Cargadores Connected Kerb 1

Cargadores Connected Kerb 1

Tecnología

Cargadores en los bordillos de las zonas residenciales, ¿el salvavidas de los coches eléctricos?

Los coches eléctricos aún deben solventar su problemas de carga. Una compañía ha creado un sistema que facilitaría la creación de dichas infraestructuras.

Noticias relacionadas

Los vehículos de gasolina y diésel están destinados a desaparecer, al menos en su mayoría. Si queremos continuar viviendo en el planeta Tierra tendremos que optar por utilitarios menos contaminantes, como los propulsados por hidrógeno o los eléctricos.

En este sentido, los eléctricos han tomado ventaja y parecen la opción más viable para un futuro cercano. Pese a sus grandes ventajas, aún han de enfrentarse a un gran problema: su carga. Los coches eléctricos tardan demasiado en cargarse y las ciudades carecen de la infraestructura suficiente.

Una compañía parece haber dado con la solución, hablamos de unos pequeños cargadores en los bordillos de las zonas residenciales. ¿Servirán para dar a los eléctricos el impulso que les falta actualmente?

Pequeños cargadores en los bordillos de las zonas residenciales

Connected Kerb, una empresa de recarga de vehículos eléctricos londinense, ha ideado un sistema de recarga un tanto peculiar. Los cargadores se instalarían en los bordillos de las calles residenciales, lo que facilitaría que cualquier ciudadano pueda utilizar un eléctrico sin preocuparse por la carga.

Cargadores Connected Kerb 2

Cargadores Connected Kerb 2

La compañía expresa en su sitio web que la red eléctrica de Reino Unido actualmente no sería capaz de hacer frente a un despliegue masivo de cargadores rápidos. Además, explican que el coste de una implantación masiva de dichos cargadores es demasiado alto; el precio por unidad sería de 22 000 libras (25 138 euros) o de 7 500 libras (8 570 euros) en un modelo inferior.

Los cargadores de Connected Kerb tendrían un precio de tan solo 2 000 libras, 2 285 euros al cambio; cifra que supondría un gran ahorro económico al estado que desee instalar dichos cargadores.

Connected Kerb 4

Connected Kerb 4

La otra gran diferencia radica en el tamaño, los cargadores rápidos y medios suelen medir un metro y medio o un metro respectivamente; mientras que, estos cargadores residenciales están a la altura de las ruedas de los vehículos. Por lo tanto, no solo hablaríamos de ahorro en términos económicos, sino también de espacio.

Cargadores sostenibles

Los cargadores instalados hasta ahora son proclives a sufrir actos vandálicos. La empresa londinense evita dicho problema al instalar la mayoría de componentes bajo tierra. Además, cada conductor tendrá que emplear su propio cable para cargar el coche. Simplemente, veremos un cargador que sobresale del suelo con forma de armadillo.

Cargadores Connected Kerb

Cargadores Connected Kerb

Para Connected Kerb la contaminación es un gran problema, por ello fabrican los cargadores a partir de neumáticos y plásticos reciclados; incluso durante la fase de construcción de las instalaciones. Cargadores sostenibles que pretenden abastecer a coches sostenibles.

Del mismo modo, la compañía se encuentra en conversaciones con varios proveedores de energía renovable. La idea es que todos sus puntos de carga se alimenten mediante fuentes renovables.

Puntos de carga con Wi-Fi y 5G

Lo más curioso es que los puntos de carga proporcionarán conexión Wi-Fi con velocidades de hasta 350 megabytes por segundo. Teniendo en cuenta que los coches cada vez están más conectados, es una idea totalmente lógica. De hecho, los peatones también podrán acceder a dichas redes.

El 5G aún no ha llegado a nuestras vidas; sin embargo, Connected Kerb se ha comprometido a crear una red 5G en la calle. Cada punto de carga será un punto de acceso 5G respaldado por red de fibra; esto es, se facilitará la adopción rápida de dicha tecnología en los entornos residenciales.

Connected Kerb 5jpg

Connected Kerb 5jpg

La empresa sabe de la importancia de mantener la privacidad de los usuarios. Por esta razón, relatan que están creando una red segura en la que los usuarios tendrán a su disposición sus propios datos; además de ofrecerles el control sobre cómo se comparten, utilizan y monetizan sus datos.

Los puntos de carga están equipados con sensores de calidad del aire, proximidad y medidores de temperatura directamente conectados con un sistema centralizado. Así, los usuarios podrán acceder a datos en tiempo real sobre el tráfico, el clima y condiciones del aire.

Foto destacada: Connected Kerb