El Español
Vivir

Las normas más extrañas de las playas gallegas

Desde no orinar hasta no fregar los platos en las duchas, ¿conoces todas las normas de las playas gallegas?
La playa de Silgar en Sanxenxo, Pontevedra.
Beatriz Ciscar / EP
La playa de Silgar en Sanxenxo, Pontevedra.

Ahora que empieza el verano, los socorristas ya están en sus puestos, los bañistas comienzan a abarrotar los arenales y la temporada de playa se inaugura oficialmente con la primera jornada de sol y altas temperaturas de julio. Con ella, además, se inauguran las ordenanzas de playas de los diferentes municipios gallegos, que se renuevan cada año para eliminar o añadir normas en función de las necesidades de cada localidad.

Así, se recupera la normativa de no poder llevar mascotas a la playa en temporada alta, se baliza la zona de baño para evitar accidentes y se ponen en marcha algunas normas que suenan, cuanto menos, extrañas. Varios concellos han optado este verano por prohibir expresamente ciertas conductas que podrían ser molestas para otros usuarios o incluso perjudiciales para la playa y el mar.

Prohibida la evacuación fisiológica

La norma más "loca" de las playas gallegas llegó desde el Concello de Sanxenxo hace ya dos años y algunos municipios la han adoptado también para esta temporada. Vigo, por ejemplo, también especifica en su ordenanza municipal de playas que "queda prohibida la evacuación fisiológica en el mar o en las playas".

Su incumplimiento, en el caso de Sanxenxo, podría acarrear una multa de hasta 750 euros, por lo que es tajante y se asegura que se vigilará el cumplimiento de la misma, aunque cabe preguntarse la manera en la que harán cumplir con la norma.

Cuidado con jugar a las palas

Parece evidente pero no lo es: practicar cualquier deporte con pelota está prohibido a menos que se pueda garantizar que no se molesta a otros usuarios. Esta norma implica que solo se podría jugar a palas o fútbol, por ejemplo, cuando haya poca gente en la playa o cuando la marea esté lo suficientemente baja.

Playa de Samil (Vigo).

Prohibido reservar sitio

El Concello de Sanxenxo lleva años publicando en su ordenanza municipal una norma que prohíbe expresamente reservar sitio en la playa, bien sea dejando una toalla, una sombrilla o cualquier objeto "sin que estén presentes sus propietarios".

Esta medida pretende evitar que se reserven espacios en algunas de las playas con más afluencia de Galicia cada verano, algo que ya han empezado ayuntamientos como el de Vigo o el de Ferrol.

Ducha sí, jabón no

Otra de las normas que parecen evidentes, pero que probablemente más de uno ha visto saltarse en las duchas públicas de algunas playas. Como es lógico, las playas y lavapiés dispuestos en los arenales sirven únicamente para mojarse con agua, nunca para utilizarlas como la ducha de casa. Huelga decir que en el mar tampoco se puede utilizar gel ni champú.

Playa Grande de Miño. Foto: Turismo de Galicia

Algunas ordenanzas van un poco más allá y prohíben también "dar cualquier uso diferente al que les es propio a las duchas", véase fregar utensilios de cocina, lavar ropa o incluso bañar mascotas.

Obligatorio obedecer al socorrista

El Concello de Ferrol es el único que dispone de una norma explícita que obliga a los usuarios a seguir en todo momento las "orientaciones e indicaciones de seguridad que puedan realizar los servicios de Salvamento y socorrismo", siempre con el fin de garantizar la seguridad de los bañistas.

Asimismo, se advierte en muchas ordenanzas que meterse en el agua cuando hay bandera roja (que indica peligro para el baño) está prohibido y acarrea una sanción de hasta 1.500 euros en algunas localidades.

Prohibidos los cortavientos

En Ferrol, con el fin de garantizar "una buena utilización y goce de la playa", no está permitida la instalación en los arenales de parasoles que no sean completamente diáfanos: es decir, se prohíben los cortavientos y cualquier tipo de tienda de campaña en la playa.

A esta norma, instaurada hace algunos años en el concello ferrolano, se suman algunos municipios, que se han visto obligados a desglosar la prohibición de acampar en las playas extendiéndola a la prohibición de instalar "cualquier elemento de acampada" sobre la arena.

Vivir