Volvemos a hablar en Medciencia sobre el café, una de las bebidas más populares en el mundo. Son muchas las investigaciones científicas que se han llevado a cabo para analizar los efectos del café. Los resultados que han arrojado hasta ahora nos muestran que el café puede tener tanto bondades como perjuicios para la salud, dependiendo sobre todo de la cantidad de cafeína consumida.

Noticias relacionadas

Hace un tiempo dedicamos un artículo a repasar todo lo que deberías saber sobre la cafeína y el deporte. Además, es bien conocido los efectos del café en diversos procesos cognitivos que conllevan a un aumento de la atención, memoria o aprendizaje. Ya hablamos sobre ello en otra entrada donde destacábamos que la cafeína podría mejorar la memoria. Por otro lado, hace poco explicamos que beber café podría ayudar a combatir el cáncer de colon.

Todo parecen efectos saludables; sin embargo, un estudio científico reciente acaba de relacionar el consumo de café con un aumento de las enfermedades cardiovasculares en algunos sujetos.

Un alto consumo de café puede provocar el desarrollo de enfermedades cardiovasculares

En el estudio han participado un total de 1201 pacientes que no presentaban diabetes y con una edad comprendida entre los 18-45 años de edad. Cada uno de ellos tenia una tensión arterial ligeramente elevada de los límites máximos recomendados, entre 140-159 mmHg y 90-99 mmHg, y no tomaban medicación para ello.

Los pacientes se dividieron en función del consumo de café diario constituyendo un total de 3 grupos: los que no bebían café, los que consumían entre 1 y 3 tazas de café y aquellos que bebían más de 3 tazas de café.

Es de sobra conocido que una tensión arterial elevada (hipertensión arterial) puede condicionar la aparición de diabetes tipo 2. Lo que los investigadores han tratado de averiguar es si el consumo de café interacciona de algún modo con esa relación y así fue finalmente.

Los resultados demostraron que hay una relación lineal entre el consumo de café y el desarrollo de enfermedades cardiovasculares debido a un incremento de los factores de riesgo que pavimentan el camino hacia la diabetes, fundamentalmente en aquellos que consumieron más de 3 tazas al día.

Conclusión

En definitiva, este estudio trata de ser una advertencia para aquellas personas que consuman café con un leve trastorno en el aparato cardiovascular como un leve aumento de la tensión arterial, lo cual puede ser una mezcla perjudicial a largo plazo.

“Esta relación parece ser que está mediada al menos parcialmente a largo plazo por el efecto del café en la presión arterial y el metabolismo de la glucosa. Estos pacientes deben ser conscientes de que el consumo de café puede aumentar su riesgo de desarrollar hipertensión más severa y diabetes en la edad adulta y deben mantener el consumo [de café] al mínimo”, explica el principal autor del estudio el Dr. Lucio Mos.

Fuente: European Society of Cardiology