raspberry pi 4 2

raspberry pi 4 2

Tecnología

Cuidado con la Raspberry Pi 4: la conexión USB-C está mal diseñada

El puerto USB-C de la Raspberry Pi 4 no ha sido diseñado siguiendo las especificaciones y puede provocar problemas con algunos cables y cargadores.

Noticias relacionadas

Hace unas semanas celebrábamos el lanzamiento de la Raspberry Pi 4, el modelo más potente y capaz hasta la fecha de la marca. Todo un salto adelante que no solo trae un procesador más potente y capaz de ejecutar un sistema operativo completo de escritorio sin problemas, sino también nuevas partes y funcionalidades.

Entre las novedades estaba el puerto USB-C, algo que se agradece teniendo en cuenta que se ha convertido en el estándar preferido por la industria. Cada vez hay más dispositivos que usan USB-C, pero si lo vas a conectar a tu Pi 4 puede que te encuentres con que no funciona correctamente. Y es que en una decisión muy rara de parte de sus creadores, la conexión USB-C no cumple el estándar por culpa de un mal diseño. Esto fue descubierto por el entusiasta Tyler Ward, gracias a que el diseño de la Pi es abierto y cualquiera puede analizar su funcionamiento interno.

El puerto USB-C de la Raspberry Pi 4 está mal diseñado

En teoría, en un puerto USB-C es necesario que los dos pines CC tengan su propia resistencia de 5,1K ohmnios. Sin embargo, los diseñadores de la Pi 4 optaron por un diseño propio de circuito, que permite que ambos pines compartan la misma resistencia; una solución práctica pero que tiene consecuencias. Este diseño no cumple con el estándar USB-C, y eso significa que, aunque debería funcionar en muchas ocasiones, en otras podemos encontrarnos con problemas de compatibilidad con dispositivos que sí sigan el estándar.

usb resistencias

usb resistencias

En concreto, como el puerto USB-C de la Pi 4 se usa para cargar, es muy posible que muchos cargadores no funcionen. Si usan un cable “e-marked” o “e-marcador”, que incluyen chips que gestionan la energía, la tasa de transferencia y mucho más. Al encontrarse con un puerto USB-C modificado de esta manera, es posible que el cable detecte a la Pi como un accesorio de audio, y no como un sistema para cargar. Por lo tanto, la carga no se inicia.

El diseño se ha llevado las críticas de buena parte de la comunidad, e incluso ya está siendo presentado como “la manera de NO diseñar un puerto USB-C”; y es que la especificación oficial de USB-C no es una guía en la que basarnos para nuestro diseño, sino que es mandatorio copiarla tal cual para garantizar el correcto funcionamiento. El propio co-fundador de Raspberry Pi, Eben Upton, ya ha admitido el problema, mostrando su sorpresa por que no haya aparecido en las pruebas internas; afirma que será solucionado en una próxima revisión de la placa, y mientras tanto los usuarios deberían usar cables y dispositivos sin “e-marked”, como por ejemplo, el oficial de Raspberry Pi.