Logotipo de Huawei

Logotipo de Huawei Toby Melville Thomson Reuters

Tecnología

Huawei puede acceder a redes móviles de manera secreta, según EEUU

El gobierno de los EEUU ha acusado a Huawei de ser capaz de acceder de manera secreta a redes de telefonía, usando las "puertas traseras" instaladas.

Noticias relacionadas

Los EEUU acaban de presentar la mayor acusación hasta ahora contra Huawei, desde que la compañía china fuese incluida en la "lista negra" el pasado 2019 en medio de la guerra económica entre EEUU y China.

Durante meses, el gobierno de los EEUU ha mostrado su desconfianza contra Huawei, aún siendo este uno de los fabricantes más adelantados en la implantación de 5G en todo el mundo. A lo largo de los últimos meses, Huawei ha sido acusada de implementar "puertas traseras" en sus routers, además de diseñar redes de telefonía con el objetivo de espiar las comunicaciones.

Por su parte, Huawei ha negado todas estas acusaciones y ha tendido la mano a los EEUU en varias ocasiones; incluso llegando a ofrecer la venta de su tecnología de 5G a empresas estadounidenses para que no se queden atrás en la adopción del nuevo estándar.

Huawei en el punto de mira

Sin embargo, las últimas revelaciones publicadas hoy por oficiales de los EEUU hace poco probable que esa invitación vaya a ser aceptada. Según publica The Wall Street Journal, los representantes del gobierno afirman que Huawei tiene el poder de acceder a las redes móviles usando "puertas traseras", creadas cuando las implementó.

Curiosamente, EEUU no se refiere a que Huawei haya instalado esas "puertas traseras" por su cuenta, sino a las medidas que todos los fabricantes están obligados a implementar en sus redes.

La mayoría de los gobiernos, incluyendo el de los EEUU y los europeos, obligan por ley a implementar medidas que permitan el acceso a las fuerzas de la ley; de esta manera, la policía y otros cuerpos obtienen un acceso secreto, que ni siquiera las operadoras pueden detectar, ya que se realizan a nivel de hardware.

Aunque los fabricantes del equipamiento usado en las redes telefónicas están obligados a crear este acceso secreto, no pueden usarlo. Los EEUU ahora han acusado a Huawei de mantener este acceso durante más de una década, sin informar a los gobiernos.

Antena telefónica

Antena telefónica

Por lo tanto, al menos en teoría, Huawei tendría el poder de espiar en todas las redes que habría instalado en la última década. Eso incluiría capturar las comunicaciones y el tráfico de datos realizado a través de la red.

No solo los EEUU se habrían visto afectados; según los representantes, es un problema "mundial", aunque no han querido detallar los países con redes vulnerables. Sí que han confirmado que EEUU ya sabía esto cuando se inició la guerra comercial entre EEUU y China, y cuando prohibieron a las empresas estadounidenses que alcanzasen acuerdos con Huawei.

Sin embargo, este conocimiento era "información altamente clasificada"; no fue hasta finales de 2019 que contactaron con el Reino Unido y Alemania para compartir los detalles de esta investigación. Presumiblemente, eso significa que las redes de esos dos países también estarían comprometidas, pero no hay confirmación oficial.

Huawei responde

Huawei ya ha respondido a la publicación de estas acusaciones, rechazándolas "categóricamente"; afirma que los oficiales no han provisto ningún tipo de prueba de estas supuestas prácticas, y que las acusaciones no tiene base alguna.

Huawei ha recordado que este tipo de accesos están regulados, y que sólo están accesibles para el personal certificado de las operadoras. Promete que ningún empleado de Huawei tiene permiso para acceder a la red sin la aprobación explícita del operador; y que incluso si alguien intentase acceder, sería descubierto inmediatamente.

Cifrado

Cifrado

Esta revelación deja en evidencia el peligro de las llamadas "puertas traseras"; precisamente son gobiernos como el de los EEUU y el del Reino Unido los que ahora quieren implementarlas en servicios como Facebook y Whatsapp, para poder leer mensajes de sospechosos que normalmente están cifrados. Sin embargo, lo malo de las puertas traseras es que, una vez abiertas, es difícil evitar que otros entren, y este nuevo escándalo demuestra muy bien esto.