El Español
Opinión
|
Tribuna Abierta

Derecho a envejecer

El Decano del Colegio Notarial de Galicia aporta algunas de las ideas que se debatirán en el próximo Congreso Notarial Español, y que versará sobre los retos del envejecimiento. El encuentro, que tendrá lugar en Málaga el próximo 19 de mayo, tratará de promover propuestas legislativas y sensibilizar a la sociedad sobre este fenónemo de gran relevancia
José María Graíño Ordóñez
Por José María Graíño Ordóñez
shutterstock

El próximo 19 de mayo se inaugura en Málaga el XII Congreso Notarial Español, dedicado al envejecimiento de la sociedad como principal desafío del siglo. Será el primero que el Notariado abra a un debate en el que participarán más de 70 expertos del ámbito sanitario, político, económico, universitario, sociológico y jurídico para analizar un asunto del máximo interés social.

La finalidad de este encuentro transversal no es otra que la de adoptar las medidas jurídicas, sociales y médicas para que en esta etapa vital las personas puedan conservar su dignidad y las mayores cotas de autonomía posibles, disponiendo, a tal efecto, de cuantos apoyos sean necesarios para ejercer sus derechos en condiciones de igualdad con los demás ciudadanos.

Se trata, además, de una discusión multidisciplinar especialmente relevante para Galicia, dado que es, después de Asturias, la comunidad autónoma con la mayor tasa de envejecimiento de España.

El punto de vista gallego estará presente en las mesas de debate con expertos de la talla de la catedrática de Derecho Civil, María Paz García Rubio, que abordará la valoración de la discapacidad, y de la profesora de Cristina Ares Castro-Conde, que hablará sobre conflicto intergeneracional y toma de decisiones políticas. Por parte notarial intervendremos Isabel Louro García, en un encuentro sobre planificación vital de una vida centenaria, y yo mismo, en una mesa acerca de los internamientos involuntarios.

Las diferentes reflexiones y conclusiones extraídas desde este enfoque abierto generarán sin duda un enriquecedor debate que servirá como cauce para orientar, promover y adoptar nuevas propuestas legislativas y para sensibilizar a toda la sociedad sobre las repercusiones de tan importante fenómeno demográfico y social.

Desde el punto de vista del Notariado, cabe recordar que, como funcionarios públicos y garantes de la autonomía y de la libertad civil de las personas en los aspectos personales y patrimoniales más determinantes, tenemos el inexcusable deber de asesorar a los ciudadanos sobre los instrumentos legales que la ley les ofrece para expresar su voluntad en cada momento de su vida, y tomar las decisiones en el ámbito personal y patrimonial que aseguren su bienestar.

Entre los instrumentos jurídicos para la autonomía de la persona que serán comentados y analizados pormenorizadamente en el Congreso de Málaga, cabe citar las medidas voluntarias de apoyo, los poderes preventivos, la autocuratela o el testamento vital, que nos permiten expresar nuestra voluntad si tenemos una discapacidad, o anticiparla en previsión de no poder hacerlo en el futuro.

Del mismo modo, el notario ofrece a la ciudadanía asesoría imparcial sobre temas delicados y de creciente interés relacionados con su ámbito patrimonial. En la actualidad, existen diversas opciones que podrían considerarse un complemento a la pensión, como la renta vitalicia, la hipoteca inversa o la venta de la nuda propiedad con reserva del usufructo.

La prevención en todos los ámbitos, familiares, sociales, sanitarios y jurídicos, la colaboración y los apoyos se convierten en las claves fundamentales para garantizar el bienestar y la dignidad de las personas mayores.

Todo este sistema de protección jurídica, que será objeto de debate en el XII Congreso es, en definitiva, el que nos permite envejecer con derechos y forma parte esencial, por tanto, de nuestro Derecho a envejecer. 

José María Graíño Ordóñez
José María Graíño Ordóñez
Nacido en Ponteceso (A Coruña) en 1958, Graíño Ordónez es decano del Colegio Notarial de Galicia desde noviembre de 2020. Notario desde 1987 y experto en mediación, desarrolla su labor profesional en la notaría de Caldas de Reis (Pontevedra) desde hace 25 años, después de haber ejercido en Friol (Lugo), Muros y Santa Comba (A Coruña).