesta de A Proba, apareció 16 meses después, casi 500 días. Había sido asesinada por José Enrique Abuín Gey, llamado El Chicle, un vecino de Rianxo (A Coruña) que confesó ser el responsable de su muerte. El último año del año 2017, la Guardia Civil sacó el cadáver de la joven de un pozo de agua en una fábrica abandonada de la parroquia de Asados.

Es la segunda vez que la madre de Diana Quer adquiere protagonismo en el último mes. Hace tan solo una semana, reapareció junto al grupo Andy y Lucas, que sacaron una camiseta con las caras de los jóvenes asesinados pidiendo ‘Justicia ya’. Les apoyó en lo alto del escenario en su lucha. En cambio, otra madre, la de Gabriel –asesinado en Almería el pasado mes de enero por Ana Julia Quezada–, les criticó: “¿Alguien podría explicarnos quién les ha dado permiso para subir la imagen de nuestro hijo al escenario?”, se preguntó, retóricamente.


El dúo musical, entonces, les contestó. “No voy a decir ni el nombre ya, no sea que se nos ponga a caldo. No se preocupe, que no sacamos más la foto de su hijo. Somos populares desde hace 16 años, no nos aprovechamos de la causa, somos una voz para que la causa no muera”, explicaron. Sin embargo, la polémica no cesó y, en el concierto posterior, quitaron la cara de Gabriel –el mismo día que la madre de Diana Quer reapareció–.