El Español
Treintayseis
Opinión
|
Tribuna Abierta

Rompiendo el silencio: La salud mental y la vergüenza de pedir ayuda

¿Por qué persiste el estigma? Una reflexión sobre la necesidad de buscar la ayuda disponible para cuidar nuestra salud mental
Jesús Suárez
Por Jesús Suárez

En el laberinto de la mente, la vergüenza es el monstruo que nos acecha en las sombras. Nos susurra al oído cada vez que contemplamos la idea de solicitar ayuda, ese umbral que parece más una frontera inexpugnable que un portal hacia la sanación. Es la vergüenza que nos detiene, que nos ata a la idea de que buscar ayuda es sinónimo de debilidad.

¿Cuántos de nosotros hemos sentido ese nudo en la garganta al recorrer los pasillos de la farmacia, como si estuviéramos adentrándonos en un territorio prohibido? ¿Cuántos hemos esquivado la mirada del farmacéutico, temerosos de que adivine nuestras luchas internas?

Pero, ¿por qué este estigma persiste? ¿Por qué nos aferramos a la ilusión de que podemos luchar solos, cuando nuestras batallas internas nos consumen vivos? ¿Acaso la verdadera valentía no reside en reconocer nuestras vulnerabilidades y buscar la ayuda necesaria?

Nos empeñamos en disfrazar nuestras heridas emocionales, en ocultar nuestras cicatrices detrás de una máscara de normalidad. Pero, ¿a qué precio? ¿Cuántas sonrisas falsas ocultan lágrimas silenciosas? ¿Cuántas noches en vela susurran la desesperación de una mente atrapada en su laberinto?

La verdad es que nos hemos acostumbrado a vivir en la penumbra, a coquetear con la oscuridad sin atrevernos a encender la luz. Nos aferramos a la familiaridad del dolor, a la comodidad de la melancolía, como si la tristeza fuera nuestra única compañera fiel.

Pero hay una luz al final del túnel, un destello de esperanza que aguarda pacientemente nuestro despertar. Es hora de desafiar la vergüenza, de liberarnos de las cadenas que nos atan al sufrimiento. Porque la verdadera fortaleza no se encuentra en la negación de nuestras debilidades, sino en la aceptación y el coraje de enfrentarlas.

La respuesta radica en la comodidad de la rutina, en la familiaridad de la dependencia diaria. Nos acostumbramos a comprar una caja de pastillas e ingerir esas píldoras, de este modo depositamos nuestra estabilidad en una pequeña cápsula que, aunque temporalmente alivie, no aborda la raíz del problema.

Es hora de cambiar el paradigma. Es el momento de desafiar la vergüenza y abrazar la verdadera solución: la atención dedicada a la salud mental. No se trata solo de escuchar, sino de verdaderamente oír, comprender y acompañar a quienes luchamos en el silencio de nuestras batallas internas.

Los recursos y el tiempo de nuestra sanidad pública deben canalizarse hacia profesionales dedicados: psicólogos y psiquiatras comprometidos con el bienestar integral. Estos expertos poseen el poder de transformar la forma en que pensamos, de reconstruir esos frágiles estados de ánimo que nos hacen vulnerables y temerosos.

Entonces, ¿por qué esperar a que la vergüenza nos consuma? Es momento de desafiarla, de abrirnos al apoyo que merecemos. La salud mental no debería ser un tabú ni un último recurso, sino un pilar fundamental de nuestro bienestar en la búsqueda de la verdadera alegría, felicidad y estabilidad. La ayuda está disponible, solo debemos tener el coraje de buscarla y de este modo tendremos mas cerca el volver a sonreír.

Jesús Suárez
Jesús Suárez
Jesús Suárez, nacido el 2 de noviembre de 1977 en A Coruña, en la vereda del polvorín, barrio de Montealto, es un ingeniero informático graduado por la Universidade da Coruña. Además de su formación técnica, Jesús es líder y cantante del grupo Mar de Fondo, donde canaliza su pasión por la música. Su talento artístico se combina con su compromiso social, ya que es el creador del proyecto Escoita, una iniciativa inclusiva que busca mejorar la accesibilidad para personas ciegas o de baja visión.