La escena suele repetirse después de cada atropello. Cristales sobre el asfalto. El cuerpo de un ciclista inconsciente al que atienden los servicios sanitarios. Compañeros con las manos en la cabeza tratando de contener los nervios. Un casco o una bota a unos cuantos metros del lugar del accidente. En ocasiones, un conductor que se da a la fuga.

Noticias relacionadas

“Cada ciclista que muere atropellado en la carretera supone revivir el dolor que ya sufrí junto a mi familia”, dice Salvador, hermano gemelo de Miguel Pruaño, fallecido en 2015 en un accidente de tráfico mientras practicaba ciclismo.

“Lo primero que te viene a la cabeza son los familiares”, cuenta María del Carmen, hija de José María Falcón, muerto por la temeridad de una conductora que se lo llevó por delante el año pasado cuando iba encima de su mountain bike.

La escena antes descrita narra el drama de los ciclistas en España. 2017 está siendo muy adverso para los amantes de las dos ruedas. En lo que va de año, 21 aficionados a este deporte han perdido la vida en las carreteras del país debido a accidentes de tráfico. Durante el mismo período del año pasado la cifra fue sensiblemente inferior (15).

Esta misma semana, la carretera N-332 a su paso por Oliva (Valencia) ha sido el escenario de la muerte de otros dos ciclistas. Se trata de la misma vía en la que el 7 de mayo de 2017, Mavi, una heladera de 28 años borracha y con cocaína en la sangre, mató a tres deportistas que montaban en bicicleta a primera hora de la mañana. La joven volvía a casa tras una noche de fiesta. Conducía el coche de su abuelo. Era el Día de la Madre.

El domingo pasado moría atropellado, también en la N-332, Alejandro Jaén. Era un treintañero que trabajaba como cerrajero. El conductor que se lo llevó por delante era un holandés de 25 años que se dio a la fuga con su coche. Tras detenerlo dio positivo en el examen de drogas. Al día siguiente, cuando el cadáver de Alejandro ni siquiera se había enterrado, esa misma carretera volvió a teñirse de sangre. Murió otro ciclista. El último hasta la fecha. El número 21.

En 2016, 33 ciclistas aficionados fallecieron a causa de accidentes de tráfico. Un año antes fueron 43 muertes. Si en 2017 continua la tendencia de estos primeros seis meses, se alcanzaría una cifra similar o incluso superior a la de 2015.

Coincidiendo con este repunte, EL ESPAÑOL habla con dos familiares de ciclistas muertos por culpa de conductores insensatos. Se trata de un hermano gemelo y de una hija de fallecidos. "Vacío", "tristeza" y "rabia" son las palabras que más repiten.

SALVADOR: “CUANDO ME MONTO EN UNA BICI PIENSO EN ÉL”

Salvador Pruaño tiene 38 años. Aunque nacido en Rota (Cádiz), reside en El Cuervo (Sevilla). Está casado y tiene una hija que no llega a dos años. Su cuerpo es espigado y fibroso, producto de las horas de entrenamiento que realiza para competir en duatlones (deporte que combina la carrera a pie y la bicicleta). El año pasado fue campeón de Andalucía. Este domingo compite en el Campeonato de España de Duatlón que se celebra en Aguilar de Campoo (Palencia). “Llevaré a mi hermano en la cabeza. Si gano, la victoria será para él”.

Salvador y Miguel, en una competición en Córdoba de MTB.

Salvador perdió a Miguel, su gemelo, el sábado 21 de marzo de 2015. Al día siguiente ambos competían en carreras de distintos lugares. “Como había barro por la lluvia de esa semana, mi hermano decidió no competir y salir ese sábado con la bici de carretera. Yo no le acompañé porque sí que me presentaba a la prueba en la que me había inscrito. Si llego a ir con él, quizás ahora estaríamos muertos los dos. O no. Eso nunca se sabe”.

Pero Miguel salió a rodar ese sábado. Cuando llevaba 100 kilómetros en las piernas y volvía a casa, un conductor de 23 años con residencia en Sanlúcar de Barrameda le adelantó en un tramo de recta y con visibilidad en la carretera que une Sanlúcar con El Puerto de Santa María. Miguel iba por el arcén, pero el coche lo arrolló. Fue sobre las 12.15 de la tarde. Murió en el acto. No tenía mujer ni hijos.

El conductor, que diez horas antes había dado positivo por cocaína en un control de drogas, no detuvo el vehículo para atenderle. Sin frenar ni siquiera, se dio a la fuga. Un aficionado a la bicicleta que había leído en un grupo de WhatsApp que alguien había sufrido un accidente salió a la carretera para saber si era un conocido suyo. Pero no conocía a Miguel.

A Salvador Pruaño, 38 años, le costó varios meses volver a subirse a una bicicleta. Fernando Ruso

Este chico, de vuelta a su casa, en El Puerto de Santa María, se cruzó de frente con el coche del joven que se llevó por delante a Miguel. Lo siguió, lo vio entrar en el chalet de un amigo y llamó a la Guardia Civil, que detuvo al chico poco después. Éste pasó menos de un mes en prisión. Pagó 3.000 euros de fianza. Está a la espera de juicio.

A Salvador le costó “unos meses” volverse a montar en una bicicleta de carretera. “Con la de montaña me fue más fácil porque vas por sitios donde no hay coches”.

Salvador y Miguel comenzaron a practicar ciclismo a los 12 años. Al poco, a Miguel lo atropellaron. El saldo: unas cuantas fracturas y un par de semanas en el hospital. “Nada grave”, cuenta su hermano.

Recuperado Miguel, él y Salvador volvieron a entrenar juntos. “Es imposible saber los kilómetros que hemos hecho uno al lado del otro. Miles de miles. Ahora, cuando me subo a una bici siempre pienso en él. Si he sido campeón de Andalucía de duatlón y este domingo compito en el de Campeonato de España es por él. Sé que ahora estaría encantado de verme competir. Lo sé”.

Salvador critica que el Código Penal “sólo” contemple penas que van de los seis a los cuatro años de cárcel por al atropello de un ciclista. “Entiendo que nadie hace eso queriendo. Pero si uno se da a la fuga ya no es un accidente. Es algo mucho más grave. Si las penas fuesen más duras, el conductor recapacitaría y pararía a socorrer al herido”.

También reclama más controles de alcohol y drogas durante los fines de semana, así como mayor presencia policial en los entornos de discotecas y zonas de ocio nocturnas. “Si se sabe que los ciclistas salimos más los sábados y domingos por la mañana, cuando la gente va de vuelta a casa, ¿no es lógico lo que pedimos?”.

MARIA DEL CARMEN: “TE ACUERDAS DEL DOLOR DE LAS FAMILIAS”

Ocurrió el sábado 13 de febrero de 2016. La mañana amenazaba con lluvia, pero José María Falcón y su amigo Francisco Villalobos decidieron coger la bici de montaña y salir a hacer unos kilómetros por los caminos rurales cercanos a su pueblo, Lebrija (Sevilla) –situado a sólo diez kilómetros de donde vive Salvador-.

El padre de María del Carmen Falcón, José María, murió el 13 de febrero de 2016. Fernando Ruso

Los primeros metros los hicieron por una carretera comarcal que une Lebrija con Trebujena y Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). Ellos iban por el arcén derecho. A su lado pasaban infinidad de coches.

Cuando a los dos amigos les faltaban sólo cinco metros para adentrarse en un camino rural y evitar el tráfico, un Peugeot 207 de color blanco se los llevó por delante. Lo conducía una chica sanluqueña de 26 años que volvía a casa sin dormir. Había pasado toda la noche en los carnavales de Huelva, a 180 kilómetros de distancia.

José María salió despedido hacia el arcén de la vía. Murió unas horas más tarde en el hospital. Tenía 49 años, estaba casado y era padre de dos hijos. Su amigo Francisco fue arrastrado durante 15 metros sobre la luna delantera del coche, hasta que su cuerpo cayó al asfalto. Aunque estuvo en estado crítico, el hombre ha conservado la vida y ahora se recupera en su casa.

La conductora se dio a la fuga sin atenderles. Al llegar a Sanlúcar de Barrameda se presentó en un taller. Allí, extrañados por la rotura de la luna y los daños en la carrocería, se negaron a arreglarle los desperfectos. La chica dijo que había matado a un perro. Pese a que dudaron de aquella versión, los operarios del taller no llamaron a la Policía.

Ese mismo día la joven acudió a un taller clandestino de su pueblo, donde le dijeron que le solucionarían los daños si encargaba las piezas. El lunes, dos días más tarde del atropello, mandó a una amiga suya a un desguace. Pero el plan no salió adelante: ese mismo día se detuvo a la conductora que le quitó la vida a José María Falcón. Pasó dos meses en prisión, de donde salió tras pagar 15.000 euros de fianza. Se encuentra a la espera de juicio.

José María tenía 49 años, estaba casado y era padre de dos hijos. Fernando Ruso

María del Carmen es la hija del ciclista fallecido. Tiene 29 años y vive en Sevilla junto a su pareja, Diego. 20 días antes del atropello de su padre había soñado que éste moría. La noche previa a su muerte, soñó que la estaba casando. Se lo contó a su novio sólo unos minutos antes de que su madre la llamara para decirle que José María había sufrido un accidente. “Fui directa hacia el hospital. Durante el camino tuve la sensación de que no iba a salir bien. Mi padre falleció a primera hora de la tarde”.

A María del Carmen aún le cuesta hablar de su padre. Ha pasado un año y cuatro meses de su pérdida. “Hay días mejores y días peores. Pero es complicado hacerte a la idea de que ya no le vas a ver más. Te lo arrancan de tu vida en un segundo”. ¿Qué sientes cuando en los medios de comunicación ves la muerte de otro ciclista en las carreteras españolas?, pregunta el reportero. “De inmediato me vienen a la cabeza sus familiares. Sabes el dolor por el que van a pasar”, responde la joven. “Luego le echarán de menos en las fiestas, en los cumpleaños, en las reuniones familiares… Es un trago muy amargo”.

Al padre de María del Carmen lo enterraron el lunes 15 de febrero de 2016. Ese día era el cumpleaños de su otro hijo, que tuvo que venir de Edimburgo, donde residía, para darle sepultura a su padre. “Fue todo muy trágico. Tres días antes del accidente había muerto mi abuela. Fue una semana de mucho dolor, que aún hoy sigue”.

MEDIDAS DE SEGURIDAD

En la mayoría de los casos, los accidentes de tráfico en los que se ven involucrados ciclistas están provocado por imprudencias al volante. Recordamos las reglas de circulación para estos casos:

El ciclista debe ir por el arcén si es transitable y hay espacio suficiente. Si no lo es, ocupará la parte imprescindible de la calzada. Puede circular en pareja. Por su parte, el conductor debe dejar un espacio de 1,5 metros entre coche y deportista. El turismo puede ocupar el carril contrario (incluso pisando la línea continua) para mantener una separación segura con el deportista.

Cada día, 3,8 millones de españoles usan la bicicleta. Unos como medio de transporte y otros como herramienta de deporte. Cada vez son más los que instalan pequeñas cámaras para grabar y denunciar después las situaciones de peligro que viven en las carreteras del país. Las mismas que se llevaron las vidas de José María, de Miguel y de otras 21 personas en lo que va de año.

Este año se han registrado dos sucesos mortales en la N-332 con atropello de ciclistas; uno murió en junio y otros tres en mayo tras una colisión múltiple. EFE

_______________

*A continuación enumeramos los 21 ciclistas que han muerto en lo que va de año por accidentes en la carretera, clasificados por Comunidades Autónomas:

Comunidad Valenciana (7)

Castellón. 30 de enero. Un ciclista de 49 años muere tras chocar frontalmente contra un turismo en el polígono industrial del Serrallo. El conductor, un joven de 18 años, carece de permiso y se da a la fuga.

Vinaroz (Castellón). 9 de marzo. Una furgoneta atropella a un ciclista de 83 años en la carretera N-340. El ciclista pierde la vida por las heridas sufridas en el accidente.

Oliva (Valencia). 7 de mayo. Mavi, camarera que conduce bajo los efectos del alcohol y de las drogas, arrolla a un grupo de ciclistas en la carretera N-332, a la altura de Oliva. Dos de los deportistas mueren al instante y un tercero pierde la vida en el Hospital La Fe de Valencia.

Oliva (Valencia). 11 de junio. Otro suceso en la misma carretera en la que se produjo la triple muerte de mayo. Un conductor holandés drogado atropella a Alejandro, cerrajero, quien resulta herido mortalmente. 

Villajoyosa (Alicante). 12 de junio. Colisión entre un turismo y un ciclista de 69 años. El deportista pierde la vida.

Cataluña (4)

Plans de Sió (Lleida). 11 de marzo. Muere un ciclista tras sufrir un accidente con un camión en la carretera L-310.

Vilanova Bellpuig (Barcelona). 4 de abril. Un ciclista de 84 años muere al chocar con una furgoneta.

Begues (Barcelona). 19 de abril. El accidente se produce en una pista forestal. El ciclista de 53 años muere tras chocar de frente contra un vehículo.

Miami Platja (Tarragona). 5 de mayo. El suceso tiene lugar en el corazón de la local de Miami Platja, en la avenida Aragó. Muere un ciclista alemán de 80 años.

Andalucía (2)

Palma del Condado (Huelva). 28 de marzo. El conductor de una furgoneta arrolla a un ciclista de 80 años en la carretera A-493, que une las localidades onubenses de Palma del Condado a Valverde del Camino.

Las Gabias (Granada). 24 de abril. Muere un ciclista tras ser arrollado por una furgoneta en la carretera A-385, a la altura del término municipal de Las Gabias (Granada). El conductor es detenido como presunto autor de un delito de homicidio imprudente.

Navarra (2)

Estella. 4 de junio. Un conductor de 81 años, al acceder a una rotonda, arrolla a David Herreros, un ciclista de 45 años que muere al impactar su cabeza con el bordillo a pesar de ir con casco. 

Erice de Iza. 10 de junio. Un ciclista de 55 años muere tras invadir la calzada y ser arrollado por un coche que circulaba en el mismo sentido; el conductor da negativo en alcohol y drogas.

Comunidad de Madrid (1)

Torres de la Alameda. 17 de febrero. Un ciclista sexagenario muere tras sufrir un impacto con un coche todoterreno en la carretera M-224.

Murcia (1)

11 de febrero. El ciclista Francisco Lucas, de 44 años y natural de Cieza, muere tras chocar contra una furgoneta en la localidad de Abarán.

Castilla y León (1)

Soria. 20 de abril. Un ciclista de 52 años, profesor en un instituto, pierde la vida al impactar contra un vehículo en la calle Postas, de Soria.

Melilla (1)

Melilla. 5 de marzo. El conductor de un todoterreno, en estado de ebriedad, arrolla a un ciclista treintañero en la calle Méjico de Melilla. El deportista muere víctima de las heridas.

Galicia (1)

Poio (Pontevedra). 9 de abril. Un conductor de 82 años maniobra incorrectamente en Poio y arrolla a un ciclista de 36 años, quien resulta muerto por el accidente.

Islas Baleares (1)

Ibiza. 29 de abril. Muere un ciclista de 34 años tras ser arrollado por un todoterreno en en la carretera que une los términos de Sant Josep a Sant Antoni. El conductor, de 23 años, es detenido por un presunto delito de homicidio por imprudencia.