El Español
Economía
|
Empresas

Jóvenes, valores y cambio

Sabemos que en la juventud los adolescentes comienzan a preguntarse qué pasa, por qué las cosas son así y, sobre todo, cómo deberían o podrían ser. Una época brillante en la que plantear cambios sociales, e ideas de cómo poder mejorar las cosas
Alumnos del Rafael Puga Ramón que crearon la marca Tuiku para llevar a cabo proyectos solidarios mentorizados por Líbolis
Alumnos del Rafael Puga Ramón que crearon la marca Tuiku para llevar a cabo proyectos solidarios mentorizados por Líbolis
Ofrecido por:

Los niños y niñas definen sus valores y sus ideas a partir de los que establecerán las pautas del futuro personal y, por tanto de la sociedad como tal, en ese momento de su vida que se están transformando en adultos: la juventud. Actualmente, el 83 % de los jóvenes ya gasta más en marcas con propósito, y si miramos hacia los mayores de 65 años el porcentaje disminuye al
39 %. 

Es así que queda patente que las nuevas generaciones están preocupadas por los valores que aplican a toda su vida, desde cómo quieren comprar, a las causas que quieren apoyar. La generación Z nació con una pantalla debajo del brazo y crece en un entorno incierto y que cambia  constantemente. Se trata de una generación que se está cuestionando todo lo anterior, que es más emprendedora y que revolucionará el ámbito laboral, los valores de las marcas e incluso el propósito de la vida.  

Para estos jóvenes temas como la sostenibilidad, la conciencia medioambiental, el reciclaje, la diversidad, la  inclusión y la igualdad están presentes en sus decisiones  y en su modo de entender las cosas.  

¿Escuchamos a los adolescentes?

Nos resulta raro ver a adolescentes liderando movimientos que cambian el mundo. Nos resulta  más raro todavía ver a adolescentes que desarrollan proyectos de emprendimiento que  solucionan problemas reales de las sociedades. Nos resulta raro ver a adolescentes que en  definitiva hablan de “cosas de adultos”.  

 ¿Y por qué nos resulta raro? No hay  más que leer algunos de los libros que hablan sobre ellos: ¡Socorro!, tengo un hijo adolescente o  ¡Renuncio! Tengo un hijo adolescente,¡ y no sé qué hacer!

Hasta hace relativamente poco, los jóvenes no tenían la capacidad de hacerse oír, pero eso está cambiando porque ya conocemos a diferentes adolescentes y jóvenes en el mundo que están creando un nuevo concepto sobre lo que son también los adolescentes,  qué les motiva y qué cosas hacen. 

Jóvenes, activistas, empáticos, líderes y muy preocupados por problemas sociales.  Son una nueva generación que trabaja desde hace años pero que vemos y escuchamos hoy. Nos demuestran que son capaces, que están cambiando las cosas y que tacharlos de apáticos y centrados en sí mismos no los representa. 

Greta Thunberg, Malala Yousafzai, Emma González, Jack Andraka y Amika George son algunos  de los adolescentes que se han convertido en personas influyentes que capitanean proyectos  que mejoran el planeta.  

Deberíamos cambiar nuestra manera de ver la Infancia y la adolescencia para poder poner el foco sobre sus posibilidades e ideas. Nos centramos en que los niñ@s son el futuro y no vemos que ellos pueden aportar aquí y ahora, porque tienen una visión de la realidad diferente marcada por valores que hoy más que nunca necesita nuestro planeta. Ellos son el presente y es ahora cuando tenemos que apostar  por desarrollar todas sus capacidades. 

Trabajar con la infancia para avanzar

La realidad es que no  generamos espacios donde escucharlos y trabajar con ellos. No sienten que pueden hacer cosas  y hasta ahora tampoco contaban con referentes que les inspirasen. A continuación, algunas ideas para que desarrollen todo su potencial:  

Trabajar las habilidades  

Es necesario que trabajemos las capacidades personales de los jóvenes para que puedan  adaptarse a un mundo que cambia a un ritmo cada vez mayor y donde habilidades como la  flexibilidad, el trabajo en equipo, la capacidad emprendedora o la comunicación son necesarias  para desarrollarse. Es el momento de darle la importancia necesaria. 

Crear espacios de reflexión  

Empecemos por escucharlos, pero de verdad. Escuchar qué opinan, porqué, qué proponen, … .  ¿Alguna vez les hemos preguntado algo?, ¿Sabemos realmente qué opinan?, ¿Qué tienen que  decir sobre su futuro?

Innovar para construir  

La visión de los consumidores y gobernantes del futuro tiene mucha importancia hoy. Conocer  qué ideas tiene una generación con unos valores e inquietudes diferentes a los adultos que  dirigen el mundo debería ser esencial para poder tomar decisiones. 

Dejemos que hagan 

Sé de lo que hablo. He visto durante los últimos años a adolescentes poner en marcha proyectos  con esfuerzo, ilusión y creatividad. Nuestro trabajo como sociedad es generar un ambiente donde  puedan “hacer”.  

Conscientes de esta realidad, desde Líbolis, desarrollamos proyectos  que buscan educar en valores y desarrollar las competencias de los más jóvenes. Lo hacemos  codo a codo con marcas que apuestan por el futuro trabajando hoy con la Infancia. Ponemos en  marcha acciones y proyectos que son un espacio de reflexión e innovación para este público. Es  necesario ser el altavoz de las opiniones e ideas de los jóvenes y en ello estamos. 

Apostemos por sus capacidades para transformar el mundo. Porque en ellos está la semilla del  cambio.  

Noemí Bellas Mella, CEO de Líbolis. 

Economía