Tecnología

Innovan el tratamiento del Parkinson con células madre

Noticias relacionadas

El Parkinson es una enfermedad que afecta a 10 millones de personas en todo el mundo, y se origina mayoritariamente por una drástica disminución de la producción de dopamina en el cerebro. Entre los tratamientos actuales nos encontramos terapias farmacológicas e implantes eléctricos, que pueden llegar a causar daños colaterales en nuestro organismo y cuyo éxito no está del todo garantizado.

Los últimos estudios en este campo han demostrado que el trasplante de células madre podría mejorar la capacidad motora en los animales usados como modelo de laboratorio. Sin embargo, el proceso de trasplante no era del todo seguro, pues existía un riesgo muy alto de originar un tumor.

Actuación estrella: Mitomicina C

Los resultados no detuvieron a los investigadores, que probaron en estos animales un compuesto conocido como Mitomocina C. Este compuesto es famoso por su actuación en algunos tipos de cáncer, en los que bloquea la replicación del ADN, previniendo la multiplicación descontrolada celular.

Utilizando como animal modelo el ratón, padeciendo el mismo de la enfermedad de Parkinson. Los investigadores separaron estos mismos en 3 grupos, el primero sería el control (no recibiría el implante), el segundo recibiría el implante y el tercero además del implante, se le trataría con mitomicina C.

Tras la implantación de las células madre, los animales del segundo grupo mostraron una mejoría en su capacidad motora, pero murieron entre 3 y 7 semanas después observándose tumores intracerebrales. Por otro lado, los del tercer grupo, mostraron una clara mejoría frente a la enfermedad, sobrevivieron al periodo de prueba sin mostrar tumores y además, no presentaron patología alguna durante un periodo de observación de 15 meses.

Asegurando el trasplante

El director del estudio, Stevens Rehen, profesor del UFRJ e investigador del IDOR, afirma que esta investigación no solo arrojará una nueva luz en el tratamiento del Parkinson, si no que además es un estudio modelo para la seguridad tumoral de los trasplantes:

Por muy simple que suene, el hecho de exponer durante un corto periodo de tiempo las células madre a algún compuesto anticancerígeno hace del trasplante una herramienta mucho más segura.

El descubrimiento se publicó en el Frontiers in Cellular Neuroscience y ya está mostrando influencia en los trabajos de muchos investigadores de todo el mundo que sin dudarlo acompañaran su trabajo de la exitosa Mitomicina C. Puede que esta terapia sea definitiva en el tratamiento del Parkinson y muchas otras enfermedades neurodegenerativas, apostamos por este modelo y esperamos que los resultados en humanos sean igual de exitosos.

Fuente | IDOR