El Español
Vivir
|
GastroGalicia

El renovado The Wolf de A Coruña: sabores gallegos aderezados con toques internacionales

Recientemente Diego Mejía tomó las riendas de este conocido restaurante de A Coruña, que ha cambiado su esencia y ahora ofrece una carta completamente renovada. La fusión entre lo tradicional y lo exótico se aprecia en cada uno de sus platos ¿Te atreves a probarlos?
The Wolf, en Comandante Fontanes
The Wolf, en Comandante Fontanes

Contenido Patrocinado

Abrir un nuevo negocio de hostelería en tiempos de pandemia es de valientes. Pese a todas las dificultades y cambiantes restricciones a las que se ve sometido este sector, hay quien apuesta por ello. Es el caso de Diego Mejía, quien el pasado 12 de marzo tomó las riendas del restaurante The Wolf (Rúa Comandante Fontanes, 17). Aunque mantiene el nombre del conocido local que abrió sus puertas por primera vez hace tres años en la ciudad coruñesa, Diego reformuló la esencia de The Wolf diseñando una carta completamente renovada.

El actual y renovado The Wolf, donde se mantienen todas las medidas anticovid, ofrece comida española basada en técnicas importadas de la gastronomía internacional. Los sabores son de aquí, concretamente gallegos, pero con toques extranjeros. Y es que Diego, además de cocinero, es un viajero incansable que coge ideas para sus creaciones culinarias de cada sitio que visita, sumergiéndose en la cultura gastronómica de cada lugar: Inglaterra, Francia, Asia, Suecia, Colombia…

“La comida española está muy buena, es uno de los mejores sabores del mundo”, dice, pero a raíz de toda su experiencia gastronómica también tiene claro que hay productos españoles que pueden explotarse aún más si se juntan con otros de fuera.

Además de ofrecer distinción en el sabor, el nuevo The Wolf cuida cada emplatado y presentación para ofrecer a sus comensales una experiencia única que les permita viajar a través de los sabores de sus platos.

“Mismos sabores pero presentación llamativa y toques sorprendentes”, así define a The Wolf su nuevo propietario. “Si tú compras un libro de cocina asiática, o de cualquier parte, no vas a aprender lo mismo que si vas a Vietnam, por ejemplo, y estás tres meses trabajando en un restaurante tradicional, como hice yo”, comenta Diego.

La carta

Esta diversidad cultural se aprecia en la carta de The Wolf, en la que uno puede encontrarse en los entrantes propuestas clásicas, como pulpo, raxo, tortilla… En cambio, en la carta de primeros y segundos, esos platos clásicos están aderezados con un toque exótico.

¿Qué es lo que más piden los clientes? Uno de los platos que más gustan son las tostas de pan de aceite casero, llamadas cocas en The Wolf. Hay tres tipos: con dátiles, frutos secos y espinacas con puntos de tapenade y escabeche de maíz amarillo; otra con una base de vegetales, berenjena ahumada y caballa semiseca; y por último, cebolla caramelizada sin azúcar,
morcilla, criollo y chorizo. Las tres son un éxito. Otro de los platos que tiene muy buena aceptación es el pulpo al curry vindaloo.

La carta principal es de creación personal de Diego. Él insiste en la importancia de inculcar y animar al paladar, porque a veces a la gente le cuesta probar cosas nuevas y, en su experiencia, todo el mundo que prueba estos platos repite, por eso le gusta arriesgar con sus elaboraciones. Por ejemplo, según nos comenta, las manitas de cerdo están hechas de una manera que el cliente no se espera: a pesar de que el sabor es el tradicional, lo sirven en una especie de lingote con escabeche de brotes de verduras. Este plato está inspirado en un viaje de Diego a Suecia, hace ya ocho años.

Y para poner el toque final a una deliciosa comida o cena, qué mejor que un buen postre. La carta de The Wolf está compuesta por cuatro propuestas dulces: bizcocho y arena de chocolate negro con crujiente y cremoso de chocolate blanco; tarta de queso al estilo vasco (quemada por fuera y cremosa por dentro); tarta de manzana confitada con una base de hojaldre y crema pastelera, y por último, sopa de frutas del bosque con manzana ácida y frutos rojos frescos.

Cuatro texturas de chocolate

Menú del día, platos veganos y sin gluten

En The Wolf también ofrecen menú del día, pero se trata de una propuesta culinaria muy alejada de la oferta más común en bares y restaurantes. Aquí cada plato se hace al momento cuidando los detalles. A pesar de que sea un menú económico, no escatima en calidad. Una calidad que traslada a cada una de las elaboraciones que Diego y su equipo, formado por Alejandrina Calvo, muy buena coctelera y la otra Tatiana Abad, la ayudante de cocina, cocinan solo a base de productos frescos- no tienen congelador en el local, ni tampoco microondas-. Todo es recién hecho y servido fresco.

Entre los 109 platos que componen la carta, también se incluyen platos veganos y sin gluten. Además ofrecen brunch por la mañana, tanto platos separados como packs para compartir entre dos personas.

El objetivo de Diego es seguir manteniendo esa fusión de gastronomía española con toques exóticos. ¿Su próximo objetivo? México y sus productos menos conocidos aquí.

Vivir