El Español
Treintayseis
Vivir

Estilista ferrolana en firmas internacionales: "Me apasiona caracterizar a mis abuelos"

Elena Herrero, de 28 años y con experiencia en marcas como Louis Vuitton, idea divertidos estilismos que aplica a Isabel y Serafín, de 83 y 89 años respectivamente
Elena ultima los detalles para la grabación de un vídeo en Caranza
Elena ultima los detalles para la grabación de un vídeo en Caranza
Ofrecido por:

Con formación en Diseño de Moda y experiencia en varias firmas, como Louis Vuitton, la ferrolana Elena Herrero, de 28 años, siempre ha sacado tiempo para compaginar su trabajo con una de sus pasiones, caracterizar a sus abuelos Isabel (83 años) y Serafín (89 años). "Me encanta el estilismo, la dirección de arte en el ámbito de la moda, y con ellos consigo poner en práctica lo que hago en el trabajo pero con mucha más libertad creativa", explica. "Me apasiona caracterizar a mis abuelos".

Elena viaja periódicamente desde Londres, donde reside actualmente, a su Ferrol natal con la maleta cargada de prendas para hacer realidad el relato de una nueva historia a través del estilismo que aplica a sus abuelos. Ellos acceden con gusto, se dejan vestir como estima su nieta y se meten en el papel para hacerse fotografías y grabarse cortos de temáticas diferentes.

El más reciente es uno en el que Isabel y Serafín simulan ser Barbie y Ken. Para ello se trasladaron al entorno de las casas rosas de Caranza, se vistieron con ropa principalmente rosa y se emplearon complementos del mismo color. En este vídeo, que como el resto se puede ver en las redes sociales de Elena (@not_yourgranny y @its_elenita), toman cuidadosamente el té en un pequeño picnic que montan en una zona verde del barrio.

En otro se prestan para representar a la familia Adams en un peculiar salón. En el vídeo aparecen imágenes de la fachada del Teatro Jofre, que simula ser la de su casa. Con esta cinta, como con el resto, Elena quiere también compartir con sus seguidores y amigos su profunda admiración por los más de 60 años de matrimonio de sus abuelos. En otro vídeo, la pareja pasea cariñosamente por la estación de tren de Ferrol.

Cortos e imágenes nutren sus redes. "Siempre me gustó esto, pero lo empecé a hacer de una forma más profesional tras la pandemia", relata. "Tengo muchas ideas y trato de aplicarlas a ellos mismos o a ellos representando a algún personaje", como cuando se convirtieron durante unos minutos en Barbie y Ken. De hecho ya está maquinando la siguiente historia, que tratará de llevar a cabo cuando venga de visita por Navidad.

"Me gusta mucho ir a Ferrol", asegura. "Tiene muchas salidas, creo que la ciudad tiene un futuro enorme y me encantaría poder poner en marcha allí algún proyecto". Considera que "a la gente de Ferrol le gusta vestir bien".

Cuando viene a Ferrol, además de caracterizar a sus abuelos puede practicar otra de sus pasiones, subir al último piso de la casa de sus padres porque allí le espera su batería. "La música siempre ha estado muy presente en mi familia", y cuando viene acompaña a su padre, que además de tocar la guitarra con su hija también las construye. Su última obra fue una totalmente racinguista, que desde hace unos días sortea el local Avanti, en el número 40 de la calle Dolores de Ferrol.

TEMAS:
Vivir