sondas-windbot

sondas-windbot

Tecnología

La NASA planea estudiar los cielos de Júpiter con sondas inspiradas en "dientes de león"

El último proyecto de la Nasa es estudiar Júpiter enviando sondas que aprovechen la energía de la atmósfera inspirándose en los conocidos "dientes de león".

Noticias relacionadas

La NASA planea enviar sondas a Júpiter… y no necesitarán motores para mantenerse allí gracias a los vientos de su atmósfera.

Si no teníamos bastante con la llegada de New Horizons a Plutón y todas las espectaculares imágenes que nos ha dejado ese viaje, la NASA está estudiando enviar sondas permanentes a Júpiter para estudiar su atmósfera.

Los posibles conceptos de robots y sondas para explorar planetas son de lo más variados y lo último en lo que trabajan un equipo de ingenieros del Nasa Jet Propulsion Laboratory (JPL) son sondas que podrían mantenerse flotando entre las nubes de un planeta como la tierra o en entornos más gaseosos como Júpiter.

A diferencia de la Luna o Marte, planetas gaseosos como Júpiter o Saturno no tienen una superficie sólida sobre la que puedan trabajar robots. Ya en 1995, la NASA dejó una sonda propulsada por baterías en Júpiter, pero duró unas horas antes de destruirse.

La nueva idea de este laboratorio consiste en “windbots”, una especie de sondas flotantes que se podrían mantener en el aire sin ayuda de motores, ni baterías. Adrian Stoica es uno de los encargados del proyecto y asegura que se basarán en un elemento que tenemos ahora mismo en la naturaleza: los conocidos como “dientes de león”.

Sondas que aprovecharían la energía de la atmósfera para mantenerse flotando

DIENTES-de-leon

DIENTES-de-leon

Éstos son capaces de mantenerse durante mucho tiempo en el aire porque a medida que caen, su giro les permite volver a subir y aprovechar las corrientes de aire. La base para los windbots es la misma.

Deben ser capaces de aprovechar la energía de la atmósfera del planeta, ya que tampoco podría ser propulsado por energía solar, porque habrá momentos en los que esté a la sombra y, en ese caso, necesitaría un sistema de almacenamiento.

De momento, el estudio comienza su desarrollo con una financiación de 100.000 dólares durante el próximo año y serviría entender los fenómenos meteorológicos que afectan a nuestro planeta y al resto, pudiendo enviar datos en tiempo real. Puedes encontrar más detalles en la web de la NASA.