El Español
Economía
|
Empresas

Una marca gallega crea mascarillas con clip de sellado adaptable según la distancia social

Esta protección sanitaria es reutilizable e incorpora también válvulas de exhalación cuya función es facilitar la respiración al permitir evacuar el CO2 que se produce

La firma gallega IDAWEN ha desarrollado una mascarilla especialmente pensada para los deportistas (y para los ciudadanos en general) con unos clips de sellado que se pueden adaptar a diferentes situaciones en función de la distancia social. Esta protección sanitaria incorpora también válvulas de exhalación cuya función es facilitar la respiración al permitir evacuar el CO2 que se produce (y que al acumularse dentro de la mascarilla podría reducir la función cognitiva y aumentar la frecuencia cardíaca, al respirar un aire con menos oxígeno). 

Estas válvulas de exhalación filtran el aire que respira la persona que la lleva puesta, protegiéndola así de los virus y bacterias del exterior y permite la exhalación del CO2. A su vez, los novedosos clips de sellado de la mascarilla se pueden colocar en el lugar de las válvulas de exhalación, ya que el aire exhalado por la válvula no está filtrado y evita las fugas de exhalación y, por lo tanto, los contagios. Esta nueva funcionalidad es ideal para situaciones en las que no es posible respetar la distancia social o en lugares como hospitales.

Doble filtro de protección y reutilizable

La mascarilla de IDAWEN (con un coste de 39.95 euros) destaca a su vez por la protección versátil al incorporar dos filtros diferentes e intercambiables, en función del momento de uso. Para situaciones de mayor distancia social, se aconseja usar el filtro de protección antibacteriana confeccionado con Lyocell, un material sostenible que absorbe la humedad y es ultrasuave y apto incluso para personas con gran sensibilidad cutánea. Además, es reutilizable y mantiene sus propiedades de protección y confort después de cinco lavados a 60 º C.

Por otra parte, para situaciones de mayor proximidad social, se aconseja el filtro F9 , que ofrece protección antivírica en un rango del 75-85 %, una seguridad que está en el umbral de los valores que aportan las mascarillas FFP2. A su vez, la protección sanitaria creada por la marca gallega se puede utilizar en varias ocasiones tras un simple lavado y entre los elementos con los que está fabricada destacan el neopreno y el poliéster. Asimismo, la mascarilla posee un diseño ergonómico con pinza nasal y según IDAWEN "se ajusta perfectamente, impidiendo así tanto las fugas, como la posibilidad de que partículas del entorno exterior penetren". 

Economía