Los Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León han asumido la tutela de los gemelos de Mauricia Ibáñez, la mujer que acaba de cumplir 65 años y que tuvo mellizos tras un proceso de fertiliación en Estados Unidos. Según informa Tribuna Burgos, la administración ha detectado indicadores de desprotección en el cuidado de los nacidos el 14 de febrero.

Noticias relacionadas

De acuerdo a la información publicada y que ha podido contrastar EL ESPAÑOL, los Servicios Sociales hicieron un seguimiento del caso desde el nacimiento de los dos mellizos. Tras estudiar el estado de la vivienda en la que reside Mauricia, en el pueblo burgalés de Palacios de la Sierra, han determinado que no se encuentra en las condiciones necesarias para el correcto desarrollo de los bebés.

Así, la Junta de Castilla y León ha asumido la tutela y ha puesto el caso en conocimiento de la Fiscalía.

La versión de Mauri

La madre se ha visto envuelto en otros procedimientos judiciales. Tiene otra hija, Blanca, de 6 años, sobre la que también perdió la custodia; la menor se encuentra ahora con unos familiares en Canadá. Entre los informes entonces recogidos por los Servicios Sociales hay datos que cuestionan su estado de salud mental.

Ella acusa a los servicios sociales -como adelantó EL ESPAÑOL- de una persecución propia del "siglo XVI": "Es una injusticia. Estoy luchando por esclarecer la verdad. Mis dos hijos [en referencia a los neonatos] me dan la fuerza y serenidad para luchar por su hermana".

La mujer se escuda en varios informes médicos que determinan su buen estado de salud. También considera idóneas las circunstancias en las que estaba creciendo su hija Blanca, las mismas en las que viven los mellizos.