El Comité Provincial de Córdoba del sindicato de la Unión Federal de Policía, y en su nombre, su secretario provincial, Rubén Torres, dio un toque de atención este domingo acerca de una "brutal agresión" sufrida por un agente de la Policía Nacional que se encontraba fuera de servicio y caminando por la calle.

Como consecuencia de este suceso, el policía tuvo que ser ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital San Juan de Dios "debido a la gravedad de las lesiones producidas", según indica el sindicato en un comunicado.

En concreto, la Unión Federal de Policía precisa que fue en la noche de este pasado sábado día 5 de mayo cuando un agente "fuera de servicio, que se encontraba caminando solo por la vía pública, al ser reconocido por su condición de agente, fue brutalmente agredido por varias personas de una misma familia".

Apunta que los hechos ocurrieron cuando el agente pasaba por el domicilio de los agresores, momento en el que, uno de ellos, "al percatarse de su presencia y al reconocerlo como agente de la autoridad, comenzó a insultarlo y amenazarlo siempre haciendo alusión a su condición de agente".

Según añade el sindicato policial, "en ese momento, y sin mediar palabra, se acercó al agente comenzando a agredirle, teniendo éste que intentar repeler la agresión, consiguiendo en primera instancia reducir al agresor, llamando por teléfono al servicio de emergencias para dar aviso a los agentes que se encontraban esa noche de servicio".

"Mientras intentaba solicitar ayuda telefónica, aparecieron tres personas más de la misma familia que el agresor, los cuales, alertados por el anterior y siendo avisados que era el agente con que tuvieron el altercado, comenzaron a golpearlo en todas las zonas del cuerpo, llegando a agredirle con un palo de madera en la cabeza, produciéndole un corte, del cual emanaba gran cantidad de sangre, dejando conmocionado y desorientado al mismo, aprovechando la situación para golpearle sin piedad con puñetazos y patadas", continúa el relato que difunde la Unión Federal de Policía.

El sindicato matiza que, "gracias a la actuación de otro compañero, que se encontraba igualmente fuera de servicio", y que fue "alertado por los gritos que se estaban produciendo, y al vivir en la zona, bajó rápidamente, consiguiendo apartar y retirar de la zona al agente agredido, para así evitar que siguiesen golpeándolo".

Posteriormente, se presentaron los agentes que se encontraban de servicio, que lograron localizar a los agresores, procediendo a su detención e iniciando "las diligencias oportunas para que puedan ser juzgados por un delito de atentado a agente de la autoridad".

La Policía Nacional detuvo a tres personas supuestamente relacionadas con la agresión.

"Ver al compañero fue como ver a Dios"

El agente de la Policía Nacional agredido, de 40 años, ha asegurado que sintió "mucho miedo", informa Efe.

En declaraciones a Efe, ha relatado que el suceso ocurrió sobre las 01.30 horas, cuando iba por la calle hacia su coche estacionado en las inmediaciones de su vivienda. El agente, que sufre mareos y vértigos, ha explicado que en un momento dado una persona, con la que había tenido "algún incidente años atrás", vecino también de la zona y que conocía su condición de policía, comenzó a insultarlo.

"Comenzó a llamarme 'hijo de puta', 'eres un mierda' y yo me quedé muy sorprendido", ha explicado, señalando que al preguntarle la razón por la que le insultaba, le dio un puñetazo en el ojo.

En ese momento ambos comenzaron a forcejear y el agente logró reducir a su agresor y llamar al 091 "con tan mala suerte que saltó al repetidor del 112" sin que el interlocutor del servicio de emergencias pudiera ayudarle.

El agente se vio obligado a colgar y en ese momento "se me vino encima la hermana de la persona que tenía retenida", y comenzó a pegarle "puñetazos como una fiera".

"Al intentar defenderme solté a la persona que tendía retenida y entre los dos seguían pegándome", ha relatado el agente, quien ha añadido que en se momento "apareció la madre de ambos con un palo, con el que me golpeó en la cabeza hasta quedar casi inconsciente".

"Momentos antes de que me dieran con el palo sentía los golpes a cámara lenta y yo gritaba pidiendo ayuda para intentar alertar a los vecinos, ya que sabía que un compañero vivía en un bloque de al lado y me podía auxiliar", algo que así ocurrió, según ha señalado la víctima a la agencia Efe.

"Cuando vi al compañero fue como ver a Dios", ha relatado el agente, que ha afirmado que apareció una cuarta persona que se enfrentó a su compañero, también fuera de servicio, si bien al comprobar que también era policía "se quitó de en medio".

Poco después, hasta el lugar llegaron refuerzos policiales, que detuvieron a los tres presuntos agresores, mientras que el agente fue trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital San Juan de Dios de Córdoba, donde permaneció ingresado hasta el mediodía del domingo.

Reclamación al Gobierno

El agente ha asegurado que ahora tiene un "malestar psicológico", ya que no entiende que pueda ser agredido por realizar su "función policial".

Ha añadido que la ley debería "poner remedio" a este tipo de situaciones ya que en ocasiones los agentes están "expuestos" a "muchas cosas" y salen a la calle "sin saber qué va a pasar", si bien es la primera vez en 14 años de servicio que le ocurre algo así.

Al hilo de este caso, el sindicato de la Unión Federal de Policía denuncia "la situación que están sufriendo los agentes de Policía Nacional en los últimos tiempos debido a la pasividad de las administraciones públicas en general, y del Gobierno en particular, como garante de nuestra seguridad".

Además, la Unión Federal de Policía reclama "firmeza ante este tipo de situaciones, y en contra de estos agresores que actúan contra los agentes en cualquier momento o circunstancia", y alerta de que, "en los últimos tiempos, podemos observar cómo se están produciendo distintas agresiones a los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, como los hechos ocurridos recientemente en Linares (Jaén) o en otros puntos del país".

El Comité Provincial de Córdoba del sindicato de la Unión Federal
de Policía concluye instando "al Gobierno y al Poder Judicial, que se actúe con dureza contra este tipo de agresiones", e informa de que "se presentará en la causa contra estos agresores como acusación particular".