El Español
Treintayseis
Vivir

Ni Betanzos ni Redes, este es el pueblo más bonito y desconocido de A Coruña de solo 36 habitantes

Una auténtica joya oculta en plena Costa da Morte que guarda bajo sus tierras las ruinas de la villa romana conocida más occidental del Imperio
Puente romano de Brandomil.
Asociación de Turismo da Costa da Morte
Puente romano de Brandomil.

La Catedral de Santiago de Compostela, el Parque nacional de las Islas Atlánticas, Lugo y su playa de Las Catedrales, y los impresionantes Cañones del Sil y del Miño deberían ser algunos de los puntos incluidos en la hoja de ruta de (casi) cualquier turista que esté de visita por Galicia. Pero más allá de estos parajes imprescindibles, la Comunidad gallega oculta todavía auténticas joyas, como es el caso del lugar de Brandomil.

Esta bonita y desconocida aldea se ubica en plena Costa da Morte, con salvajes rincones capaces de quitar el hipo a cualquiera, como el Cabo de Fisterra o el Faro de Punta Nariga. El lugar de Brandomil pertenece a la parroquia de San Pedro de Brandomil -de la que también forman parte las entidades de Acalabanda, A Lagoa, Limideiro, Padreiro, Pudenza y Quináns- y tan solo tiene 36 habitantes, 14 hombres y 22 mujeres, según datos aportados por el Concello de Zas.

Mucho se ha discutido sobre el origen etimológico de esta joya oculta situada en el margen derecho del río Xallas, si bien el catedrático de Latín en la Universidad de Santiago de Compostela (USC), Abelardo Morelajo Laso, determinó tras un profundo estudio la correlación del nombre de 'Grandimurium' con el actual Brandomil, tal y como recoge el trabajo realizado por Evaristo Domínguez Rial y Xosé Marái Lema Suárez.

Para hablar del origen de Brandomil nos tenemos que remontar a la prehistoria y es por este motivo que ha sido a lo largo de su historia foco de atención de muchos investigadores. Esta pequeña aldea guarda bajo sus tierras las ruinas de la villa romana conocida más occidental del Imperio, pero antes de eso ya estaba habitada.

"El castro sobre el río Xallas es el resto que nos queda de una población indígena que seguramente convivió con la llegada de la nueva población inmigrante. El nombre de alguno de estos nuevos habitantes, llegados del Mediterráneo, quedó escrito para siempre en los monumentos funerarios descubiertos", explica el Concello de Zas.

Bradomil también fue objeto de interés de los ingleses y es que este territorio situado al margen de río Xallas fue un interesante lugar desde el que controlar y explotar el oro y estaño de la zona. En el siglo XIX una empresa del país británico se desplazó hasta el Pozo Limideiro para tratar de conseguir el oro que pudieran haber dejado allí los romanos.

Puente de Brandomil

¿Qué ver o qué hacer en Brandomil?

Brandomil es una de las aldeas con más encanto de la Costa da Morte y no solo por sus joyas ocultas de origen romano. Si estás de visita por la zona no te puedes perder los siguientes lugares:

  • Puente de Brandomil. En realidad el puente de Brandomil no es romano, pero sí lo son sus orígenes. Fue construido sobre el río Xallas y consta de cuatro arcos desiguales. Se dice que aquí transcurría la vía romana XX Per Loca Marítima, dada la presencia de oro en el río Xallas.
  • Arca da Piosa. Se trata de una tumba megalítica construida hace más de 5.000 años, en el Neolítico. En la obra Queixumes dos Pinos, el poeta Eduardo Pondal soñó con la Arca da Piosa, haciendo del dolmen la tumba de un guerrero llamado Brandomil, que cayó en la lucha contra los romanos.
  • Pozo Limideiro. Fue un interesante lugar desde el que controlar y explotar el oro y estaño de la zona, en donde actualmente encontramos un lago artificial con una vieja mina. De hecho, una empresa inglesa en el siglo XIX trató de conseguir allí el oro que pudieran haber dejado los romanos, según informa el Concello de Zas.
  • Embalse de A Fervenza e Baíñas. Este embalse fue construido en los años 70 para el reservorio de agua y producción hidroeléctrica. Tiene poca profundidad, lo que lo convierte en un buen lugar para observar especies que se alimentan en e fondo o capturan peces buceando.

¿Cómo llegar a Brandomil?

Para llegar llegar a Brandomil desde A Coruña, la opción más conveniente es la AG-55, aunque si quieres ahorrarte el peaje también puedes ir por la AC-400. La duración del viaje es similar en ambas opciones, de 59 minutos, y de 1 hora y 12 minutos, respectivamente.

En el caso de ir desde Santiago de Compostela, el viaje es más corto -de 38 minutos, concretamente- y para llegar deberás tomar la AC-544 y después continuar por la AC-46, aunque también podrás coger la DP-0701 y desviarte más tarde por la AC-406.

Vivir