El Español
Opinión

El rescate de la UE contra la crisis económica post-covid

Este año Europa repartirá ayudas por valor de 672.000 millones de euros, lo que hace saltar todas las alarmas respecto al futuro económico de la UE.
Carlos P. Gey Vázquez
Por Carlos P. Gey Vázquez

Casi todos nos hemos hecho la misma pregunta en algún momento, ¿de dónde va a sacar la UE el dinero para repartir tanta ayuda contra los efectos del Covid?

Tan solo España recibirá 140.000 millones de euros. Que nadie se alarme si esta cifra le produce un mareo o no sea capaz de visualizar la cantidad. Hablando en plata, la renovación de Messi por el FC Barcelona ha sido el mayor contrato de la historia del deporte, cifrada en algo más de 555 millones de euros. Pedro Sánchez y compañía podrían fichar a 252 Messis la próxima temporada solo con las ayudas que España recibirá de la UE.

Cómo se gestione semejante cifra será clave para ganar el partido o, mejor dicho, la partida al Covid y al varapalo económico que acompaña y acompañará a semejante tragedia. Pero, ¿de dónde va a salir tanto dinero?

La comisión europea viene recibiendo el grueso de sus ingresos de las contribuciones de los países miembros, los derechos de importación sobre los productos procedentes de países terceros y las multas que se imponen a las empresas que incumplen las normas europeas.

Aún con todo, la UE está inmersa en un agresivo ciclo de endeudamiento que durará hasta el 2028, y planifica abordar la deuda entre 2028 y 2050. Lo denominan Next Generation, y aunque el nombre suene hasta ilusionante, cabe decir que todo apunta a que no tardaremos en sentir parte de la historia antigua aquellos años en los que España recibió millones y millones de Europa que destinamos a hacer paseos marítimos y parques infantiles con suelos acolchados. Como paréntesis, hay que decir que ahora todo es muy diferente a aquellos años y esperemos que esta vez se destinen los fondos con cabeza y estrategia. Y no una estrategia electoralista que mantenga contento al grueso de los votantes de cara a las próximas elecciones, sino una estrategia de proyecto a largo plazo.

Regañinas políticas aparte y retomando el tema de la deuda europea, la Unión trabaja en un proyecto de Plan de recuperación para Europa y sin lugar a dudas este plan se está viendo agravado con el semejante sobrecoste que supondrán las ayudas contra la crisis del Covid, las cuáles son mayoritariamente no reembolsables. Por ello, la institución europea por medio de este plan buscará incrementar sus ingresos en 750.000 millones de euros e intentar así tapar semejante agujero.

Por medio de un comunicado la UE ya ha dado la respuesta a nuestra pregunta inicial, afirmando que la recuperación se basará, principalmente, en la creación y el impulso de recursos propios. Una manera sutil y elegante de decir que será por medio de impuestos.

¿Cuáles son estos nuevos impuestos que va a crear la UE? ¿nos afectarán directamente a los particulares?

Lo cierto es que de manera directa no veremos a Angela Merkel atacándonos al bolsillo, pero sí nos afectarán a todos de manera indirecta estos nuevos tributos.

Impuesto a las grandes corporaciones

El comisario europeo Joseph Hahn expresó que “las empresas que obtienen grandes beneficios del mercado único y que sobrevivirán a la crisis, también gracias a las ayudas directas e indirectas de la UE y nacionales, podrían contribuir a la reconstrucción».

En base a lo anterior, este impuesto afectará a empresas de más de 750 millones de facturación que operan en el mercado único europeo y se benefician de este.

Todavía no se sabe, o no es pública, demasiada y clara información sobre este impuesto por lo que tendremos que esperar para conocer con detalle su alcance.

Impuesto sobre servicios digitales e impuesto a las emisiones de CO2

Incluyo los dos impuestos en un solo grupo porque ambos ya existen o ya fueron propuestos en España. A nivel estatal el primero (más conocido como Tasa Google) y en Cataluña el de emisiones de CO2. Estos impuestos pasarán a competencia europea una vez llegue su transposición desde Europa.

El primero gravará los ingresos derivados de la publicidad dirigida, de la intermediación online y de la transmisión de datos que generasen las entidades cuya cifra de negocios fuese superior, otra vez, a 750 millones euros. Este tipo de empresas están de suerte. 

El segundo gravará las emisiones contaminantes.

Impuesto sobre el plástico

Se prevé que entre en vigor el 1 de julio de 2021. Recaerá sobre la fabricación, importación o adquisición intracomunitaria de envases de plástico no reutilizables.

La Comisión Europea calcula incrementar sus ingresos 42.000 millones de euros al año por medio de las medidas del Plan de Recuperación Económica para Europa. Para alcanzar tremenda cifra, parece opinión unánime de dirigentes de diferentes estados miembros que no será suficiente la creación de estos nuevos impuestos para ello, por lo que parece previsible esperar que los europeos sigan rompiéndose la cabeza para encontrar nuevos ingresos.

Visto lo visto, lo que sí está tan claro como indudable, es que la línea de la UE es tomar como fuente de ingresos la imposición de medidas en favor de la EU New Green Deal, plan europeo que sienta los principios de la lucha contra el cambio climático y la protección del medio marino.

El objetivo de este plan es convertir a Europa en un continente climáticamente neutro en 2050. No podemos negarnos a que los alemanes hacen de todo este planteamiento un alardeo del manejo del arte del camuflaje y de la estrategia. De una situación de oscuro endeudamiento refuerzan una política color verde esperanza y, encima, matan dos pájaros de un tiro.

Ahora bien, por muy meticulosos que hayan sido históricamente, todos sabemos que nos encontramos ante una situación excepcional nunca antes vivida por nadie en este planeta, y cómo salgamos de esta marcará el porvenir de toda una sociedad mundial más en jaque que nunca.

Ya solo queda rezar para que tantísima teoría se refleje en la práctica.

Carlos P. Gey Vázquez
Carlos P. Gey Vázquez
TwitterLinkedIn
Abogado corporativo que ha formado parte de Ernst & Young Abogados. Actualmente es adjunto a dirección del departamento Fiscal y Societario del Grupo Mecalux y abogado director de Legal Angels.