El Español
Cultura
|
Audiovisual

Ofelia: la concursante gallega de MasterChef que ha revolucionado España

La aspirante se salvó de la expulsión en el primer episodio, en el que la lamprea del chef gallego Pepe Solla fue la protagonista. Su actitud extravagante provocó que Boris Izaguirre le declarase su amor en redes
Ofelia, la concursante gallega de MasterChef.
tve
Ofelia, la concursante gallega de MasterChef.
Ofrecido por:

Ofelia, la compostelana de 29 años, ha llegado a las cocinas de MasterChef pisando fuerte, muy segura y con muchas ganas de ser la favorita de Jordi Cruz. La personalidad de la gallega despertaba la curiosidad de los espectadores y del jurado ya en el momento del casting, donde Ofelia narró a los cocineros el historial de infidelidades de su padre, su infancia en internados y su pasión por los caballos. "Mi padre le puso los cuernos a mi madre con la niñera", sentenciaba, despertando las carcajadas de los jueces.

Sin embargo, su actitud intensa y extravagante le ha hecho ganarse más de un detractor. Muchos usuarios de Twitter cargaban contra la concursante en el primer episodio del programa, señalando que Ofelia podía resultar "cargante" y que esperaban que fuese expulsada lo antes posible. Otros, no obstante, han quedado prendados de la personalidad de la gallega, como es el caso del periodista venezolano Boris Izaguirre. Antes de que la joven se ganase el delantal de MasterChef Boris ya sentenciaba que, "si esta señora entra en las cocinas, nos va a dar muchos de los momentazos de esta edición. No tengo dudas". Unas declaraciones que han resultado ser premonitorias.

La lamprea de Pepe Solla desencadena la primera expulsión de MasterChef

El también gallego Pepe Solla acudía a las cocinas de MasterChef como invitado para enseñar a los concursantes a preparar un pescado muy gallego, la lamprea.

Este curioso animal milenario, conocido por algunos como "vampiro de mar", no destaca precisamente por su fácil preparación. Los aspirantes reaccionaron con temor y repulsa ante la lamprea, cuya receta más tradicional se realiza con vino y en su propia sangre.

Fue a uno de los concursantes, Jesús, al que más se le complicó la cosa, desechando por error el caldo de su "Vampirilla gallega", nombre con el que bautizó a su plato. Este grave despiste le provocó la expulsión, puesto que los jueces señalaron que, "ni el resultado final, ni el cocinado, ni el trato al producto ni la limpieza" lo hacían merecedor de pasar a la siguiente fase.

Esta prueba resultó ser una de las más difíciles de todas las ediciones de MasterChef, siendo la primera vez que se cocinaba este pescado. Y es que, la novena temporada del programa ha empezado por todo lo alto, tanto por el nivel de los platos como por la rompedora personalidad de sus aspirantes.

Cultura