Los wearables, como las pulseras y los relojes inteligentes, son unos de los dispositivos electrónicos más demandados en España, gracias a su posibilidad de recoger una amplia variedad de datos relativos a la salud, como mediciones del sueño o la frecuencia cardíaca. Sin embargo, una nueva investigación señala que en el futuro irán más allá y también podrán avisar si una persona está enferma o no.

Noticias relacionadas

Oura, la compañía de anillos inteligentes, lleva un año investigando cómo su wearable podría tratar de avisar cuando una persona está enferma. Un proyecto que surge tras recibir varios comentarios en las redes sociales por parte de usuarios que afirmaban que el dispositivo de la empresa les había ayudado a determinar cuándo su salud había empeorado, lo que les animó para hacerse una prueba de Covid-19, que terminaron siendo positivas.

Unos reportes que alentaron a Oura a asociarse con diferentes equipos de investigación para tratar de averiguar con qué precisión el anillo inteligente podría predecir si una persona está enferma con coronavirus. Un estudio que mostró que es posible que un wearable determine con precisión si alguien está enfermo, aunque lo realmente complicado de este proceso es determinar qué enfermedad padece.

Luces de advertencia

Durante la pandemia por el coronavirus se descubrió que los relojes inteligentes podían detectar la Covid días antes de tener síntomas, y para ello utilizaban la medición del ritmo cardíaco para localizar pequeños cambios en los latidos del corazón de un usuario. Sin embargo, en esta ocasión los expertos creen que en el futuro los programas de detección de enfermedades se podrían parecer a luces de advertencia.

Apple Watch Series 6 Chema Flores Omicrono

Es decir, este elemento de los wearables podría servir para indicar a una persona que está enferma, pero no la enfermedad. "Es como la luz de advertencia de un coche: llévalo al mecánico, no sabemos qué está mal, pero algo está pasando. Creo que ahí es hacia donde se dirige la industria", ha señalado Harpreet Rai, CEO de la compañía de anillos inteligentes Oura a The Verge.

La realidad es que este estudio no es nuevo. Incluso antes de la pandemia, los investigadores ya estaban verificando los datos de los wearables para ver si podían encontrar signos reveladores que pudieran predecir enfermedades. Por ejemplo, a comienzos de 2020 se descubrió que los datos de los dispositivos Fitbit podrían determinar brotes de enfermedades similares a la gripe.

Por ejemplo, otra investigación reportó que los dispositivos portátiles podían detectar signos de la enfermedad de Lyme, una infección bacteriana que se contrae por la picadura de una garrapata infectada. Por su parte, un equipo de investigación del Mount Sinai Health System, una red de hospitales en Nueva York, utilizó los wearables para predecir los brotes de enfermedades en pacientes con infecciones inflamatorias del intestino, como la de Crohn.

Nuevo enfoque

La llegada de la Covid-19 cambió el enfoque de muchas de esas investigaciones, aunque se utilizaron las mismas técnicas y tecnología. Por ejemplo, un estudio de la Universidad de Stanford (California, Estados Unidos) reveló que tanto los pasos diarios como el tiempo de sueño y la frecuencia cardíaca medida por los relojes inteligentes variaron en un pequeño grupo de personas antes de que desarrollasen síntomas de coronavirus.  

Realme Watch S Chema Flores Omicrono

Por su parte, una investigación de la Universidad de California también descubrió que el anillo Oura podía detectar síntomas en la temperatura corporal antes de que los usuarios desarrollasen síntomas de la Covid-19. Unas investigaciones que están aportando interesantes resultados y que aún continúan en desarrollo. Sin embargo, esto no significa que los relojes inteligentes tengan aplicaciones que indiquen a un usuario cuándo tiene coronavirus, ya que sólo notifican pequeños cambios en el cuerpo.

De hecho, los expertos señalan que existe una gran diferencia entre poder detectar un cambio general en el cuerpo que podría ser de una enfermedad y determinar una enfermedad específica. Eso sí, las herramientas para alertar a las personas cuando podrían estar enfermando siguen siendo realmente útiles, incluso si no pueden decir cuál es la infección. La futura incorporación de indicadores o señales de advertencia en los wearables puede resultar fundamental para que las personas acudan a su médico a hacerse las pruebas correspondientes.

Te puede interesar...