Los relojes inteligentes ya protagonizan las muñecas de millones de personas de todo el mundo. Entre todas ellas, miles se encuentran en España, un mercado con muchísimas alternativas de prácticamente cualquier ventana de precio. Desde algunas propuestas por menos de 40 euros, a otros más avanzados que multiplican esa cantidad por diez.

Noticias relacionadas

En gran parte por la empresas de wearables como Amazfit que, bajo el paraguas de la gigante Xiaomi, consigue tener un producto para cada una de las necesidades. Uno de los últimos en presentarse ha sido este Amazfit GTR 2 (159€), un buque insignia que pretende pelear contra los 'mayores' de otras marcas como Honor o Huawei.

Lo hace recurriendo al formato más tradicional de reloj con una caja circular. Alejándose de cierta tendencia actual, liderada por el Apple Watch, que plantea formatos cuadrados para intentar sacar más partido a la pantalla. Con esto no queremos decir que el Amazfit sea peor -ni tan poco mejor- solo que se camuflará en nuestro día a día por su discreción. Un punto importante para muchas personas.

Construcción

Como todo lo que sale de la factoría Amazfit, el GTR2 tiene una construcción extraordinaria que bien podría ser la que nos encontramos en propuestas más avanzadas a nivel económico. El cristal, protagonista absoluto, cubre todo el frontal del reloj y se combina con una caja en un material en acabado metálico en los bordes y plástico en la cara interna, solo interrumpido por un par de botones.

Amazfit GTR 2 Izan González Omicrono

El botón superior tiene una pequeña marca roja (para navegar por el menú) mientras el inferior es totalmente negro (dedicado al apartado deportivo). La sensación de pulsación de ambos es de buena calidad y siempre han respondido a la primera, incluso cuando lo hemos utilizado debajo del agua.

Regresando a la pantalla, tenemos el Amazfit GTR2 dispone de un panel táctil AMOLED con un tamaño de 1,39 pulgadas y una resolución de 454 x 454 píxeles, arrojando una densidad de 326 píxeles por pulgada. Es decir, una pantalla de primer nivel con una cantidad de píxeles más que suficiente y, gracias al panel AMOLED, unos negros puros.

Amazfit GTR 2 Izan González Omicrono

No hemos tenido problemas a nivel de hardware y hay que destacar la capa protectora contra la grasa natural de los dedos. A diferencia de otros modelos donde se nota por dónde hemos 'arrastrado' el dedo, en el Amazfit GTR2 no queda ni una sola marca. Remata el conjunto la correa, incluida en la caja y de silicona, sirven en el estándar de los 22 milímetros de ancho y se intercambian con facilidad gracias a un pasador.

Lo que no se ve

Ahora sí, nos olvidamos por un instante de la apariencia exterior y nos sumergirnos a todo lo que el Amazfit GTR2 nos puede ofrecer. Los primeros pasos, al igual que ocurre con todos los wearables, va de la mano de una aplicación. Zepp, como así se llama la app disponible tanto en iOS como en Android, es el centro de operaciones del reloj inteligente donde podremos configurarlo a nuestro gusto.

Amazfit GTR 2 Izan González Omicrono

Encendemos el reloj, arrancamos la aplicación y todo se sincroniza en muy poco tiempo. El software reconoce al hardware y pronto comienzan a intercambiar datos. Tras una ligera actualización del sistema operativo del Amazfit, toca poner nuestras medidas (altura y peso) y comenzar con la configuración.

En todo momento la aplicación nos guiará paso a paso dándonos consejos para eliminar algunas restricciones de batería en el teléfono y que la sincronización sea permanente. Este último suele ser el principal foco de problemas cuando no llegan las notificaciones. En el caso del Amazfit GTR2, podremos activar las alertas de cualquier aplicación como WhatsApp, Telegram, Twitter, Instagram... Eso sí, no podremos responderlas. Lo que sí podemos hacer es coger llamadas desde el reloj gracias al altavoz y micrófono integrados. Según el uso particular, se queda en un segundo plano, pero la posibilidad está ahí.

Dentro de las aplicaciones que tenemos disponibles y antes de entrar a la sección de los deportes, podremos establecer alarmas, consultar el tiempo, ver eventos creados desde la aplicación del Zepp y una función que hace sonar el teléfono por si lo hemos perdido entre los cojines del sofá.

Amazfit GTR 2 Izan González Omicrono

Sin olvidarnos del otro pilar de todo buen reloj inteligente: la personalización. El Amazfit no es, ni mucho menos, el reloj con mayor personalización del momento. Mismamente un Xiaomi MiBand 5 tiene más opciones de esferas. Pero dentro de la aplicación, con decenas de propuestas tanto analógicas como digitales, con mayor o menor información, más complejas o más minimalistas, seguro que encontramos la que más se ajusta a la ocasión.

Amazfit informa en su página web que el reloj inteligente cuenta con Alexa, el asistente virtual de Amazon, incorporado. Hemos preguntado a la marca y no nos han dado una fecha concreta sobre la llegada a España, pero sí nos indican que será "próximamente".

Deporte y más deporte

Este tipo de relojes tienen una clara tendencia deportiva que se nota en las opciones disponibles. Una forma de controlar los ejercicios sin perder ni una pizca de elegancia en la muñeca. En el caso del Amazfit GTR2 tenemos disponible la monitorización de un total de 12 deportes entre los que encontramos esquí, ciclismo o natación tanto en piscina como en aguas abiertas.

Amazfit GTR 2 Izan González Omicrono

Uno de los puntos clave de este reloj es que equipa GPS y no dependemos del teléfono móvil para absolutamente nada. Ni para escuchar música, gracias a que cuenta con una capacidad aproximada de 3 GB (unas 400 canciones) y la posibilidad de emparejar unos auriculares Bluetooth directamente con el reloj.

Este objetivo de mantener la salud del usuario a raya se complementa con el sensor de ritmo cardiaco, un oxímetro para medir la saturación de oxígeno en sangre y todo tipo de algoritmos capaces de medir nuestro estrés para avisarnos cuando se dispare y conocer cómo es nuestro descanso mientras dormimos.

Todo un despliegue de sensores que se complementan con una brújula y un altímetro barométrico quen puede servir para los aventureros más intrépidos así como a actividades deportivas de orientación. El Amazfit GTR2 es un reloj puramente deportivo, diseñado, desarrollado y fabricado para este cometido sin perder en ningún momento el foco de la elegancia. Un auténtico centro deportivo completo entre la muñeca y el bolsillo.

¿Me lo compro?

La pregunta del millón más complicada que nunca. El Amazfit GTR2 juega en una ventana de precios realmente complicada. Los 150 euros son el precio estrella de los wearables donde se encuentran las propuestas más populares de marcas como Huawei o incluso algunas propuestas con Android Wear de marcas menos conocidas o modelos de anteriores generaciones que todavía tienen mucho que aportar.

Amazfit GTR 2 Izan González Omicrono

De lo que no hay duda es de la excelente calidad del sujeto del análisis y que si finalmente optamos por la casa Amazfit no fallaremos el tiro. Los materiales parecen muy duraderos, la pantalla es extraordinaria y no encontramos realmente puntos flacos o en los que se quede a medio camino. Tampoco en la autonomía, que dependiendo de nuestro uso (principalmente del que hagamos del GPS) puede durar sin complicaciones más allá de los 10 días.

Un reloj inteligente que vale tanto para los amantes de la práctica deportiva como para los que usarán estas funciones de forma ocasional. Eso sí, sin perder un seguimiento diario de los pasos, el control del sueño o valores tan de moda como la saturación de oxígeno en sangre. Este Amazfit es el reloj 'redondo' por antonomasia.