Noticias relacionadas

Tener un corazón sano es un seguro de vida. A pesar de ello, como decía Roberto Méndez hace unos días, la enfermedad que más muertes causa en todo el mundo es, hoy en día, la cardiovascular, seguida de cerca por el cáncer y las enfermedades infecciosas. La prevención es una de las vías esenciales para lograr reducir esta importante prevalencia, y la evaluación de los riesgos cardiovasculares una herramienta vital para ésta.

¿Por qué es tan importante la prevención? Existe una creciente evidencia científica de que hay un largo proceso de desarrollo (fase preclínica) para las enfermedades cardiovasculares (ECV), y de que la mayoría de los ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares ocurren en personas que están en la categoría de riesgo intermedio. Y, a pesar de ello, según algunos expertos, la mayoría de los ensayos sugieren que la sociedad subestima su riesgo de desarrollar y morir de enfermedad cardiovascular y considera el cáncer una amenaza mayor, a pesar de la evidencia de lo contrario.

A por la prevención

Por todo ello, científicos del Reino Unido acaban de establecer una serie de recomendaciones, elaboradas por once sociedades profesionales y organizaciones, para la prevención de ECV. Junto a este informe proponen el uso de un nuevo método de evaluación, la calculadora de riesgo cardiovascular JBS3, con objeto de ayudar a los profesionales sanitarios y a los pacientes a comprender mejor su riesgo acumulado de por vida y qué se puede hacer para disminuirlo.

El documento de consenso se ha publicado en la revista Heart, y hace hincapié en la importancia de dejar a los pacientes que controlen ellos mismos la situación y comiencen una acción preventiva desde el principio.

Y es que la prevención funciona. Tal y como sostiene el artículo, las muertes por ECV casi se han reducido a la mitad en los últimos 40 a 50 años especialmente en los países enriquecidos, en gran parte gracias a la identificación de los factores de riesgo y las iniciativas nacionales de salud pública.

Las claves de la calculadora

Una característica clave de la calculadora es que permite conocer mejor la verdadera edad del corazón. Para ello, utiliza los factores de riesgo familiares y el estilo de vida actual para predecir cuántos años se puede vivir antes de sufrir un ataque cardíaco o derrame cerebral, si no se toman medidas correctivas, en comparación con alguien sin estos factores.

Tal y como afirman los expertos, la calculadora de riesgo JBS3 será un componente fundamental del programa del Servicio Nacional de Salud de Inglaterra dirigido a las personas de 40 a 74 años de edad, que pretende evitar una vertiginosa prescripción de estatinas y otros medicamentos para el corazón.

Mejorar la salud cardiovascular

La prevención pasa por cuidarse cada día, desde realizar más actividad física a comer mejor, pasando por tratar de tener un estado de ánimo positivo. He aquí algunos consejos publicados en Medciencia que abogan por la mejora de la salud cardiovascular a base de sencillos consejos que pueden aplicarse fácilmente a la vida diaria:

-Trata de controlar tus emociones

Sonríe y, si es mejor, a carcajada limpia

-Practica sexo con frecuencia (a poder ser, claro)

-Practica ejercicio moderado. Basta con caminar 30 minutos al día para notar los beneficios en el corazón.

-Consume un poquito de chocolate negro al día.

–Lávate los dientes, puesto que la enfermedad periodontal se ha asociado con problemas cardiovasculares en varios estudios.

Duerme bien, porque es tan sano para el corazón como no fumar.

Fuente | SINC