El Español
Opinión
|
Tribuna Abierta

Esperanza desde la incertidumbre

El presidente de la Asociación de Empresarios del Polígono de Pocomaco nos habla de cómo afrontan las empresas del polígono la evolución del segundo año de pandemia.
Ricardo Tormo Massignani
Por Ricardo Tormo Massignani
Polígono de Pocomaco.
Cedida
Polígono de Pocomaco.

Afrontamos el segundo trimestre de 2021 con similar incertidumbre con la que empezamos el año. Los empresarios de Pocomaco sufrimos, como en toda Galicia y en España, la crisis económica derivada de la sanitaria, que viene acompañada de muchas dudas e incertezas. Hay sectores dentro del polígono que han salido muy perjudicados de la deriva del último año. La hostelería y la alimentación que depende de la restauración o las compañías que surten a la industria textil han visto casi paralizada su actividad, mientras que las empresas que proveen a supermercados e hipermercados, las relacionadas con reformas o decoración del hogar o las de transporte, concretamente las especializadas en paquetería, han salido reforzadas pese a las circunstancias. Pocomaco tiene más de 40 años de vida y ha funcionado durante estas décadas con vitalidad y sin descanso. Es por ello que, pese a las inquietudes que nos asaltan desde hace más de doce meses, confiamos en recuperar la normalidad con la vacunación masiva de la ciudadanía y a través de la digitalización y las sinergias entre empresas.

La Asociación de Empresarios del Polígono de Pocomaco ha estado al lado de los empresarios en todo momento, desde que se decretara el estado de alarma hasta que, a día de hoy, la nueva normalidad está ya instaurada en nuestras vidas. Hemos ayudado en la gestión y distribución de información, en el reparto de mascarillas en los momentos más crudos de la pandemia y hemos apoyado a todos aquellos compañeros en dificultades. En el confinamiento se vivieron momentos duros en el polígono, con mucha preocupación en el ambiente, pero también fueron semanas de trabajo y dedicación por parte de muchos trabajadores y empresarios. Las empresas repartieron medicamentos y comida a un ritmo aún mayor que el habitual, reorganizando las estructuras y cumpliendo con un cometido que se volvió aún más esencial que de costumbre. El sector del transporte, uno de los más importantes del polígono, registró una actividad imparable durante el confinamiento, con entregas domiciliarias que surtieron de productos a los coruñeses que permanecían en sus casas. Y también tuvimos ejemplos de talento e innovación, con empresas que ayudaron a crear respiradores para que los hospitales trataran a enfermos de Covid-19 junto a otras empresas gallegas.

Nuestra actividad, como representantes de las más de medio millar de compañías radicadas en Pocomaco, no se ha paralizado. En defensa de nuestros intereses comunes, hemos seguido negociando con el Ayuntamiento la recepción de los viales para que, tras muchos años de conversaciones con ejecutivos de distinto signo político, el polígono sea 100% público. Confiamos en que este año sea el que lo consigamos. Es la primera vez que hay un acuerdo tan claro y avanzado con el Gobierno local y será una gran ventaja para los empresarios porque será la administración local la que asumirá el mantenimiento y gestión de viales, por ejemplo.  Además, la firma del convenio, que esperamos para las próximas semanas, desbloqueará la construcción de nuestro nuevo edificio social, que desapareció con las obras de construcción de la Tercera Ronda. Este mismo año, pues, podremos obtener licencia para levantar el inmueble y ofrecer un servicio más completo a los trabajadores.

También continuamos trabajando para mejorar la movilidad en el polígono. Llevamos años sufriendo un servicio de transporte público muy deficiente, que es inaceptable para un parque empresarial en el que trabajan más de 5.000 personas. Ha llegado el momento en que la administración ofrezca una alternativa real al vehículo privado. Debemos recordar que Pocomaco cuenta con una sola conexión de autobús, que no tiene frecuencias suficientes y que no cubre todo el polígono, llegando solo al 25% de la superficie total. Es urgente y debe ser inmediato que el Ayuntamiento proponga una solución a esta problemática, con más líneas de bus que abarquen todo nuestro recinto, que tengan una frecuencia continuada y que encajen con nuestras necesidades.

Por otra parte, es vital que este 2021 sea el año del impulso definitivo de la Cuarta Ronda para poder aprovechar todo el potencial del Puerto Exterior, y no solo en Pocomaco o en A Coruña, sino en toda la comarca, ya que es un vial que vertebra todo el área metropolitana. Este vial aliviaría el tránsito de Pocomaco y ofrecería a las empresas del polígono de Vío un impulso importantísimo para ampliar y reforzar su actividad.

 La Asociación de Empresarios de Pocomaco afronta lo que queda de año 2021 con una mezcla de preocupación y esperanza. Llevamos más de un año en una incertidumbre que afecta a nuestra actividad y crecimiento, pero también estamos seguros de que podemos sobreponernos a esta crisis mirando al futuro y con el imprescindible apoyo de las administraciones. 

Ricardo Tormo Massignani
Ricardo Tormo Massignani
Nacido en Roma en 1953, a la edad de 23 años empezó su andadura laboral como comercial en España. Tras su paso por varias empresas, en el año 1987 inicia su camino como empresario en A Coruña con la constitución de Saga, S.L. dedicada al suministro y montaje de sistemas de almacenaje. Gran aficionado a la fotografía y piloto privado, dedica su tiempo libre a estas dos pasiones que le acompañan desde muy joven. Es presidente de la Asociación de Empresarios de Pocomaco desde el año 2016.